Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Archivo para Sustentabilidad del sistema

Advierten que las jubilaciones y pensiones pesarán 57% de la recaudación en 2019

Tras el fallo de la Corte, alertan sobre la sostenibilidad del sistema previsional: era el 33% de la recaudación en 2007 y avanzó a 55% en 2017

Por: Verónica Dalto

Para: El Cronista

Un informe destaca que el peso del gasto en jubilaciones y pensiones (contributivas y no contributivas) sobre los recursos tributarios de la Nación alcanzará al 57% en 2019, tras el fallo de la Corte Suprema que negó el pedido del gobierno de utilizar el índice Ripte en lugar del Isbic para actualizar el haber inicial que se utiliza para calcular las jubilaciones en un determinado periodo.

“Mientras que en el año 2007 se destinaba el 33% de la recaudación tributaria nacional para pagar jubilaciones y pensiones (contributivas y no contributivas), diez años más tarde esa cifra llegó al 55% y proyectamos que alcanzará el 57% el año próximo”, indica el informe de la consultora Invecq. “La contrapartida es obvia, – completo – mientras mayor sea la porción de impuestos destinados a este fin, menor dinero queda disponible para todo el resto del gasto público”

“Más allá de los detalles de este fallo, el debate que vuelve a estar en boga es el de la sostenibilidad del sistema previsional argentino”, recuerda el reporte. Muestra que “de un lado de la sociedad se esgrime que los haberes percibidos por los pasivos no llegan a cubrir sus necesidades o no son justos en relación a lo aportado. Y del otro, se hace hincapié en lo caro que ya es el sistema previsional en nuestro país, en lo insuficiente de los recursos provenientes de la clase activa y en la dinámica preocupante que muestra desde hace 10 años”.

La consultora identificó tres etapas de crecimiento del sistema jubilatorios para los últimos diez años.

Entre 2006/2007 hasta el 2013, cuando el peso del sistema previsional creció 10 puntos porcentuales sobre el total de los ingresos tributarios, pasando del 33% al 43%. Periodo en que tuvo lugar la primera moratoria que implementó el gobierno kirchnerista y que significó el ingreso al sistema de millones de personas con menos años de aportes. Y a partir del 2009, comenzó a ejercer presión sobre el sistema la fórmula de movilidad previsional, que fue modificada en diciembre del 2017. “Esto significó un incremento sustancial de los gastos, pero que fueron parcialmente compensados por la expropiación de las AFJP y por una presión tributaria que venía en aumento por estos años” describe el informe.

En 2015, cuando el peso del sistema subió del 43% al 47% por la segunda moratoria previsional. Se calcula que por las moratorias implementadas durante todo el periodo del kirchnerismo accedieron a una pensión o jubilación unas 3,4 millones de personas, llevando el ratio de cobertura previsional al nivel más alto de toda Latinoamérica.

A lo que se sumó el fallo de la Corte a fines del 2015 para que el estado nacional les devuelva a las provincias con cajas propias el 15% de la recaudación de la precoparticipación, más la deuda de los años de cada reclamo. Lo que llevó a la nueva administración la modalidad la cancelación de loa deuda con cada distrito, además de menguar la recaudación mensual del estado nacional.

Desde 2016, por la implementación del programa de Reparación Histórica, el peso del sistema previsional habrá subido del 47% al 57% para el año próximo, según las estimaciones. También debido a que “los menores ingresos tributarios por parte de la Nación como consecuencia de la devolución del 15% a las provincias y a que una economía estancada en términos de crecimiento de mediano plazo no permitió un mayor despegue de los ingresos”, completa el informe.

Fecha: 26/12/2018

Anuncios

“Hoy se vive más y habrá que trabajar más años, aunque nadie quiera oírlo”

Julio Portalatin: El CEO global de Mercer dice que los sistemas previsionales tienen una gran crisis potencial y cree que una mayor inclusión laboral de las mujeres aliviaría la situación

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Hay cosas que nadie quiere oír, pero de las que hay que hablar. Julio Portalatin ubica en esa categoría la necesidad de los países de revisar a qué edad se jubilan los trabajadores. El presidente y CEO global de Mercer enfatiza en que los conflictos que ese debate pueden generar no deberían hacer pasar por alto la advertencia: si no se hacen cambios en los sistemas previsionales, no habrá escapatoria para una enorme crisis, porque los recursos serán escasos para compromisos de pago cada vez más elevados. Mercer se especializa en consultoría a empresas en temas de salud, pensiones y beneficios para empleados.

De visita en Buenos Aires, el directivo dialogó con LA NACION y dijo ver una oportunidad, para aliviar aquel riesgo, en la inclusión de más mujeres en el mercado laboral. “Si ellas participan en el mercado de trabajo en igual medida que los hombres, eso ayudará”, porque -según afirma- hay estudios que demuestran que eso aportaría a un mayor crecimiento de las economías.

Ese potencial se enfrenta a un riesgo: según el directivo, los avances de la inteligencia artificial pueden afectar a los empleos de las mujeres 10 veces más que a las tareas realizadas típicamente por varones. El objetivo a lograr: que ellas ocupen más posiciones en espacios en los que hoy están poco representadas. La diversidad en las empresas -que se traduce en el armado de equipos estratégicos “con personas de diferentes edades, nacionalidades, grupos étnicos y géneros”- ayuda a las firmas a crecer. “Y hay que dejar atrás lo que llamamos prejuicios inconscientes, que todo el mundo los tiene”, afirma.

-El debate sobre la edad jubilatoria es fuente de conflicto en todas partes, ¿cuál cree que es la manera adecuada de encarar el tema?

-El mundo entero tiene una crisis potencial bastante grande en los sistemas jubilatorios. Nosotros hacemos un reporte cada año sobre distintos países, que analiza si va a haber ahorro suficiente, ya sea del gobierno o de los privados, para que cuando las personas se retiren puedan vivir como antes, no mejor ni peor, sino igual. Hoy el mundo se está poniendo más viejito y no digo que eso sea malo, pero sí que es un potencial problema si no se planifica bien. Los sistemas de seguridad social se hicieron cuando las personas vivían menos y muchos no se adaptaron al crecimiento de edad promedio. La responsabilidad de planificar es de triple play, porque ni el gobierno ni las empresas ni los individuos pueden solos. En el reporte anual elaboramos un índice que mide la sustentabilidad, la adecuación y la integralidad de los sistemas, y lamentablemente la Argentina no sale muy bien. Hay muchas cosas por hacer pero nada es fácil y nada va a ser popular para todo el mundo. Si se vive más años, la consecuencia es que la gente va a trabajar más años y va a esperar más, pero nadie quiere oírlo.

-¿Es inevitable obligar a trabajar más años o hay formas más flexibles de lograr el resultado necesario para las cuentas fiscales?

-Los sistemas no pueden sostenerse con la mayor expectativa de vida. En el mundo el déficit de pensiones es de 40 trillones de dólares y, sin cambios, en 2050 será de 400 trillones. No es popular, pero es necesario.

-De los países mejor posicionados por la sostenibilidad de sus sistemas, ¿qué rescataría?

-Son modelos en los que participan el Estado, las empresas y los ciudadanos. Hay contribuciones que se mueven según cuánto se va a necesitar. Y hay esquemas en que las personas ahorran un porcentaje de su ingreso e igual porcentaje pone la empresa. Y eso con beneficios impositivos.

-Los esquemas de ahorro o de planes de retiro con acuerdos de aportes del empleado y la empresa parecen más viables para sueldos altos. ¿Pueden extenderse?

-La motivación para los que tienen menores sueldos es mayor, porque si la persona pone 12, la empresa pone 12. Eso se analiza con cada aumento de sueldo y, entonces, la persona evalúa que estaba ya viviendo sin esa diferencia. Hacen falta herramientas y educación para este tipo de planes.

-En nuestro país hubo y hay alta inflación, por lo que los aumentos de salarios son compensaciones. ¿Se puede pensar en esos planes cuando hay inflación?

-Siempre hay momentos en los países en los que los porcentaje de ahorro bajan. Pero siempre habrá tiempos de repunte. Si no se ahorra, habrá un problema más grave después.

-Aquí hubo idas y venidas con las reformas al sistema. Más allá de la opinión sobre cuál es el adecuado, ¿cómo afectan esas decisiones políticas a la credibilidad para un sistema de retiros?

-Eso pasa, pero el problema no cambia y hay que resolverlo. ¿Es más difícil si no hay confianza? Sí, pero las empresas tienen entonces una responsabilidad mayor. Hoy pasa en varios países con la situación política. Estados Unidos tiene un desafío especial y sólo puedo decir que muchos empleados buscan un liderazgo diferente de sus compañías. Es una oportunidad para revalorizar la integridad, la inclusividad, la diversidad y el respeto.

Fecha: 12/02/2017