Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Archivo para Ley de Reparación Histórica

Subirán los haberes de 13.000 jubilados en junio por la reparación histórica

Para quienes ya cobren por ese plan, se les considerará el nuevo ingreso para el medio aguinaldo que la Anses pagará durante el mes de junio

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Junto con los haberes del mes de junio, alrededor de 13.000 jubilados recibirán su reajuste correspondiente al plan de reparación histórica. Se trata de casos en los que los beneficiarios ya dieron su acuerdo y éste fue homologado por un juez. Fuentes de la Anses dijeron además a La Nación que, con los ingresos de julio, comenzarán a cobrar este incremento cerca de 70.000 pasivos.

En este mes que hoy finaliza, 117.500 jubilados recibieron su ingreso con el ajuste incorporado. Pero en la mayoría de los casos se trató de personas que habían dado su acuerdo a la propuesta oficial de recomposición de sus haberes y estaban todavía a la espera de la homologacion judicial. Por una decisión de la Anses se anticipó el pago antes de la finalización de todos los pasos requeridos por la ley, para quienes cumplieran con determinadas condiciones, como la de tener 80 años o más.

En los meses previos y a partir de septiembre pasado, se les había otorgado la recomposición a casi 900.000 pasivos por la vía de un procecidimiento anticipado, es decir, sin que se cumpliera antes con los pasos que indica la ley. La selección de los beneficiados se hizo, según el Gobierno, siguiendo criterios como la edad, el nivel de ingresos o el monto implicado en el ajuste. Y se dejó abierta la posibilidad de rechazar el aumento para quienes prefirieran ir a un juicio.

Cuando se trata de acuerdos homologados, además del reajuste del ingreso mensual se percibe el retroactivo que se haya acumulado desde el momento en que el jubilado y su abogado hicieron la firma del acuerdo. Este último trámite, necesario para la validación del aumento, se hace una vez aceptada la propuesta en la página web de la Anses (tras ingresar con clave de la seguridad social para acceder a los datos personales), y recurriendo a una oficina de la Anses o a una sucursal bancaria que cuente con un tótem (lector de datos biométricos), ya que el acuerdo se suscribe con la huella digital.

Además, si se trata de un jubilado que le había hecho un juicio al Estado por el reajuste de sus haberes -al cual renuncia si elige aceptar la propuesta de la reparación histórica-, corresponde que cobre un retroactivo. El 50% de ese monto se recibe en forma inmediata, según lo dispuesto por la ley, y la mitad restante, en 12 cuotas trimestrales que se irán ajustando según el índice de movilidad, es decir, en un plazo total de 3 años.

Para quienes hayan recibido o reciban en junio su ajuste por reparación histórica, el medio aguinaldo se calculó sobre el nuevo haber, según explicaron en la Anses. El organismo anunció que pagará ese beneficio a todos los pasivos junto con los haberes de junio. El calendario de pagos comienza mañana, jueves 1°, con los titulares de pensiones no contributivas que, según la terminación de su número de documento, tendrán como primera fecha de pago entre mañana y hasta el miércoles 7.

Los jubilados y pensionados del sistema contributivo con un ingreso mensual de hasta $ 7266, tendrán disponible su dinero entre los días 8 y 22 de junio (según el grupo de pago en el que estén incluidos). En tanto que quienes perciben por arriba de esa cifra, cobrarán entre los días 23 y 29 de junio.

En el plan de reparación histórica, en tanto, aún hay muchos casos que esperan conocer la propuesta oficial de aumento de haberes, para decidir su aceptación o rechazo.

Fecha: 01/06/2017

Anuncios

La reparación a los jubilados se anticipó para algunos, pero se demora para otros

Unos 600.000 pasivos están a la espera de la oferta, que les llegaría hacia mitad de año; hay 8000 acuerdos homologados y la Anses pagaría más reajustes anticipados

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Algunos vieron rápidamente más dinero en sus bolsillos. Para otros, lo anunciado y lo dispuesto por ley el año pasado no se tradujo todavía en una mejora del ingreso mensual, y para cientos de miles aún no hay siquiera una propuesta oficial de recomposición del haber, para poder analizarla y evaluar si se la acepta o no.

El plan de reparación histórica, que alcanzará a unos 2 millones de jubilados, corre a diferentes velocidades. Hay 894.668 personas incluidas en los procedimientos de pago anticipado, que ya cobran la mejora. En los próximos dos meses se sumarán al menos otros 8000, que son quienes tienen hasta ahora su acuerdo firmado con la Anses y homologado por un juez, según dijo a LA NACION Gonzalo Estivariz, secretario Legal y Técnico del organismo previsional. Según agregó, algunos verán la mejora en sus haberes de abril, aunque la mayoría percibirá el reajuste en mayo.

Pero además, y según anticipó a este diario el director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso, se evalúa pagar en forma anticipada a un grupo de quienes esperan la homologación de su acuerdo. Desde el Poder Judicial, en tanto, los magistrados señalan que persisten dificultades para hacer dinámico el trámite de las homologaciones de acuerdos firmados entre jubilados y el Estado (que suponen la renuncia a acciones judiciales presentes o futuras), por falta de estructura y por fallas en el sistema informático. 

Además de analizar el anticipo de pagos, la Anses dispuso liberar a un grupo de jubilados de los que ya cobran una suba, de la obligación de firmar el acuerdo transaccional previsto en la ley, al menos por ahora.

Basavilbaso también sostuvo que días atrás se subieron a la web de la Anses las propuestas de pago para 95.000 casos que estaban pendientes. En total, dijo, hay hasta ahora 1,35 millones de jubilados que conocen cuánto se les ofrece. Y según estimó, sólo hacia mediados de año la totalidad de quienes están alcanzados por el plan tendrán su oferta correspondiente. Así, para unos 600.000 jubilados, entre ellos muchos que tienen juicios iniciados -en algunos casos, incluso con sentencia firme-, el plan se demora varios meses respecto de lo que se había previsto.

El programa de la ley 27.260 se propone poner en línea los haberes jubilatorios con los criterios dispuestos por la Corte Suprema, principalmente respecto de dos temas: la movilidad de los ingresos por el período de 2002 a 2006 (fallo Badaro) y el cálculo de los haberes iniciales con actualización de los salarios que forman parte de la fórmula (fallo Elliff). Se contempla no sólo a quienes iniciaron litigios, sino también a quienes no reclamaron pero se les pagó de forma incorrecta en los últimos años, según el plan admite.

El grupo de quienes cobran ya el aumento (sin haber firmado acuerdo) está integrado por quienes no habían hecho juicio y, además, cumplen con otras condiciones (una es que el ingreso ya reajustado no supera el equivalente a dos veces y medio el haber mínimo). Inicialmente se había dispuesto que estas personas tendrían seis meses para aceptar y firmar el acuerdo transaccional, y que de no hacerlo se caería el beneficio. Para quienes comenzaron a cobrar el reajuste en septiembre, el plazo vencería este mes.

Sin embargo, Basavilbaso afirmó que se decidió flexibilizar esa exigencia: según la resolución 17 del organismo, quienes sí quedan obligados a cumplir con tal trámite son los que recibieron una mejora superior a un haber mínimo. Ese ingreso básico fue de $ 5661 hasta febrero y, por tanto, están exentos del trámite quienes hayan recibido, en concepto de suba por la reparación histórica, una cifra inferior a esa. Y sí deberían hacerlo los que percibieron más.

Estivariz aclaró, sin embargo, que en todos los casos debería aceptarse la oferta (si así se lo decide) clickeando esa opción en la web, dentro de los 6 meses de recibido el nuevo haber. De todas maneras, en la Anses analizan prorrogar ese plazo.

Por estos días, la Anses está enviando unas 300.000 comunicaciones (vía mail, mensajes de texto, llamadas telefónicas o correo convencional) a jubilados que reciben el reajuste anticipado, pero que aún no indicaron si lo aceptan o lo rechazan. El rechazo debería consignarse en caso de que la persona prefiera continuar o iniciar un juicio, por considerar que así obtendría una mejor recomposición. Para hacer la opción hay que ingresar en la página http://www.anses.gob.ar con la clave personal de la seguridad social.

Por ahora, según la Anses, hay 450.000 aceptaciones y 165.000 acuerdos firmados que van siendo remitidos al Poder Judicial.

La firma del acuerdo

¿En qué consiste la firma del acuerdo? Un primer requisito es que se debe haber registrado previamente la huella dactilar, algo que hoy sólo puede hacerse en una oficina de la Anses, con turno previo. El acuerdo debe ser firmado por el jubilado y un abogado, utilizando la huella. Puede ser en una oficina de la Anses (con turno) o en alguna sucursal bancaria que disponga de un tótem o terminal que lea datos biométricos. Entre la firma del beneficiario y su abogado -cuyos honorarios estarán a cargo del Estado- no deben pasar más de 30 minutos.

Ese acuerdo, siempre por vía digital, llega luego a la Anses, donde debe ser suscripto por el director ejecutivo y un abogado. Y posteriormente es remitido a la Justicia para su homologación. Los expedientes deberían llegar a un juzgado o a otro según el domicilio de pago de haberes (o, en el caso de quienes tengan juicio, van al juzgado que lo está tramitando). En la ciudad de Buenos Aires, los acuerdos llegan a la Cámara Federal de la Seguridad Social y se distribuyen entre los diez juzgados de primera instancia.

Según varias fuentes judiciales consultadas por LA NACION, si bien ya hay homologaciones y las condiciones para hacer el trabajo en algo fueron mejorando, persisten dificultades para que los casos se tramiten de manera dinámica y rápida. “Hay fallas técnicas en el programa y errores en las presentaciones de la Anses”, señaló el juez Luis Herrero, de la sala II del fuero previsional.

La jueza Alicia Braghini, del juzgado 7 de primera instancia, explicó que, una vez llegado un acuerdo para su homologación, se notifica a las partes, que tienen tres días hábiles para rectificar eventualmente lo firmado (si no lo hacen, queda ratificado). En la práctica, y según dijo en coincidencia con otros jueces, existen problemas de capacidad de los juzgados (cantidad de personas, de computadoras, espacio físico) y dificultades con el sistema informático.

Tras un pedido hecho por la cámara, el mes pasado la Corte Suprema habilitó 39 nuevos cargos para la Capital Federal (30 en primera instancia y 9 en las salas de apelaciones) y otros 60 para juzgados del interior que trabajan en la reparación histórica, según consignó Néstor Fasciolo, juez camarista de la sala III. Pero, según advirtió, hay que tener en cuenta que se requiere adecuar desde los cableados hasta los espacios de trabajo. Por otra parte, esa cantidad de cargos es inferior a la que el fuero consideraba necesaria.

“El plan de reparación histórica es favorable y su objetivo es fantástico; nosotros tenemos continuamente reuniones con la Anses y con el área de informática de la Cámara [Federal de la Seguridad Social]”, sostuvo Braghini, respecto de la voluntad por tratar de solucionar las trabas. Lo cierto es que, mientras no llegan más recursos, el trabajo que llega se suma al que ya tienen los juzgados: el estudio de los juicios en trámite.

Por ahora no se logró una caída de la litigiosidad. Según Braghini, una de las razones es que, como ir a la justicia requiere pasar antes por una instancia administrativa (concretamente, hacer el pedido de reajuste en la Anses), hoy todavía llegan causas que dieron su puntapié inicial antes del anuncio de la reparación. Por otra parte, y según algunos abogados, hay jubilados que pueden decidir iniciar un reclamo tras rechazar la oferta del Gobierno, por considerar que obtendrían por ese camino un ingreso más alto. La posibilidad de que eso ocurra depende en buena medida de la fecha de la jubilación, porque si bien el plan sigue los criterios de la Corte para el cálculo y la movilidad del haber, no usa los mismos índices para las actualizaciones en juego.

¿Podrían los jueces no homologar un acuerdo por razones como la diferencia entre lo ofrecido en el plan y lo que podría conseguirse en un fallo? En el Poder Judicial no descartan evaluar tal posibilidad. “Podría haber un llamado a audiencia a las partes”, afirmó un juez.

Los expedientes que llevarían más tiempo son los de quienes tienen juicios; en tal caso, con el acuerdo se renuncia al reclamo hecho.

En estos casos (con juicio iniciado antes del 30 de mayo de 2016 y aún en trámite), un dato a tener en cuenta a la hora de evaluar la propuesta oficial es que la reparación histórica contempla el pago de retroactivos (diferencia entre el haber que debió haberse cobrado y el que efectivamente se cobró), pero sólo hasta un tope de 48 meses, lo cual -dependiendo del tiempo que lleve el litigio- puede representar una quita. Si hay sentencia firme previa a junio de 2016, el retroactivo no tiene límite temporal.

La huella digital y los casos de excepción

El plan de reparación histórica trajo como novedad que se gestiona a través de expedientes digitales. Y la identidad de la persona que adhiere, de su abogado y de los representantes del Estado queda corroborada con el uso de la huella dactilar, que debe ser previamente registrada; muchos jubilados ya habían hecho ese trámite para el cobro regular de sus ingresos.

La excepción fue dispuesta para el caso de los jubilados que estén incapacitados para hacer ese registro de su huella. Entonces, quienes acepten el plan podrán suscribir el acuerdo con su firma manuscrita y el trámite deberá realizarse ante un escribano público. En forma previa debe gestionarse en la Anses el certificado de exención del llamado programa Mi Huella. Estas situaciones se dan, por ejemplo, con personas que están internadas en instituciones o residencias de adultos mayores o en hospitales.

Fecha: 20/03/2017

Mejoran los haberes de un grupo de jubilados

Algunos pasivos cobrarán más este mes; el plan se demora para algunos

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

La Anses pagará este mes los haberes de algo más de 294.000 jubilados ya actualizados por la aplicación del plan de reparación histórica dispuesto por ley. El programa incorporará así a más personas al mecanismo de pagos anticipados de estos reajustes, ya que se trata de casos en los que aún no fueron homologados por un juez los acuerdos que la ley dispone que deben firmar los jubilados con el Estado.

El plan de reparación, que contempla poner en línea los ingresos de más de 2 millones de jubilados y pensionados con lo dispuesto por la Corte Suprema en algunos fallos, corre por ahora a dos tiempos.

Por un lado y según datos de la Anses, si se considera a quienes recibirán su recomposición este mes, serán 894.668 los ya beneficiados. Pero por otro lado, hay muchos pasivos (sobre todo entre quienes tienen juicios en trámite o incluso con sentencia) a quienes aún no se les informó cuál es la oferta de pago que se les hace a cambio de que renuncien a sus demandas.

Ya desde septiembre, algunos jubilados entre los que no habían iniciado litigios (pero a quienes ahora se les reconoce desde el Estado que se les estuvo pagando en los últimos años por debajo de lo debido), comenzaron a cobrar ya con un ajuste. La elección incluyó criterios de edad y de niveles de ingresos o cuantía del aumento otorgado.

¿Quiénes son los que cobrarán una recomposición este mes? Según especificaron fuentes de la Anses consultadas por LA NACION, los criterios dispuestos se enmarcan en una ampliación de facultades que, para decidir estos pagos, recibió el organismo por un decreto de necesidad y urgencia, el 1244, de diciembre pasado. Así, se les incrementará el ingreso a personas de 75 años o más cuyos haberes ya actualizados no superen el valor de la jubilación mínima multiplicada por cuatro (esto da $ 22.644) y a quienes, más allá de su edad, les corresponda (según los criterios de cálculo adoptados por la Anses) un reajuste que no supere el 30% del haber mínimo, lo que equivale a decir que la suba no será de más de $ 1698. Son, además, según las fuentes del organismo, jubilados sin juicios en trámite.

Para conocer si alguien está o no incluido en este grupo, es posible ver el detalle de la liquidación del ingreso de este mes en la página de la Anses. Para ello, claro, se debe ingresar con la clave de la seguridad social que, en caso de no tenerla, puede gestionarse sin necesidad de ir a una oficina de la Anses.

El hecho de recibir una mejora del haber mensual por este procedimiento anticipado, no quiere decir que no se tengan que hacer trámites; de hecho, la suba dejará de percibirse luego de seis meses si es que no hubo aceptación expresa del nuevo monto. Ese trámite requiere en primer lugar de marcar la opción (aceptar o rechazar) en la Web. Y luego, se debe firmar el acuerdo por el cual la persona renuncia a continuar o a iniciar un juicio reclamando una mejor recomposición del monto. Para esta gestión se usará la huella digital, por lo que es necesario haberla registrado antes.

“El objetivo de que haya menos juicios se va a lograr”, evaluó la abogada previsionalista Elsa Romero. Pero agregó que, a la vez, habrá también quienes a partir de conocer lo que se les ofrece en el plan, decidirán ir a un juicio por evaluar que así podrían conseguir una recomposición mayor (ésa es una posibilidad que depende de varios factores). Según Romero, una de las cuestiones aún pendientes es la definición de las fechas de pago para los casos en que -a diferencia de quienes ya cobran con el reajuste- requieren de la homologación previa por parte de un juez.

Fecha: 10/01/2016

Blanqueo: el Gobierno le transfirió otros $36 mil millones a la Anses para pagar juicios a los jubilados

El viernes había girado 62 mil millones de pesos por lo que ya suman casi 100 mil millones

Por: Diego Yañez Martínez

Para: Diario La Nación

l Gobierno dispuso hoy el envío de $ 36.600 millones a la Anses para el pago de juicio a los jubilados, proveniente de las penalidades cobradas a los contribuyentes que ingresaron al blanqueo de capitales. Los fondos se suman a los $62.500 millones girados el viernes, por lo que la cifra total asciende a $99.100 millones.

La norma, que lleva las firmas del jefe de Gabinete, Marcos Peña y del ministro de Energía, Juan José Aranguren , fue publicada en el Boletín Oficial a través de la decisión administrativa 1587/2016 y forma parte de la ley de Reparación Histórica a jubilados contemplada dentro del blanqueo .

Los recursos en cuestión- tal como estipula la ley- serán destinados a pagar a los jubilados que cobran haberes mensuales más bajos de lo que deberían ser, según los fallos de la Corte Suprema. Es decir aquellos que ya obtuvieron una sentencia firme (70 mil casos), quienes tienen su juicio en trámite(hay unos 380 expedientes) y quienes no hicieron un reclamo judicial pero la Anses entiende que cobran de menos.

“Resulta necesario incorporar recursos generados en el marco del artículo 41 de la Ley N° 27.260 de creación del Programa Nacional de Reparación Histórica para Jubilados y Pensionados, que establece un impuesto especial sobre el valor de los bienes que se declaren en el marco del Régimen de Sinceramiento Fiscal”, sostiene la norma en sus considerandos

Según los cálculos del organismo, 294.426 jubilados arreglaron sus juicios y/o actualizaron sus haberes y el aumento promedio fue del 28,9%. En la primera etapa de “reparación”, unos 100.000 jubilados tienen tiempo para aceptar la propuesta hasta febrero.

Con esos fondos la Anses- según indicó el Gobierno- no necesitará recurrir a los Fondos de Garantía de Sustentabilidad (FGS). Al menos, durante este año.

Fecha: 03/01/2017

Reparación Histórica: los jubilados podrán tramitar gratis el reajuste de haberes

“Es una solución para quienes les corresponde la Reparación, que no hicieron juicio y necesitan asesorarse”, expicó Basavilbaso. Cuánto cobrarán los abogados.

El Gobierno firmó un acuerdo con la Defensoría General de la Nación que les permitirá a los jubilados y pensionados tramitar en forma gratuita el reajuste de haberes por la ‘Reparación Histórica’.

El acuerdo estipula que la ANSeS se hará cargo de los honorarios y abonará al Ministerio Público de la Defensa un monto fijo de $ 1141 por abogado que trabaje en dicho proceso.

El convenio fue suscrito por el director Ejecutivo de la ANSES, Emilio Basavilbaso, y la Defensora General de la Nación, Stella Maris Martínez.

Esta firma es una solución para aquellos adultos mayores a los que les corresponde la Reparación Histórica, que no hicieron juicio y necesitan asesorarse para poder elegir lo que más les conviene”, señaló Balsavilbaso.

También, remarcó que ya se había logrado un convenio con el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal y ahora, con este acuerdo, “habrá defensores públicos oficiales y coadyuvantes en todo el país dispuestos a brindar asesoramiento gratuito”.

La lista de los defensores será remitida próximamente a la ANSES y estará disponible para ser consultada.

En la web de ANSES sobre la Reparación Histórica se pueden consultar las direcciones de los Colegios de Abogados con convenio vigente con el organismo para que los beneficiarios puedan acercarse a consultar el listado de abogados disponibles.

Fuente: Diario El Cronista

Fecha: 09/11/2016

Jubilados: se podrá pedir la corrección de los nuevos haberes

Por falta de datos, algunos ingresos no se calculan según la ley

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

La Anses habilitará en los próximos días un mecanismo para que los jubilados puedan solicitar una corrección del monto del haber mensual que se les ofrece en el plan de reparación histórica. Esto es, claro está, para los casos en que se considere que la cuenta debería dar un número diferente y se puedan aportar datos para probarlo. Así lo dijo Gonzalo Estivariz, secretario Legal y Técnico del organismo previsional, al ser consultado por LA NACION.

La medida tratará de dar respuestas a situaciones en las cuales, ante la falta de datos informatizados para saber cómo se llegó a un determinado haber jubilatorio, la Anses dispuso hacer el recálculo del ingreso con un mecanismo (basado en una serie de coeficientes) diferente al establecido por la ley 27.260, de reparación histórica. Y, según abogados previsionalistas, eso produce diferencias. En la Anses admiten la situación (también dicen que en algunos casos resultan brechas a favor de los jubilados) y afirman que si se obtienen los datos que permitan aplicar la fórmula de la ley, así se hará.

En la Justicia, en tanto, se tramita un recurso de amparo -la causa es “Ramírez, Elsa Isabel c/ Anses” y recayó en el juzgado número 5 del fuero de la seguridad social- por el cual se reclama usar el mecanismo de cálculo de la ley en lugar de los coeficientes, lo cual aportaría, en ese caso en particular, un reajuste un 43% mayor que el ofrecido, según explicó el abogado Adrián Tróccoli, quien hizo la presentación.

¿Por qué se produce el conflicto? Al calcular los haberes se tienen en cuenta los salarios de los últimos diez años trabajados. Y una cuestión clave es cómo se actualizan los valores históricos. Si no se cuenta con los datos de todas esas remuneraciones, el recálculo que propone la nueva ley no resulta posible. Por eso se buscó la alternativa. El problema, según Tróccoli, es que “los coeficientes han demostrado provocar grandes diferencias que resultan violatorias del espíritu de la ley de reparación”.

El mecanismo previsto por la Anses habilitará a que el jubilado o quien lo representa suba a la web la información necesaria, tanto de los salarios como de los ajustes que eventualmente hayan recibido luego los ingresos jubilatorios por alguna orden judicial. Según Estivariz, se abrirá entonces una instancia de corrección, en caso de corresponder, para ajustar las cifras.

Para la abogada Elsa Rodríguez Romero, será esencial tanto que se permita informar los datos que la Anses dice no tener, como también que, antes de aceptar o rechazar la oferta de pago (el plan es de adhesión voluntaria), un jubilado pueda evaluar bien los números.

Hasta la semana pasada, habían aceptado su nuevo ingreso 135.347 personas. De ellas, 82.939 son jubilados que ya cobraron o están cobrando por primera vez su haber ajustado. Otros 24.351 casos son de quienes, por cumplir con determinados requisitos, pudieron adherir al sistema de “aceptación previa”, un mecanismo abreviado por el cual la Anses empezará a liquidar en noviembre el nuevo monto, sin necesidad de que antes se homologue el acuerdo en la Justicia. Y un tercer grupo de quienes aceptaron está integrado por 28.057 pasivos que dieron su aval pero que necesitan la homologación del acuerdo antes de cobrar.

En cuanto al nuevo mecanismo para revisar datos, Estivariz aclaró que valdrá tanto para quienes tienen un juicio y aún esperan saber cuánto les ofrecerá el plan (se había dicho que eso se informaría en septiembre, pero el plan viene retrasado para este grupo), como para quienes cobran su haber actualizado ya en estos meses, que son parte de quienes no hicieron demanda pero a quienes de todas formas se les incrementa el haber, con un reconocimiento de que en los últimos años se les pagó menos de lo debido.

En la Anses estiman que durante noviembre todos los alcanzados por el plan tendrán conocimiento de cuál es la oferta que se les hace, para decidir luego si firman el acuerdo de aceptación del nuevo haber mensual y, en el caso de quienes tienen juicio, también del retroactivo, es decir, de la suma acumulada por las diferencias entre el ingreso mensual que debió pagarse y el que efectivamente se pagó desde el Estado.

Para quienes tienen sentencia firme, ese retroactivo no tendrá limitaciones en cuanto a la cantidad de meses reconocidos, en tanto que a quienes tienen un litigio en trámite, se les reconocerá un retroactivo con un límite de 48 meses. En cualquiera de los dos casos, de todas formas, sí podría existir una diferencia (dependiendo de la fecha de jubilación) respecto de lo que se obtendría con una sentencia judicial. Esa diferencia posible se deriva del hecho de que el índice adoptado por el plan de reparación para actualizar los salarios usados al calcular la jubilación tuvo, durante un período, una evolución menor a la del índice con el cual se reestima el haber cuando hay una orden judicial.

Fecha: 25/10/2016

Las claves para poder decidir si aceptar o no el plan oficial de pago de deudas a los jubilados

La edad y el hecho de tener o no un juicio en trámite o una sentencia son algunas de las variables a considerar, además de las cuestiones subjetivas; en septiembre se dará a conocer la propuesta para cada persona

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

¿Decirle que sí o que no al aumento de la jubilación que propondrá desde el mes que viene el Gobierno? La edad, el hecho de tener o no una sentencia firme o un juicio en trámite, y la diferencia entre lo que se podría obtener por vía judicial y lo que se ofrecerá son algunos factores que influirán a la hora de evaluar la respuesta, según señalan abogados previsionales consultados por LA NACION. Se suman, claro, aspectos individuales como la situación socioeconómica y también las cuestiones subjetivas.

Tal como lo dispone la ley 27.260, el plan de reparación histórica para jubilados y pensionados será de adhesión voluntaria. La Anses hará propuestas para incrementar los haberes y, en algunos casos, para compensar las diferencias entre lo que debió haberse cobrado y lo que efectivamente se cobró en los últimos años. Esas propuestas se conocerán desde septiembre, en tanto que desde fines de julio es posible consultar en http://www.anses.gob.ar, ingresando con una clave personal, si alguien está incluido o no. En algunos casos y por dificultades del organismo para acceder a datos, se informa que aún no está clara la situación y que deberá esperarse hasta el 15 del mes próximo.

LOS ALCANZADOS

Los incluidos son los jubilados de la Anses a quienes se les está pagando (en muchos casos desde el momento en que obtuvieron su prestación) por debajo de lo que correspondería en función de lo dispuesto por la Corte Suprema en cuatro de sus fallos. Los principales son dos: el de la causa Badaro, en el cual los jueces ordenaron una recomposición de haberes para el período 2002 a 2006 según la evolución de un índice salarial, y el de la causa Elliff, referido al recálculo del primer haber.

EL RECÁLCULO

Para determinar cuánto cobra una persona al jubilarse, una de las variables que integra la fórmula es el promedio de los salarios de los últimos 120 meses trabajados. La forma en que se actualizaron los valores históricos de esos ingresos es determinante para saber si la jubilación estuvo bien calculada o fue subestimada. En la causa Elliff, la Corte dispuso actualizar las remuneraciones según un índice salarial, y optó por uno llamado Isbic. En el plan oficial se usará el criterio de actualizar según la variación de los ingresos, pero el índice elegido para un período que va de 1995 a 2008 (el de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables o Ripte) tuvo a partir de inicios de 2003 aproximadamente, una evolución más modesta que el utilizado por los jueces. Y esa es una razón por la cual, para quienes se jubilaron desde ese año y según explica el abogado Adrián Tróccoli, la oferta será inferior a lo que determinaría un fallo judicial.

PLAZOS Y PRIORIDADES

El programa se implementará en forma gradual. Para el pago se establecerán prioridades, y el decreto reglamentario establece cuáles son los casos de mayor urgencia: los de quienes tengan más de 80 años o sufran enfermedades graves, y los de quienes tengan un ingreso que, ya reajustado, no supere en más de dos veces y media el haber mínimo (eso da $ 14.152,50 para los montos de septiembre). También se priorizará a quienes tengan una recomposición que represente no más de 30% del ingreso básico (que no supere $ 1698).

LOS ACUERDOS

La aceptación del plan se formalizará con la firma de un acuerdo transaccional entre el beneficiario y la Anses, que la Justicia deberá homologar. Para el trámite es necesario haber registrado la huella digital. El pacto implica que el jubilado renuncia a futuros juicios para reclamar por esos reajustes.

PRIMER PASO

Los primeros beneficiarios cobrarán ya su haber reajustado en septiembre y sin firmar acuerdo previo, aunque luego podrían rechazar su nuevo ingreso. Esto favorecerá a personas que cumplen con los siguientes requisitos: tienen más de 80 años, el aumento que surge del plan será de no más de $ 1000 y el haber reajustado no superará el equivalente a dos haberes mínimos ($ 11.322).

JUBILADOS CON SENTENCIA FIRME AL 30 DE MAYO DE ESTE AÑO

En estos casos, la propuesta implica el pago del haber recalculado (según los índices de actualización decididos por la Anses, según ya se explicó) y del retroactivo (diferencias por lo cobrado de menos en períodos pasados), que se abonará un 50% en forma inmediata y otro 50% en doce cuotas trimestrales (tres años) ajustables por el índice de movilidad.

Un aspecto fundamental para estas personas es saber qué ocurrirá con el pago habitual de sentencias (por fuera de este programa de reparación), porque el plan de reparación prevé, además de quitas (dadas por la fórmula de cálculo), una financiación para el pago que debe hacer la Anses que no existe en el trámite regular. En el Gobierno afirman que las liquidaciones seguirán su curso: para este año hay presupuestados $ 12.500 millones y para el próximo, habrá que ver qué dice la ley de presupuesto nacional. Tróccoli recuerda que “si el Estado no cumple con la sentencia en 120 días, se puede iniciar la ejecución y cobrar por vía de embargo”.

Un factor a tener en cuenta es que, con la reparación, en ningún caso se pagará un haber superior al máximo del sistema (desde septiembre será de $ 41.474), algo que sí se logra con los fallos. Y hay que considerar que una sentencia puede disponer la aplicación de otros ajustes, no contemplados en este plan.

Según el consultor Jorge García Rapp, para quienes obtuvieron su beneficio bajo la ley 24.241 (que rige desde julio de 1994), la propuesta no es conveniente, y cita dos argumentos: uno es que en este grupo hay muchas personas menores de 80 años (no tendrán prioridad) y otro es que los índices usados por el plan para la actualización de salarios en el recálculo del haber inicial, no son los mismos que usa la Justicia (según lo ya explicado). Para quienes se jubilaron con leyes anteriores, los índices usados no difieren. Sí habrá, en cualquier caso, una brecha en el retroactivo, porque la fecha de partida para el cálculo no es la misma en la Justicia que en la reparación por ley (la diferencia no sería amplia, porque se trata de meses).

CASOS CON JUICIO EN TRÁMITE AL 30 DE MAYO DE ESTE AÑO

La ley prevé, además del reajuste del haber, la percepción del retroactivo pero con un límite de 48 meses. El cobro será 50% en forma inmediata y 50% en doce cuotas trimestrales.

En estos casos hay cuestiones a tener en cuenta que son las mismas que para quienes tienen ya sentencia firme, como el tema del tope al haber y el hecho de que en algunos casos el fallo que esperan podría aportarles una mejora más significativa, dado el índice de actualización que ahora usan los jueces. Pero como factor a favor del plan, hay que tener en cuenta que los juicios demoran muchos años.

Una variable importante es justamente cuánto tiempo lleva la demanda en trámite: por un lado porque cuanto más cerca esté de emitirse un fallo, menor diferencia habrá entre los tiempos de espera, y por otra parte, por el tope en los retroactivos. Ese tope no afecta a quienes tienen un juicio desde hace menos de dos años (se consideran hasta dos años antes del litigio y el período que éste demore en resolverse). Para quienes están en un juicio más largo, la disposición sí afecta: “Si un juicio tarda seis años y hay una retroactividad de ocho años en juego (contando los dos previos), la nueva ley prevé pagar el 50%”, ejemplifica el abogado Guillermo Jáuregui.

Para García Rapp, para quienes se retiraron con la ley actual, sería por lo general muy poco conveniente para quienes lleven muchos años litigando, y medianamente conveniente si llevan pocos años en juicio.

CASOS SIN JUICIO

En esta situación está la gran mayoría de los incluidos en el plan. Se reajustará el haber y no habrá pago de retroactivos. Como se trata de quienes optaron por no hacer juicio, el recálculo de haberes beneficia en cualquier caso.

LAS RENUNCIAS

Una cuestión a considerar es a qué se renuncia al aceptar el plan, y en esto será fundamental cómo queden finalmente redactados los acuerdos. En función de lo que dice la ley (al disponer que el acuerdo “tendrá efecto de cosa juzgada, dándose por concluido el proceso judicial”) si en una demanda se pide un reajuste según fallos como el de Badaro o el de Elliff, pero también se incluyen otros reclamos, se renunciaría a esos otros pedidos, lo cual podría significar una baja importante del haber posible.

EL FINANCIAMIENTO

La principal fuente de recursos prevista por la ley está en las utilidades y en la venta de activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (que se integró con los recursos que antes estaban en las cuentas individuales del eliminado sistema jubilatorio de capitalización). El miércoles pasado, un juez dictó una medida cautelar que impide provisionalmente el uso del fondo. En la Anses ratificaron inmediatamente el plan, con la expectativa de revertir el fallo. La ley prevé, además, que podrán destinarse a los pagos recursos del Tesoro nacional.

Postal de un conflicto histórico

Unos 400.000 juicios de jubilados están en trámite

2, 4 millones

Es el número de jubilados alcanzado por el plan, según la Anses. Sin embargo no se sabe cuántos darán su aval a la propuesta oficial

45 % de recomposición

Según el Gobierno esa será la suba promedio; sin embargo será muy variable y por lo general, será inferior a lo que podría dar la Justicia

2459 sentencias

Son los juicios pagados por la Anses en agosto; el organismo promete que, más allá del plan, seguirá con esa dinámica de liquidaciones

14,16 % movilidad

En septiembre, los jubilados recibirán la suba correspondiente por la ley de ajustes automáticos; compensarán en parte la inflación

Fecha: 28/08/2016