Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Archivo para Fallo Corte Suprema

Según la Corte Suprema de Justicia, no hay un porcentaje fijo entre la jubilación y el salario

La Justicia le había otorgado a un jubilado un “piso” del 70%, pero la ANSES apeló y la Corte le dio la razón al organismo previsional

Por unanimidad, la Corte Suprema de Justicia hizo lugar a un recurso extraordinario presentado por la ANSES y estableció que las jubilaciones se determinan en base a distintas variables, sin fijar un piso ni un porcentaje fijo con relación al sueldo que tenía en la actividad, en este caso del 70 por ciento. Así lo decidieron Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz Fue la causa “Benoist, Gilberto c/ ANSES s/ Previsional ley 24.463”. Benoist se había desempeñado como jefe en el Banco del Chaco e inició su demanda de reajuste porque entendió que la jubilación que percibía no guardaba la debida relación con los ingresos en actividad.

La Justicia de Resistencia, Chaco, determinó que ante la ausencia en la ley de jubilaciones de un piso jubilatorio en relación al salario, el beneficio no podía ser inferior al 70% del promedio de las remuneraciones actualizadas de los últimos 10 años, y “que cualquier guarismo inferior resultaba insuficiente y confiscatorio”. Ese 70% era el que se había fijado en la ley de jubilaciones, para el retiro por invalidez y la pensión por fallecimiento, porcentaje que además existía en la ley anterior, la 18.037.

Además, recordaron que la actual ley de jubilaciones 24241 dice que “las disposiciones de las Leyes 18.037 y 18.038 y sus complementarias, que no se opongan ni sean incompatibles con las de esta ley, continuarán aplicándose supletoriamente en los supuestos no previstos en la presente, de acuerdo con las normas que sobre el particular dictará la autoridad de aplicación”. Y que “la omisión de ese porcentaje en la ley de jubilaciones “debía suplirse por similitud con las restantes prestaciones y en base a una exégesis progresiva del derecho”. La ANSES cuestionó la decisión de la Cámara del Chaco porque, sostuvo, que los jueces se habían excedido al fijar ese piso destacando que en la actual ley de jubilaciones, 24.241 vigente desde 1994, la “más importante innovación ha sido la eliminación de la tasa de sustitución salarial, complementada con la prohibición de toda referencia a una relación fija con las remuneraciones”. Al fundamentar su sentencia, la Corte Suprema reiteró su doctrina sobre que “no cabe presumir que el legislador haya actuado con inconsecuencia o imprevisión al dictar las leyes”. Y fundamentó su decisión en que en la ley 24.241 “no resulta necesaria la existencia de un porcentual para calcular el monto del beneficio” y que el actual régimen jubilatorio “no se basa en una tasa de sustitución expresa y aplicable a todos los beneficiaros” sino que depende de la cantidad de servicios con aportes y del nivel de las remuneraciones. Además, un componente del cálculo de la jubilación inicial – la PBU (Prestación Básica Universal) es una suma fija “independiente de las remuneraciones individuales” lo que lleva a que “los sectores de menores ingresos” puedan alcanzar porcentajes en relación a sus salarios superiores a los porcentajes de quienes percibieron remuneraciones más elevadas.

Fuente: i-Profesional

Fecha: 15/06/2018

Anuncios

La Corte avaló que se calculen las jubilaciones con un tope

Los jueces consideraron que, para estimar los haberes, no puede considerarse una parte del salario sobre la que no se aportó

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

La Corte Suprema de Justicia declaró, por voto unánime, que es válida la aplicación de topes salariales para el cálculo de los haberes jubilatorios iniciales. Y de esta manera, revirtió lo dispuesto por sentencias en las cuales los jueces de la Cámara Federal de la Seguridad Social habían declarado la inconstitucionalidad de la utilización de esos valores máximos y habían ordenado a la Anses hacer un recálculo del ingreso inicial de los demandantes.

En el juicio iniciado por el jubilado Alberto Gualtieri (el litigante del primer expediente en el que se pronunció la Corte, aunque no el único), los jueces de segunda instancia habían señalado en su momento que el límite aplicado en el cálculo del ingreso atentaba contra una “proporción justa y razonable que debe existir entre los ingresos de pasividad y de actividad”. Ese desfase había ocurrido, en gran medida, por una situación particular: la desactualización que sufrió el tope salarial para el cálculo del aporte previsional durante varios años, una situación que sólo se corrigió en 2007, cuando nominalmente -y en tiempos inflacionarios- las remuneraciones ya habían crecido en forma significativa desde el momento en que se había fijado inicialmente esa cifra tope. 

Según lo dispuesto por la ley 24.241, para definir de cuánto será el haber previsional en cada caso, se calcula en primer lugar el promedio de las remuneraciones de los diez últimos años en los que se hicieron aportes. Luego se calcula el 1,5% de ese promedio y se multiplica la cifra resultante por la cantidad de años con contribuciones.

Para hacer la primera cuenta se considera, para cada período, la remuneración sobre la cual se aportó al sistema previsional. El salario sujeto a aportes tiene un tope legal: actualmente, por ejemplo, el descuento del 11% con destino al sistema jubilatorio en el sistema que gestiona la Anses se hace sobre un salario tope de $ 72.289,62 y se actualiza periódicamente según el índice de movilidad. Quien cobra un salario bruto equivalente o superior a esa cifra, siempre aporta un monto fijo: $ 7951,86 (11% de aquella cifra).

En el momento en que se jubiló Gualtieri, su ingreso se vio particularmente afectado porque el tope para aportar se mantuvo congelado en $ 4800 durante casi todo el período que entró en consideración para el cálculo de su haber mensual. Según el fallo, de hecho, se le consideró el lapso de 1998 a 2008. Al subir el valor nominal de los salarios, la falta de actualización de aquella variable provocó, por un lado, que los trabajadores dependientes con ingresos más altos hicieran aportes equivalentes a un porcentaje cada vez menor de sus salarios y, por el otro lado, que al alcanzarse la edad jubilatoria las prestaciones también se alejaran demasiado de los últimos salarios cobrados en actividad. Esto último es lo que provocó reclamos judiciales.

“Permitir que el trabajador que cotizó sólo por una parte de su salario de actividad en virtud del límite contenido en el artículo 9° de la ley 24.241 obtenga una prestación que incluya las sumas por las que no contribuyó al sistema constituiría un verdadero subsidio, contrario a la protección del esfuerzo contributivo realizado por el conjunto de los afiliados”, sostiene en contra de la pretensión del jubilado el fallo de la Corte Suprema, firmado por los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.

Los jueces observaron, además, que la fijación de un tope para hacer aportes no obligó a Gualtieri a ir inevitablemente a una pérdida de la relación entre lo ganado en actividad y lo percibido como pasivo. ¿Por qué? Porque, según recuerdan, en aquellos años el régimen previsional incluía la opción por la capitalización y, dentro de este sistema, se permitía hacer aportes voluntarios por arriba del porcentaje obligatorio dispuesto por ley. Según la sentencia, el jubilado no ejerció la opción “que le hubiera permitido alcanzar” una tasa de sustitución “razonable”.

Fecha: 26/05/2017