Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Archivo para Pensión Universal para Adultos Mayores

Jubilarse a los 70: ¿nueva polémica por un subsidio de $ 5.797?

Los que sigan trabajando con más de 65 pueden tramitar una pensión prevista originalmente para sectores más vulnerables. El Gobierno buscaría corregirlo.

Por: Ismael Bermúdez

Para: Diario Clarín

Caso 1. Si usted, mujer o varón, tiene 65 o más años de edad y los 30 años de aportes mínimos pero opta por seguir trabajando hasta los 70 años, como permite la nueva ley previsional aprobada a fines de diciembre pasado, puede solicitar y cobrar de la ANSeS el beneficio de la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM), que es del 80% del haber mínimo (hoy equivale a 5.797 pesos); además del sueldo mensual.

Más adelante, cuando se jubila, deja de cobrar la PUAM y pasa a percibir la jubilación con un mayor número de años aportados, según el sueldo promedio actualizado de los últimos 10 años. Cada año adicional de aportes, incrementa en 1,5% de ese sueldo promedio el haber jubilatorio.

Caso 2. También si usted, mujer o varón, tiene 65 o más años de edad y no reúne los 30 años de aportes mínimos para jubilarse, puede solicitar y cobrar de la ANSeS el beneficio de la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM), y seguir trabajando, percibiendo este beneficio y el sueldo.

Luego, cuando se jubila, ya con 30 o más años de aportes, deja de cobrar la PUAM y pasa a percibir la jubilación de acuerdo a la cantidad de años aportados y al sueldo promedio actualizado de los últimos 10 años.

Ambas situaciones fueron planteadas por Clarín ante la ANSeS, porque en el “Caso 1” se daría la “contradicción” de que personas con trabajo y posibilidad de jubilarse estarían cobrando en paralelo un subsidio (la PUAM) pensado originalmente para grupos más vulnerables (mayores de 65 sin jubilación ni pensión).

Mayores de 65: a quiénes les corresponde la pensión de $ 5.797,31

En la ANSeS confirmaron a este diario que el beneficio de la PUAM es de carácter “universal”. Y admitieron que en la nueva ley no incluyeron la “incompatibilidad” de acceder a la PUAM de quienes con 65 años o más ya tienen más de 30 años de aportes y pueden jubilarse. Y más: adelantaron que ahora estudian incluirla y hacer la salvedad en la reglamentación. Pero eso lleva a un fuerte riesgo judicial, porque implica alterar una ley a través de una resolución.

La PUAM fue aprobada en 2016 en la llamada ley 27.260 de Reparación Histórica, a iniciativa del actual Gobierno. Es una prestación de carácter vitalicio que otorga ANSES a las personas mayores de 65 años, que no cuentan con ningún otro beneficio de la Seguridad Social. No genera derecho a pensión (es decir, no se puede transferir), pero sí cuenta con la cobertura y los servicios de PAMI.

Quienes acceden a este beneficio pueden seguir trabajando hasta que hayan alcanzado los años de aportes o para completar los años requeridos de aportes, que les permitan acceder luego a una jubilación ordinaria. Una vez que la persona se jubila, deja de percibir la PUAM. El último dato oficial indica que hay unas 70.000 personas que están cobrando este beneficio.

Las dudas que genera el embargo a las cuentas sueldo

La ley 27.260 precisa que “el goce de la PUAM es compatible con el desempeño de cualquier actividad en relación de dependencia o por cuenta propia”, como sería el caso de los que, estando en condiciones de jubilarse después de los 65 años, siguen trabajando.

Como resumen, se pensó como un subsidio para los sectores más desprotegidos de los mayores de 65; los que nunca podrían jubilarse o los que seguían trabajando, pasada esa edad, para completar sus aportes y obtener una jubilación. Pero con la reforma previsional, se generó un nuevo grupo de potenciales beneficiarios que no estarían en una situación de vulnerabilidad.

En el sitio www.anses.gob.ar/puam/ el interesado puede saber si cuenta con los requisitos para acceder a ese beneficio, que son:

– Tener 65 años o más de edad.

– Contar con la información del titular y su grupo familiar registrada en las bases de ANSES. En Mi ANSES, puede consultar las relaciones familiares registradas.

– Ser argentino o argentino naturalizado con 10 años de residencia en el país anteriores a la solicitud, o extranjero con una residencia mínima de 20 años.

– No contar con ninguna prestación otorgada por cualquier régimen de previsión, ni cobrar la Prestación por Desempleo. En el caso de percibir una prestación de las enunciadas y pretender percibir la Pensión Universal para el Adulto Mayor, deberá realizar la opción en forma fehaciente y solicitar, en caso de corresponder, la baja del beneficio incompatible.

– Mantener residencia en el país una vez solicitada la pensión.

– El beneficio es equivalente al 80% de una jubilación mínima, $ 5.797,31 y se actualiza 2 veces al año por la Ley de Movilidad. En marzo cobran por única vez el “bono compensador” de $ 375 y el beneficio aumenta el 5,7%.

Fecha: 22/01/2018

Anuncios

El Gobierno negó que vaya a subir la edad para la jubilación

Lo confirmó Basavilbaso, director de la Anses; desde 2019 se elevará a 65 años el requisito para acceder a la pensión universal

Por: Francisco Casas

Para: Diario La Nación

El director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso, afirmó ayer que no está dentro de los planes del Gobierno aumentar la edad mínima para acceder a la jubilación y manifestó su “deseo” de que el valor de las prestaciones sea mayor, pero remarcó que “debe asegurarse la sustentabilidad” del sistema.

Al respecto, fuentes de la Anses aclararon a LA NACION que tanto las cuestiones vinculadas con el nivel de las prestaciones (por fuera de la actualizaciones automáticas) como las relacionadas con modificaciones en las edades mínimas para jubilarse son facultad del Consejo de Sustentabilidad Previsional, un ente establecido por la ley de reparación histórica para jubilados y pensionados, a mediados del año pasado.

Dicho consejo tiene un plazo máximo de tres años para elaborar un nuevo régimen previsional y deberá remitir un informe a la Comisión Bicameral de los Fondos de la Seguridad Social cada seis meses.

En declaraciones a Radio La Red, Basavilbaso expresó su deseo de que el haber mínimo jubilatorio alcance los valores de la canasta básica, que hoy el Indec calcula en $ 12.489 para una familia tipo. “Nos encontramos con la restricción del dinero con el que se cuenta para hacer frente al pago de las prestaciones. De todas formas, hoy la Argentina tiene uno de los índices de cobertura más altos del mundo. El 97% de los adultos mayores tiene alguna prestación de la Anses, de 5661 pesos para arriba. Estamos muy por encima del promedio de la región. Así y todo, queremos subir ese valor, pero que sea sustentable”, afirmó.

En la ley de reparación histórica para jubilados y pensionados que se sancionó el año pasado junto con la ley de blanqueo de capitales, se estableció la pensión universal para el adulto mayor (PUAM), cuyo monto debe representar el 80% de la jubilación mínima. En el proyecto original, se elevaba de 60 a 65 años la edad para que las mujeres puedan acceder a dicha prestación. Debido a las críticas de la oposición, se prorrogó la entrada en vigor de esa medida hasta 2019. La PUAM es financiada con fondos del Tesoro nacional y no de la Anses, aclararon en el organismo previsional.

“Tenemos garantizados los fondos para el pago de los reajustes, ya que la ley de reparación histórica establecía específicamente el modo de financiarlos. Hasta el momento, todos los reajustes están siendo solventados con dinero proveniente de las penalidades percibidas por el blanqueo de capitales”, dijo ayer Basavilbaso.

El funcionario destacó como logros de su primer año de gestión, más allá de la reparación histórica y la creación de la pensión universal para el adulto mayor, una disminución en la pauta publicitaria del organismo y una mayor rentabilidad del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), además de la eliminación de las jubilaciones irregulares de extranjeros. “Logramos una disminución de un 40% en la pauta publicitaria, que alcanzaba los $ 1000 millones y se dirigía sólo a determinados medios”, aclaró.

Con respecto a la eficiencia en el manejo de los fondos, afirmó que había mucha disponibilidad del FGS en determinados bancos y no generaba utilidades. “Ese dinero se invirtió, por eso el fondo tuvo el rendimiento mas alto de los ultimos diez años”, dijo.

“Otra cuestión en la que se trabajó, tanto sobre la base de datos como en campo, fueron las jubilaciones irregulares”, afirmó Basavilbaso,

También comentó que ciudadanos de Paraguay o Chile que no residían en el país cobraban jubilaciones. “Esta maniobra era facilitada por gestores argentinos, quienes tramitaban las jubilaciones a cambio de una comisión. Por eso fueron denunciados penalmente.”

Fecha:11/01/2017