Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Archivos para Juicios por reajuste

Las claves para poder decidir si aceptar o no el plan oficial de pago de deudas a los jubilados

La edad y el hecho de tener o no un juicio en trámite o una sentencia son algunas de las variables a considerar, además de las cuestiones subjetivas; en septiembre se dará a conocer la propuesta para cada persona

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

¿Decirle que sí o que no al aumento de la jubilación que propondrá desde el mes que viene el Gobierno? La edad, el hecho de tener o no una sentencia firme o un juicio en trámite, y la diferencia entre lo que se podría obtener por vía judicial y lo que se ofrecerá son algunos factores que influirán a la hora de evaluar la respuesta, según señalan abogados previsionales consultados por LA NACION. Se suman, claro, aspectos individuales como la situación socioeconómica y también las cuestiones subjetivas.

Tal como lo dispone la ley 27.260, el plan de reparación histórica para jubilados y pensionados será de adhesión voluntaria. La Anses hará propuestas para incrementar los haberes y, en algunos casos, para compensar las diferencias entre lo que debió haberse cobrado y lo que efectivamente se cobró en los últimos años. Esas propuestas se conocerán desde septiembre, en tanto que desde fines de julio es posible consultar en http://www.anses.gob.ar, ingresando con una clave personal, si alguien está incluido o no. En algunos casos y por dificultades del organismo para acceder a datos, se informa que aún no está clara la situación y que deberá esperarse hasta el 15 del mes próximo.

LOS ALCANZADOS

Los incluidos son los jubilados de la Anses a quienes se les está pagando (en muchos casos desde el momento en que obtuvieron su prestación) por debajo de lo que correspondería en función de lo dispuesto por la Corte Suprema en cuatro de sus fallos. Los principales son dos: el de la causa Badaro, en el cual los jueces ordenaron una recomposición de haberes para el período 2002 a 2006 según la evolución de un índice salarial, y el de la causa Elliff, referido al recálculo del primer haber.

EL RECÁLCULO

Para determinar cuánto cobra una persona al jubilarse, una de las variables que integra la fórmula es el promedio de los salarios de los últimos 120 meses trabajados. La forma en que se actualizaron los valores históricos de esos ingresos es determinante para saber si la jubilación estuvo bien calculada o fue subestimada. En la causa Elliff, la Corte dispuso actualizar las remuneraciones según un índice salarial, y optó por uno llamado Isbic. En el plan oficial se usará el criterio de actualizar según la variación de los ingresos, pero el índice elegido para un período que va de 1995 a 2008 (el de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables o Ripte) tuvo a partir de inicios de 2003 aproximadamente, una evolución más modesta que el utilizado por los jueces. Y esa es una razón por la cual, para quienes se jubilaron desde ese año y según explica el abogado Adrián Tróccoli, la oferta será inferior a lo que determinaría un fallo judicial.

PLAZOS Y PRIORIDADES

El programa se implementará en forma gradual. Para el pago se establecerán prioridades, y el decreto reglamentario establece cuáles son los casos de mayor urgencia: los de quienes tengan más de 80 años o sufran enfermedades graves, y los de quienes tengan un ingreso que, ya reajustado, no supere en más de dos veces y media el haber mínimo (eso da $ 14.152,50 para los montos de septiembre). También se priorizará a quienes tengan una recomposición que represente no más de 30% del ingreso básico (que no supere $ 1698).

LOS ACUERDOS

La aceptación del plan se formalizará con la firma de un acuerdo transaccional entre el beneficiario y la Anses, que la Justicia deberá homologar. Para el trámite es necesario haber registrado la huella digital. El pacto implica que el jubilado renuncia a futuros juicios para reclamar por esos reajustes.

PRIMER PASO

Los primeros beneficiarios cobrarán ya su haber reajustado en septiembre y sin firmar acuerdo previo, aunque luego podrían rechazar su nuevo ingreso. Esto favorecerá a personas que cumplen con los siguientes requisitos: tienen más de 80 años, el aumento que surge del plan será de no más de $ 1000 y el haber reajustado no superará el equivalente a dos haberes mínimos ($ 11.322).

JUBILADOS CON SENTENCIA FIRME AL 30 DE MAYO DE ESTE AÑO

En estos casos, la propuesta implica el pago del haber recalculado (según los índices de actualización decididos por la Anses, según ya se explicó) y del retroactivo (diferencias por lo cobrado de menos en períodos pasados), que se abonará un 50% en forma inmediata y otro 50% en doce cuotas trimestrales (tres años) ajustables por el índice de movilidad.

Un aspecto fundamental para estas personas es saber qué ocurrirá con el pago habitual de sentencias (por fuera de este programa de reparación), porque el plan de reparación prevé, además de quitas (dadas por la fórmula de cálculo), una financiación para el pago que debe hacer la Anses que no existe en el trámite regular. En el Gobierno afirman que las liquidaciones seguirán su curso: para este año hay presupuestados $ 12.500 millones y para el próximo, habrá que ver qué dice la ley de presupuesto nacional. Tróccoli recuerda que “si el Estado no cumple con la sentencia en 120 días, se puede iniciar la ejecución y cobrar por vía de embargo”.

Un factor a tener en cuenta es que, con la reparación, en ningún caso se pagará un haber superior al máximo del sistema (desde septiembre será de $ 41.474), algo que sí se logra con los fallos. Y hay que considerar que una sentencia puede disponer la aplicación de otros ajustes, no contemplados en este plan.

Según el consultor Jorge García Rapp, para quienes obtuvieron su beneficio bajo la ley 24.241 (que rige desde julio de 1994), la propuesta no es conveniente, y cita dos argumentos: uno es que en este grupo hay muchas personas menores de 80 años (no tendrán prioridad) y otro es que los índices usados por el plan para la actualización de salarios en el recálculo del haber inicial, no son los mismos que usa la Justicia (según lo ya explicado). Para quienes se jubilaron con leyes anteriores, los índices usados no difieren. Sí habrá, en cualquier caso, una brecha en el retroactivo, porque la fecha de partida para el cálculo no es la misma en la Justicia que en la reparación por ley (la diferencia no sería amplia, porque se trata de meses).

CASOS CON JUICIO EN TRÁMITE AL 30 DE MAYO DE ESTE AÑO

La ley prevé, además del reajuste del haber, la percepción del retroactivo pero con un límite de 48 meses. El cobro será 50% en forma inmediata y 50% en doce cuotas trimestrales.

En estos casos hay cuestiones a tener en cuenta que son las mismas que para quienes tienen ya sentencia firme, como el tema del tope al haber y el hecho de que en algunos casos el fallo que esperan podría aportarles una mejora más significativa, dado el índice de actualización que ahora usan los jueces. Pero como factor a favor del plan, hay que tener en cuenta que los juicios demoran muchos años.

Una variable importante es justamente cuánto tiempo lleva la demanda en trámite: por un lado porque cuanto más cerca esté de emitirse un fallo, menor diferencia habrá entre los tiempos de espera, y por otra parte, por el tope en los retroactivos. Ese tope no afecta a quienes tienen un juicio desde hace menos de dos años (se consideran hasta dos años antes del litigio y el período que éste demore en resolverse). Para quienes están en un juicio más largo, la disposición sí afecta: “Si un juicio tarda seis años y hay una retroactividad de ocho años en juego (contando los dos previos), la nueva ley prevé pagar el 50%”, ejemplifica el abogado Guillermo Jáuregui.

Para García Rapp, para quienes se retiraron con la ley actual, sería por lo general muy poco conveniente para quienes lleven muchos años litigando, y medianamente conveniente si llevan pocos años en juicio.

CASOS SIN JUICIO

En esta situación está la gran mayoría de los incluidos en el plan. Se reajustará el haber y no habrá pago de retroactivos. Como se trata de quienes optaron por no hacer juicio, el recálculo de haberes beneficia en cualquier caso.

LAS RENUNCIAS

Una cuestión a considerar es a qué se renuncia al aceptar el plan, y en esto será fundamental cómo queden finalmente redactados los acuerdos. En función de lo que dice la ley (al disponer que el acuerdo “tendrá efecto de cosa juzgada, dándose por concluido el proceso judicial”) si en una demanda se pide un reajuste según fallos como el de Badaro o el de Elliff, pero también se incluyen otros reclamos, se renunciaría a esos otros pedidos, lo cual podría significar una baja importante del haber posible.

EL FINANCIAMIENTO

La principal fuente de recursos prevista por la ley está en las utilidades y en la venta de activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (que se integró con los recursos que antes estaban en las cuentas individuales del eliminado sistema jubilatorio de capitalización). El miércoles pasado, un juez dictó una medida cautelar que impide provisionalmente el uso del fondo. En la Anses ratificaron inmediatamente el plan, con la expectativa de revertir el fallo. La ley prevé, además, que podrán destinarse a los pagos recursos del Tesoro nacional.

Postal de un conflicto histórico

Unos 400.000 juicios de jubilados están en trámite

2, 4 millones

Es el número de jubilados alcanzado por el plan, según la Anses. Sin embargo no se sabe cuántos darán su aval a la propuesta oficial

45 % de recomposición

Según el Gobierno esa será la suba promedio; sin embargo será muy variable y por lo general, será inferior a lo que podría dar la Justicia

2459 sentencias

Son los juicios pagados por la Anses en agosto; el organismo promete que, más allá del plan, seguirá con esa dinámica de liquidaciones

14,16 % movilidad

En septiembre, los jubilados recibirán la suba correspondiente por la ley de ajustes automáticos; compensarán en parte la inflación

Fecha: 28/08/2016

Ponen en marcha el plan de pago a más de 2,4 millones de jubilados

La Anses habilitará esta semana un sistema de consultas por Internet para que cada interesado sepa si accederá al reajuste y al cobro de los juicios; la oferta, en septiembre

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Esta semana, cada jubilado podrá saber si está incluido o no en el plan de reajuste de haberes y pago de juicios que pondrá en marcha la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), establecido por la ley 27.260, que fue publicada el viernes pasado en el Boletín Oficial.

Según informó el organismo encargado de pagar las jubilaciones, se habilitará una página de Internet en la que, si se ingresa con una clave personal, se obtendrá esa información. Esto ocurrirá apenas se publique la reglamentación de la ley referida al programa de “reparación histórica” con los jubilados.

En esta primera etapa, sólo se notificará si alguien es alcanzado o no por el plan, que será de adhesión voluntaria. En los casos en que la persona no sea beneficiada, según explicaron en la Anses, podrá pedir una entrevista para consultar las razones de la exclusión. El plan alcanza a unos 2,4 millones de jubilados.

Para saber cuál es la oferta que hará en cada caso el Gobierno (es decir, cuál sería el nuevo ingreso mensual y, si correspondiera, el monto de la retroactividad), se deberá esperar hasta septiembre. Sólo a partir de ese mes los jubilados contarán con información suficiente para poder analizar la conveniencia de adherir o no al plan. En caso de aceptar, habrá que suscribir un acuerdo que deberá ser homologado por un juez del fuero de la seguridad social.

Tanto para recibir los datos como para poder suscribir luego el acuerdo, los jubilados deben cumplir con una serie de trámites y requisitos.

El primer trámite es ingresar a la página de Internet www.anses.gob.ar para generar una clave personal. Ésta se obtiene completando datos en la Web (hay que hacer clic en la solapa que dice Mi Anses). Para validar la clave elegida, el sistema hace tres preguntas relacionadas con la vida laboral o el cobro de beneficios de la persona interesada. Si se responde todo correctamente, se habilita el código sin necesidad de ir personalmente a una oficina de la Anses. Una vez en la página, se deberán verificar los datos personales y de contacto que aparecen consignados.

Otro requisito es registrar la huella digital, algo que más de 3 millones de pasivos ya hicieron en el banco donde cobran habitualmente sus haberes. De no haberlo hecho, y si el banco todavía no tiene el sistema habilitado, el camino es recurrir a alguna unidad de atención de la Anses habilitada para este trámite (no todas lo están). El organismo también está gestionando acuerdos con las entidades bancarias que habilitaron ya el sistema de la huella para que puedan recurrir allí los jubilados que cobran en otros lugares.

Éste es un paso ineludible para adherirse al plan, porque la firma del acuerdo se hará “con el dedo”: se utilizarán las huellas digitales del beneficiario y de su abogado (por tanto, los profesionales también deberán hacer antes el empadronamiento).

¿Cuántos jubilados están alcanzados por el plan? Según ya informó la Anses, se trata de más de 2,4 millones de personas. De ellas, 60.000 tienen sentencia judicial firme; otras 400.000 tienen su demanda en trámite, y el grupo más numeroso, de unos 2 millones de personas, es el de quienes no se presentaron a la Justicia, pero se les reconoce que cobran menos de lo que deberían, si se toma en cuenta lo dicho por los jueces de la Corte Suprema en sus fallos.

Las sentencias a las que se busca dar cumplimiento con este plan son cuatro, aunque las que abarcan a más personas son dos: el caso Badaro, que estableció que todas las jubilaciones debieron haber aumentado entre 2002 y 2006 no menos que la variación que tuvo un índice salarial; y Elliff, una causa en la cual se determinó que deben actualizarse los valores históricos de las remuneraciones de los últimos 10 años de vida laboral de la persona, que son considerados en el cálculo del haber inicial. Las otras dos causas son “Sánchez” y “Monzó”.

En el recálculo del haber inicial, se actualizarán los salarios de los últimos diez años trabajados en función de la evolución que tuvo un índice llamado remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (Ripte), que publica la cartera laboral. Los jueces previsionales, en cambio, disponen en sus fallos, y a partir del caso Elliff (en el que, según destacan en la Anses, se reconoce como una facultad del organismo elegir un parámetro de ajuste), la utilización del índice de salarios básicos de la industria y la construcción (Isbic), que tuvo por lo general una variación más alta. Esto determinará diferencias entre lo que está próximo a ofrecer el Gobierno y lo que podría conseguirse en un juicio.

 

Otra diferencia surgirá, en algunos casos, por el hecho de que el plan de reparación aplicará un tope, que es el haber máximo que rige para el sistema. Ese valor hoy es de $ 36.330 mensuales y se elevará en septiembre por el régimen de movilidad.

Un factor a tener en cuenta al analizar la aceptación o no del plan -que, según cálculos de la Anses, derivará en una mejora promedio del ingreso de un 40%- es en qué estado está el juicio, en caso de exisitir. Y el hecho de que se cuente o no con una sentencia firme. En el Gobierno afirman que, a la par de la implementación de este plan, continuarán liquidando los fallos que le van llegando desde la Justicia, y para lo cual este año se presupuestaron $ 12.500 millones.

El programa contempla el reconocimiento de una retroactividad sin límite temporal para quienes tengan sentencia firme, en tanto que ese pago se limitará a cuatro años en el caso de quienes estén con un juicio en trámite (se cuentan dos años hacia atrás desde el momento de la notificación de la demanda a la Anses, más el tiempo que haya transcurrido luego).

Los montos retroactivos (que surgen de la diferencia entre lo que se debió haber cobrado según el nuevo cálculo y lo que se cobró efectivamente) se percibirán de la siguiente manera: 50% en efectivo y 50% en cuotas trimestrales que se pagarán durante 3 años y serán actualizadas cada 6 meses por el índice de movilidad.

Para quienes no iniciaron juicio hasta el 30 de mayo pasado, no habrá retroactividades. El nuevo haber será reconocido desde la fecha de aceptación formal de la propuesta, aunque la fecha de inicio del cobro dependerá de cuánto demore el paso de la homologación judicial.

Cómo funcionará el sistema

Paso a paso para hacer la consulta

Inicio de la consulta en internet: ingresar a www.anses.gob.ar y tras clickear en el apartado Mi Anses, generar una clave de la seguridad social

Datos para actualizar: clickear en el ícono de Contacto (este ícono representa un pequeño teléfono) y actualizar los datos personales

Registro de huella digital: si aún no lo hizo, registrar la huella digital en el banco donde cobra los haberes o en alguna oficina de atención de la Anses

Consulta sobre el ajuste: consultar en la pagina si corresponderá o no un reajuste del haber

Firma del acuerdo: en septiembre, al conocer la oferta de pago, se podrá aceptar el acuerdo; se firmará con la huella digital del beneficiario y de su abogado

Paso por el juzgado: el acuerdo se transferirá por vía electrónica al fuero de la seguridad social, donde un juez deberá homologarlo

Listo para el cobro: se empezará a cobrar el haber actualizado y, de corresponder, el 50% de la retroactividad; el 50% restante se cobrará en cuotas

Subir la edad no está en la agenda

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo que “no está planteado el debate” de subir la edad jubilatoria, y si bien destacó que “es importante crear una comisión para debatir el futuro del sistema previsional”, sostuvo que “no hay ningún punto de agenda con la edad en este momento”. Peña se refirió así a declaraciones del director del PAMI, Carlos Regazzoni, que en el ciclo LA NACION pm había dicho que “las personas de 65 años están muy bien y pueden seguir trabajando”. “Hoy por hoy, no hemos planteado ese debate”, dijo Peña al diario El Tribuno, de Salta.

Fecha: 25/07/2016

Juicios de Jubilados: tendrán prioridad los mayores y quienes se inscriban antes

Haberes previsionales. La ANSeS tomará en cuenta el momento en que el beneficiario adhirió al programa

Por: Ismael Bermúdez

Para: Diario Clarín

Para el pago de los retroactivos y de los reajustes de haberes de los jubilados y pensionados, la ANSeS tomará en cuenta el momento en que el beneficiario adhirió al programa a través de Internet, aunque sea citado para completar el trámite mucho más tarde.

Así le confirmó a Clarín el titular de la ANSeS, Emilio Basavilbaso. “Con respecto a los plazos del Programa de Reparación Histórica hemos establecido un orden de prelación donde los mayores de 80 y aquellas personas con problemas graves de salud serán los primeros casos en atender. Esto ocurrirá desde septiembre, una vez que se inicie el proceso técnico de adhesión, hasta fin del corriente año. Ahora, aquellos que adhieran al programa a partir de septiembre pero que no estén comprendidos dentro de este grupo de prelación y reciban un turno para iniciar el trámite de aceptación o no de la propuesta el año que viene, a los efectos remunerativos, se tomará como punto de partida del trámite a partir de la aceptación de la propuesta vía web. Es decir, no habrá ningún perjuicio económico para quienes no ingresen en el mencionado orden de prelación de mayores de 80 años y cuyos procesos de adhesión figuren para 2017”.

La deuda y el reajuste de haberes conformados será actualizado hasta el momento del pago por los coeficientes de la movilidad previsional.

Para acceder a la propuesta de la ANSeS, durante julio y agosto de desde Mi ANSES (www.anses.gob.ar) – para lo cual se requiere clave de la Seguridad Social–se deberán actualizar los datos personales, como domicilio, teléfono o e-mail . También habrá que registrar la huella dactilar en el Banco en el que cobran habitualmente la jubilación.

Luego en septiembre, la ANSeS se irá comunicando con los jubilados para informarles la oferta, cómo seguir el trámite, dar la conformación a la propuesta y la homologación ante la Justicia.

Los primeros jubilados que hayan aceptado la propuesta, empezarán a cobrar en noviembre el nuevo haber y el retroactivo.

Los alcanzados por el Programa son:

* Los que hicieron juicio y tienen sentencia firme: cobran el 50% al firmar el acuerdo y el otro 50% en cuotas, que se ajustarán de acuerdo a la Ley de Movilidad.

* Quienes hicieron juicio pero no tienen sentencia firme: se les actualizará el haber a partir de la homologación del acuerdo y se les reconocerá hasta un tope de 4 años de retroactividad.

* Los que no hicieron juicio se les reajustará el haber mensual desde la fecha de ingreso al programa.

Críticas de abogados

En relación al Programa de pagos de la ANSeS, la Asociación de Abogados de Buenos Aires dice que “un importante número de jubilados continuarán con sus juicios y muchos más decidirán esperar el pago de la sentencia porque el monto de aumento de haber actual que se ofertará será una suma inferior, en algunos casos muy inferior, a la que el jubilado obtendría de continuar el juicio y mucho más si ya cuenta con sentencia firme”.

La oferta, según la entidad de abogados porteños, arrojará un monto menor por tres razones: * Por la elección de un índice de actualización de remuneraciones diferente y notablemente menor al contemplado por la Corte Suprema.

* Por el mantenimiento, en el cálculo del haber jubilatorio, de topes y quitas que han sido declarados inconstitucionales por el Supremo Tribunal.

* Por la falta de actualización de los montos del tope máximo jubilatorio y de la remuneración imponible máxima.

Fecha: 11/07/2016