Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Archivo para Haber mínimo

Rentas vitalicias: jubilados que cobran menos que el haber mínimo, la otra cara de los reclamos tras el fin de las AFJP

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Desde hace más de una década hay un grupo de jubilados y pensionados que aportaron en su momento al sistema previsional (aportaron ellos o las personas fallecidas por las que se generó el derecho al ingreso) y que, sin embargo, cobran un ingreso mensual inferior al haber mínimo (en muchos casos, muy inferior) y no reciben los aumentos por movilidad que se les da a la generalidad de los beneficiarios del régimen nacional.

Se trata de quienes perciben una Renta Vitalicia Previsional (RVP) -una de las modalidades que había previsto el eliminado sistema de capitalización para el cobro de prestaciones- y no obtuvieron una sentencia judicial para que se les reconozcan sus derechos en particular. La Corte Suprema, de hecho, ya estableció que se les debe pagar a esas personas respetando la garantía de ingreso mínimo (eso fue dicho en la causa “Etchart” de octubre de 2015) y con ajustes por movilidad general (fallo de la causa “Deprati”, de febrero de 2016). Para lograr que eso se cumpla, cada uno debe ganar su litigio.

Estas personas son la otra cara de los reclamos que recibe el Estado a partir de la reforma de la ley previsional de 2008, propuesta por el entonces director de la Anses, Amado Boudou en el gobierno de Cristina Kirchner, y aprobada por el Congreso aceleradamente y sin análisis de lo que significaría en varios aspectos.

En los últimos días tomaron visibilidad las demandas hechas ante el Ciadi (el tribunal del Banco Mundial) por los accionistas de dos de las empresas que en su momento fueron administradoras de fondos de jubilaciones y pensiones (AFJP): Orígenes, que había sido comprada por la aseguradora holandesa ING, y Met (de Metropolitan Life) que se había lanzado al mercado años después del inicio del régimen de capitalización.

La ley 26.425 incluyó disposiciones sobre la compensación que se daría a los dueños de las administradoras. Sin embargo, esa letra de la normativa nunca se cumplió y, por eso, varias compañías iniciaron años atrás demandas en la justicia local.

Tampoco se dio cumplimiento a lo que la ley dispuso con respecto a cómo serían reconocidos, a favor del bolsillo de los exafiliados, los aportes hechos en forma voluntaria. Sobre este punto, la Corte ordenó en un fallo de 2014 que, al no haberse puesto en práctica el mecanismo aprobado a propuesta del propio gobierno de entonces, debía concretarse una devolución directa de los ahorros.

Dejados al margen

En el caso de quienes cobran rentas vitalicias, el problema se dio no por incumplimiento de las normas, sino por lo que la propia ley resolvió.

La reforma de 2008 dispuso la eliminación del esquema mixto que había estado vigente desde julio de 1994, en el que convivían un sistema de reparto gestionado por el Estado y uno de capitalización (del que participaban actores privados y el propio Estado, al ser dueño de un par de AFJP). Quienes estaban en esta segunda alternativa, derivaban sus aportes personales a una cuenta individual, en tanto que las contribuciones patronales iban a la gestión estatal.

Con el final del régimen, se traspasaron de capitalización a reparto no solo los saldos de las cuentas de ahorro de los afiliados (que hoy integran un fondo de garantía) y los aportes corrientes, sino también las prestaciones de quienes estaban cobrando por una de las modalidades vigentes: la de un retiro mensual de fondos que seguían bajo gestión de una AFJP.

Pero existía otra modalidad: la de cobrar una renta vitalicia previsional contratada en una compañía de seguros. La reforma resolvió que las personas que estaban en este sistema siguieran sin cambios, es decir que el Estado no asumió compromisos ni les exigió nada a las aseguradoras.

Los afectados son quienes cobran una renta en forma pura, es decir, quienes no tienen ninguna parte de su ingreso que dependa del Estado (esto último ocurre cuando el aportante había contribuido en algún momento al sistema de reparto de entonces o, incluso, al régimen anterior a 1994). Según la Superintendencia de Seguros de la Nación, en diciembre (último dato disponible) había casi 120.400 rentistas. De ellos y de acuerdo con datos de la Anses, alrededor de la mitad percibe un ingreso mensual inferior al haber mínimo.

El monto de las rentas no se mantiene congelado, pero sube a ritmo bajo y según una tasa definida todos los meses por la citada superintendencia. Por ejemplo, en los últimos doce meses para los que hay datos (abril de 2018 a marzo de 2019) esa tasa fue, en promedio, de 2,2% mensual, con un acumulado de 26,4%. En ese período anual, la inflación fue el doble (54,7%) y los jubilados y pensionados de la Anses recibieron una recomposición nominal de 35,9%.

Pero, además, a la tasa mensual se le descuenta un 0,33%, porque según disponía la normativa, cuando el saldo acumulado en una AFJP era transferido a la compañía de seguros de retiro para que desde allí se hiciera luego el pago de la renta vitalicia, se le sumaba una cifra equivalente a tener un 4% anual de rentabilidad. Y ese agregado es considerado un anticipo, que luego es descontado de la actualización mensual.

En la causa “Deprati”, analizada por la Corte para disponer la aplicación de la movilidad general, se calculó que entre febrero de 2008 y agosto de 2015 el ingreso en cuestión había recibido una recomposición de apenas 87%, mientras que en igual lapso las jubilaciones generales habían subido 495,4%.

A muchos, mes a mes, los sigue afectando con fuerza esa brecha.

Fecha: 10/06/2019

Anuncios

Más de un millón de jubilados tendrán un aumento de 8,37% en septiembre

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Para un grupo de alrededor de 1,2 millones de jubilados y pensionados de la Anses, el incremento de haberes que recibirán en septiembre será de 8,37% y no del 6,68%, que es el porcentaje establecido según la normativa de movilidad trimestral. Así, hay quienes pasarán de un ingreso de $8096 (o algo superior a esa cifra) a $8774, que regirá entre septiembre y noviembre próximos.

La diferencia se dará por la aplicación de la garantía de 82% del salario mínimo, vital y móvil. Esta variable aumentará el mes próximo de $10.000 a $10.700, según lo anunciado el miércoles por el Ministerio de Trabajo. A partir de la vigencia de ese nuevo ingreso, entonces, para algunos jubilados el ingreso mensual no podrá ser inferior a $8774, cifra que equivale a $137 más con respecto al nuevo haber mínimo de $8637, que percibirán quienes no están alcanzados por la garantía legal.

La condición para estar dentro del grupo de jubilados con ingresos garantizados es no haber accedido a la prestación previsional mediante una moratoria de aportes.

En diciembre, en tanto, el salario mínimo pasará a $11.300. En este caso no volverá a aplicarse una suba por la garantía legal porque el aumento de haberes según el índice de movilidad será de 7,7% y, por lo tanto, el haber mínimo general llegará aproximadamente a $9302, una cifra que es superior al 82% de esos $11.300 (que es $9266).

El año cerrará, de esa manera, con un alza nominal acumulada de alrededor de 28,4%, un porcentaje que se ubicaría unos tres puntos por debajo de la inflación si se siguen las proyecciones de los economistas.

El camino ascendente que tomó el nivel de inflación (sobre todo a partir del proceso devaluatorio iniciado en abril) y el hecho de que los salarios no compensarían la suba de precios, son los dos hechos que se combinan para provocar que los haberes jubilatorios pierdan, este año, poder adquisitivo.

Fecha: 13/08/2018

 

Suben $100 este mes los haberes de más de un millón de jubilados

La suba será por la ley que establece que debe garantizarse el 82% del salario mínimo

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Poco más de un millón de jubilados recibirán este mes una suba en sus haberes de aproximadamente $100. Esto será por la aplicación de la ley 27.260, la misma que modificó el mecanismo de movilidad previsional. En uno de sus artículos, la normativa dispone garantizar que ningún jubilado o pensionado que haya obtenido su prestación sin recurrir a una moratoria por partes impagos, puede ganar menos que el 82% del salario mínimo, vital y móvil.

A partir de este mes, el ingreso básico para los trabajadores asalariados se incrementa de $9.500 a $10.000, según lo que ya se había establecido el año pasado por decreto. Entonces, el monto garantizado para las jubilaciones que gestiona la Anses se eleva de $7.790 a $8.200.

Como actualmente el haber mínimo es de $8.096 en bruto (se ubica en esa cifra a partir del mes pasado, por aplicación del ajuste del 5,69% derivado de la ley de movilidad), la diferencia que, como máximo, verán los jubilados en sus bolsillos será de alrededor de $100, una vez descontado el aporte al PAMI, del 3%.

Quedan al margen de esta disposición quienes obtuvieron su ingreso mensual tras haber adherido a un plan de moratoria. De esta manera, durante este mes y el próximo regirán en la práctica dos haberes básicos, porque los no alcanzados por la garantía seguirán con un ingreso mínimo de $8.096.

Los que sí recibirán el aumento serán los beneficiarios de 1.112.987 prestaciones, según señalaron fuentes de la Anses. De ese total, hay 487.484 jubilaciones y 625.503 pensiones.

En septiembre, en tanto, habrá una nueva recomposición que será de alrededor de 6,7%, con lo cual la jubilación mínima se ubicará en aproximadamente $8638 (el índice todavía no fue formalizado, pero ya es posible hacer el cálculo porque fueron publicados los valores de las variables que son parte de la fórmula).

Esa cifra es superior a la del ingreso garantizado, por lo cual y en principio, en el noveno mes del año quedaría unificado nuevamente el haber más bajo que cobran los jubilados y pensionados. De todas formas, habrá que ver si para entonces entra en vigencia un nuevo salario mínimo (no hay nada dispuesto aún), lo cual modificaría el escenario.

El martes próximo, 10 de julio, comienza el calendario de pago de las jubilaciones de la Anses. Ese día será el turno de quienes cobren haberes de hasta $9201 y tengan un CUIT terminado en 0. Luego se irán sumando progresivamente los pasivos con ese nivel de ingreso, para quienes el calendario terminará el día 23. Los que perciben un ingreso de más de $9201 podrán retirar su dinero entre los días 24 y 30 de este mes, dependiendo la fecha exacta del número con el que termine el CUIT.

La garantía del 82% rige solamente para ingresos bajos, ya que la comparación se establece con el salario mínimo, vital y móvil, y no con la remuneración cobrada en actividad por cada persona que se jubila. La primera vez que se aplicó este esquema fue en enero de este año. En ese mes, el monto garantizado quedó fijado en $7790, ya que en ese momento el menor ingreso para los trabajadores asalariados se había elevado de $8.860 a $9.500.

Fecha: 16/07/2018

Qué jubilados cobran una mejora desde este mes

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

La Anses comenzó a pagar el miércoles último los haberes jubilatorios de enero, que incluyen mejoras para quienes, por lo dispuesto en la ley 27.426, quedaron cubiertos por la garantía de no cobrar menos del 82% del salario mínimo, vital y móvil. Este grupo de jubilados comenzó a cobrar el día 10 de este mes y el calendario se extiende hasta el martes 23.

-¿Cuántos y quiénes son los que reciben el aumento de haberes?

-Según datos del organismo previsional, son 1.328.707 casos. Se trata de quienes hasta diciembre percibieron un haber inferior a $7.790 (la jubilación mínima, de $7.246, o un ingreso de hasta un 7,5% más) y no obtuvieron su prestación mediante la adhesión a una moratoria. Según la ley, la garantía rige solamente para quienes acumularon al menos 30 años de aportes. Sin embargo, ahora se aclaró que quienes -sin haber recurrido a una moratoria- obtuvieron su derecho con menos años de contribuciones (por tratarse de un régimen particular o de pagos por invalidez o fallecimiento) están incluidos.

-¿De cuánto es la mejora?

-Este mes, y según lo dispuesto a mediados del año pasado, el salario mínimo subió de $8860 a $9500. Por eso, el ingreso jubilatorio garantizado es de $7.790. El incremento del haber para quienes cobran la mínima es de $544 o de 7,5%. Para quienes cobran algo más y están alcanzados por esta medida, ese monto y el porcentaje se reducen. En el promedio de todos los casos, el aumento es de $528.

-¿Qué pasará en marzo con los ingresos de estos jubilados?

-Quienes hasta ahora cobraban hasta $7.370, percibirán $7.790 entre marzo y mayo, igual que en enero y febrero. Quienes cobraban más de $7.370, sí recibirán algo más desde marzo. ¿Por qué? Porque el 5,7% (el ajuste por movilidad que se aplicará en el tercer mes del año) se calculará sobre el haber previo a que se aplique la garantía, es decir, sobre lo cobrado en diciembre. Y se pagará el monto que resulte más elevado, al compararse ese ingreso de diciembre más un 5,7% con el haber garantizado. Por ejemplo, para la jubilación mínima el nuevo índice de movilidad arroja para marzo un ingreso de $7659: entonces, se seguirán pagando los $7.790 de la garantía (que es un monto mayor). Pero para un haber de $7.500 a diciembre, el alza de 5,7% arroja $7.927,50, que es más que los $7.790 (entonces, se pagarán $7927,50).

-¿Qué pasará con los siguientes aumentos por movilidad?

-La nueva ley prevé dar reajustes en marzo, junio, septiembre y diciembre. En junio próximo, la garantía seguirá en $7.790. Suponiendo que el índice de movilidad sea de 6%, el haber mínimo (que sin la garantía será en marzo de $7.659), se iría a $8.118. Entonces, en todos los casos se recibiría el reajuste. En julio, el salario mínimo llegará a $10.000. Por tanto, el ingreso jubilatorio garantizado será de $8200 y, nuevamente, en ese mes deberá haber una suba para los alcanzados por la garantía legal.

Fecha: 16/01/2018

Este mes, 1,3 millones de jubilados recibirán un aumento de hasta $ 544

Por la entrada en vigor de la nueva ley previsional, el Estado debe garantizar que no se cobre menos que el 82% del salario mínimo, que sube a $ 9500; quedan al margen quienes hayan obtenido su prestación con una moratoria

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Desde pasado mañana, algo más de 1,3 millones de jubilados y pensionados cobrarán sus haberes mensuales con un incremento de hasta $ 544 (en promedio será de $ 528) respecto de lo que percibieron hasta diciembre. Se trata de las personas que quedaron alcanzadas por la garantía de no cobrar menos que el 82% del salario mínimo, vital y móvil, tal como lo dispuso la controvertida ley previsional aprobada en los últimos días de 2017.

Este mes, y según ya estaba dispuesto, el salario mínimo sube de $ 8860 a $ 9500. De esta manera, el ingreso jubilatorio garantizado, que no rige para quienes hayan accedido a su prestación a través de una moratoria, queda en $ 7790 (que es el 82% de los $ 9500).

Según informó hoy la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), las personas alcanzadas por este próximo aumento serán 1.328.707, en tanto que la medida implicará una erogación para el Estado de $ 697 millones. La mejora llegará a los bolsillos de quienes se hayan jubilado tras haber hecho aportes al menos durante 30 años, aunque también –según se aclaró- a quienes cobren una prestación por invalidez o por fallecimiento, derivada de haber existido aportes en forma regular (aún sin que se cumpla ese requisito de los 30 años), y también a quienes accedieron a la jubilación con una cantidad menor de aportes, porque el régimen de su actividad específica así lo permitía (por tareas insalubres, por ejemplo).

A partir de ahora, cada vez que se eleve el monto del salario mínimo también deberá cumplirse con esta garantía de la ley 27.426. En marzo, cuando se aplique el incremento de haberes jubilatorios según la fórmula de movilidad, muchas de estas personas no volverán a recibir una mejora, sino que seguirán cobrando el ingreso de $ 7790 mensuales. Sí cobrarán alguna diferencia quienes en diciembre tenían un haber tal que, al sumarse la suba del 5,7% (el resultado que da la fórmula de movilidad para el tercer mes del año), resulte superior a la cifra que cobrarán este mes.

De esta manera, quienes perciben el haber mínimo, de $ 7246 y estén incluidos en la garantía, cobrarán $ 7790 como ingreso mensual al menos hasta mayo (porque la suba por movilidad de marzo, aplicada sobre el ingreso de diciembre, da un monto inferior al 82% del salario mínimo). En cambio, alguien que hasta diciembre cobraba $ 7600 y ahora le aumentan a $ 7790, en marzo comenzará a percibir un haber mensual de $ 8033, que es la cifra que resulta de aplicar el 5,7% al ingreso cobrado en diciembre.

El próximo aumento del salario mínimo está previsto para el mes de julio. Entonces, ese número de referencia se irá a $ 10.000 y, por lo tanto, el ingreso jubilatorio garantizado será de $ 8200. Como, según se estima, el haber mínimo no habrá alcanzado para ese entonces esa cifra (tras los aumentos previstos para marzo y junio), en ese mes deberá nuevamente ponerse en práctica el pago de un adicional para cumplir con la garantía prevista por la ley.

Fecha: 8/01/2018