Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Archivo para Aumento jubilaciones

Las jubilaciones subirían 28,4% en el año, pero perderían frente a la inflación

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

La última recomposición que recibirán este año los jubilados y pensionados de la Anses será, en diciembre, de alrededor del 7,7%. Así, en el primer año de aplicación de la nueva ley de movilidad, los ingresos tendrán un aumento del orden del 28,4%. Así, la suba quedará por debajo de la inflación, al menos si se compara el índice con las estimaciones que hacen los economistas respecto del alza de los precios.

Anteayer, el Gobierno oficializó, con una resolución publicada en el Boletín Oficial, el incremento de 6,68% que habrá en septiembre. Ese mes la jubilación mínima pasará a ser de $8637,14 y la máxima llegará a $63.277,21.

El nivel de alza de diciembre no es aún un dato oficial, sino que surge de hacer el cálculo con las variables que la ley dispone utilizar. Ayer se conoció que en el segundo trimestre de este año los salarios tuvieron una suba de 5,4%, y ese es uno de los datos que integran la fórmula. El índice utilizado es el de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte).

Con la suba del último mes del año, la jubilación mínima subiría a un valor algo superior a los $9300, en tanto que el haber máximo llegará a poco más de $68.100. En el porcentaje mencionado se elevarán también los pagos del salario familiar y la asignación universal por hijo, que pasará a algo más de $1800.

Con la movilidad trimestral también se elevan todos los montos de las asignaciones familiares y los ingresos que definen los rangos para cobrar una determinada cifra u otra (la excepción es el tope salarial para acceder a la prestación por hijo, que a partir de ahora solo se actualizará una vez por año). Y suben, además, los aportes de los autónomos y el salario tope para calcular los aportes a la seguridad social.

El relevamiento de expectativas que publica el Banco Central sobre la base de consultas a economistas indicó en su última edición que la evolución del nivel de precios esperada para todo 2018 es de 31,7%, en promedio. Así, la recomposición de los haberes jubilatorios y las prestaciones por hijo quedará más de tres puntos por debajo de la suba de precios. La pérdida de poder adquisitivo de los ingresos, sin embargo, es mayor aun si se tiene en cuenta que, antes de la aplicación de la nueva modalidad, los jubilados habían tenido su último aumento en septiembre de 2017.

El índice de movilidad jubilatoria se calcula considerando el 70% de la evolución trimestral de los precios minoristas y el 30% de la variación de los salarios según el Ripte. En el caso del aumento de diciembre, los datos que se miran son los del período de abril a junio pasados.

Fecha: 09/08/2018

Anuncios

Las jubilaciones subirán un 6,67% en septiembre y la mínima rondará los $8.630

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

La recomposición de los haberes jubilatorios del mes de septiembre será de 6,67 por ciento. El porcentaje surge de aplicar la fórmula de movilidad que rige desde marzo de este año y que contempla la variación que tuvieron en un trimestre determinado la inflación (de eso se toma el 70%) y los salarios según el llamado índice Ripte (se considera el 30%).

Con la aplicación de ese incremento, la jubilación mínima será a partir del noveno mes del año de aproximadamente $8.630. El alza se sumará al de 5,69% que se dará en junio, cuando el haber básico se irá de los actuales $7.660 a alrededor de $8.096.

En marzo, en tanto, se había otorgado un 5,71 por ciento. De esta manera, en el año la suba nominal acumulada será, al noveno mes, de alrededor de 20 por ciento. Como la ley aprobada en medio de un intenso conflicto a fines de 2017 prevé ajustes trimestrales, habrá luego un siguiente y último incremento por el año 2018, que llegará en diciembre.

En el caso del alza de septiembre se considera, para el cálculo del índice, lo ocurrido con la inflación y los salarios en el primer trimestre del año. Así, el número resulta de lo que pasó entre enero y marzo últimos con el índice de precios al consumidor y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte). Y el aumento para los jubilados resulta, entonces, de un nivel que empata con la inflación del período tomado como referencia.

Con los haberes de junio no habrá diferenciación entre el haber mínimo que cobran quienes accedieron a su jubilación tras haber hecho todos los aportes y quienes obtuvieron el beneficio a través de una moratoria. La garantía de un haber equivalente al 82% del salario mínimo que rige solo para el primer grupo, se mantiene en $7.790, por lo que quienes ahora están cobrando esa cifra pasarán a cobrar, el mes que viene, unos $8.096. Y en julio, al haber un nuevo aumento del salario mínimo, comenzarán a percibir $8.200.

Además de las jubilaciones y pensiones gestionadas por la Anses, con la aplicación del índice de movilidad también suben las pensiones no contributivas, la Pensión Universal para el Adulto Mayor, las asignaciones familiares y los salarios topes para cobrarlas, y la Asignación Universal por Hijo. Por otra parte, se elevan los aportes jubilatorios de los autónomos y, en el caso de los asalariados, las remuneraciones máximas para el cálculo del aporte personal que tiene por objetivo financiar el sistema de la seguridad social.

Fecha: 16/05/2018

Este mes, 1,3 millones de jubilados recibirán un aumento de hasta $ 544

Por la entrada en vigor de la nueva ley previsional, el Estado debe garantizar que no se cobre menos que el 82% del salario mínimo, que sube a $ 9500; quedan al margen quienes hayan obtenido su prestación con una moratoria

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Desde pasado mañana, algo más de 1,3 millones de jubilados y pensionados cobrarán sus haberes mensuales con un incremento de hasta $ 544 (en promedio será de $ 528) respecto de lo que percibieron hasta diciembre. Se trata de las personas que quedaron alcanzadas por la garantía de no cobrar menos que el 82% del salario mínimo, vital y móvil, tal como lo dispuso la controvertida ley previsional aprobada en los últimos días de 2017.

Este mes, y según ya estaba dispuesto, el salario mínimo sube de $ 8860 a $ 9500. De esta manera, el ingreso jubilatorio garantizado, que no rige para quienes hayan accedido a su prestación a través de una moratoria, queda en $ 7790 (que es el 82% de los $ 9500).

Según informó hoy la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), las personas alcanzadas por este próximo aumento serán 1.328.707, en tanto que la medida implicará una erogación para el Estado de $ 697 millones. La mejora llegará a los bolsillos de quienes se hayan jubilado tras haber hecho aportes al menos durante 30 años, aunque también –según se aclaró- a quienes cobren una prestación por invalidez o por fallecimiento, derivada de haber existido aportes en forma regular (aún sin que se cumpla ese requisito de los 30 años), y también a quienes accedieron a la jubilación con una cantidad menor de aportes, porque el régimen de su actividad específica así lo permitía (por tareas insalubres, por ejemplo).

A partir de ahora, cada vez que se eleve el monto del salario mínimo también deberá cumplirse con esta garantía de la ley 27.426. En marzo, cuando se aplique el incremento de haberes jubilatorios según la fórmula de movilidad, muchas de estas personas no volverán a recibir una mejora, sino que seguirán cobrando el ingreso de $ 7790 mensuales. Sí cobrarán alguna diferencia quienes en diciembre tenían un haber tal que, al sumarse la suba del 5,7% (el resultado que da la fórmula de movilidad para el tercer mes del año), resulte superior a la cifra que cobrarán este mes.

De esta manera, quienes perciben el haber mínimo, de $ 7246 y estén incluidos en la garantía, cobrarán $ 7790 como ingreso mensual al menos hasta mayo (porque la suba por movilidad de marzo, aplicada sobre el ingreso de diciembre, da un monto inferior al 82% del salario mínimo). En cambio, alguien que hasta diciembre cobraba $ 7600 y ahora le aumentan a $ 7790, en marzo comenzará a percibir un haber mensual de $ 8033, que es la cifra que resulta de aplicar el 5,7% al ingreso cobrado en diciembre.

El próximo aumento del salario mínimo está previsto para el mes de julio. Entonces, ese número de referencia se irá a $ 10.000 y, por lo tanto, el ingreso jubilatorio garantizado será de $ 8200. Como, según se estima, el haber mínimo no habrá alcanzado para ese entonces esa cifra (tras los aumentos previstos para marzo y junio), en ese mes deberá nuevamente ponerse en práctica el pago de un adicional para cumplir con la garantía prevista por la ley.

Fecha: 8/01/2018

El recorte a las jubilaciones duplicará lo que se pagó por la Reparación Histórica

Así se desprende de los datos que entregó el Gobierno al Congreso

Por: Gabriel Sued

Para: Diario La Nación

El monto que el Gobierno aspira a restarles a las jubilaciones en 2018 con la reforma previsional es casi el doble de todo lo que se invirtió hasta ahora en la Reparación Histórica desde su implementación, hace casi un año y medio.

El total destinado a ese programa entre julio de 2016 y octubre de 2017, en concepto de retroactivos e incremento de haberes, suma 36.531 millones de pesos, según información confirmada a LA NACION por la Anses, mientras que el Gobierno pretende ahorrarse entre 60.000 y 70.000 millones de pesos con el cambio del índice de movilidad.

Pese a que la fórmula de movilidad propuesta por el Gobierno contempla un pago extra según la evolución del PBI, la Casa Rosada reconoce que los incrementos del año que viene estarán por debajo de lo que determina la ley actual. Es porque el índice ya no estará atado al incremento de salarios y de la recaudación de la Anses, sino a la variación de precios al consumidor, tal como recomendó el FMI.

El resultado final dependerá de la inflación de 2018. Si se cumpliera la meta de ahorro proyectado en jubilaciones para el año que viene, la cifra equivaldría además a los recursos previstos para la Reparación Histórica en el presupuesto 2018. Son 69.773 millones de pesos. Para ejecutar esos fondos, sin embargo, el programa debería llegar a alrededor de 2 millones de beneficiarios, un número muy superior al actual.

La cifra vigente fue brindada por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en su último informe ante el Congreso, el 1º de noviembre. Son 1.154.393 haberes reajustados, sobre un total de 6.500.000 jubilados y pensionados. Esos datos confirman que, transcurridos 16 meses, el programa dista de alcanzar los resultados prometidos: empezó a cobrar menos de la mitad del universo estimado durante el debate de la ley y el porcentaje promedio de aumentos quedó por debajo de lo calculado.

Los actuales beneficiarios representan el 48 por ciento de la meta de 2.400.000 personas que el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, se propuso alcanzar en julio de 2018, justo dos años después de la promulgación de la ley. En sus últimos informes al Congreso, Peña readecuó las metas: los potenciales beneficiarios ahora son 2 millones. Además, indicó que ya se hicieron más de 1.300.000 propuestas, por lo que el número de beneficiarios podría incrementarse en breve. El programa vence en 2019.

El porcentaje promedio de aumento de los que recibieron el beneficio es del 33,5 por ciento, pese a que el Gobierno sostuvo que sería de un 35, 40 o 50 por ciento, según el grupo al que perteneciera el jubilado: sin causa en trámite, con juicio iniciado o con sentencia firme, respectivamente. En septiembre, el haber promedio de los que recibieron el beneficio pasó de 11.131 a 14.860 pesos. El porcentaje promedio, no obstante, viene subiendo: hace 6 meses no alcanzaba el 25 por ciento.

“De parte del oficialismo hubo una sobreestimación de los efectos que tendría el programa y de parte de la oposición, una subestimación”, dijo a LA NACION Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad de la ciudad de Buenos Aires. “El que lo cobra, aunque tenga un aumento del 20 por ciento, está contento, pero la cantidad de beneficiarios se frenó porque no se tuvieron en cuenta las dificultades operativas: muchos de los expedientes deben revisarse a mano”, agregó. Para el experto en derecho previsional Christian D’Alessandro, asesor de la diputada massista Mirtha Tundis, no es esperable que el Gobierno alcance la meta de 2 millones de haberes reajustados. “En los últimos 6 meses la cifra de beneficiarios creció muy poco. Además, la mayoría tuvo aumentos por montos pequeños, de menos de 1000 pesos”, cuestionó. Los últimos datos oficiales proporcionan un panorama más positivo. Dos tercios de los beneficiarios tuvieron una recomposición equivalente a entre un haber mínimo y un haber mínimo y medio, de acuerdo con el momento en que le dieron el alta al reajuste. Hoy, la jubilación mínima es de 7246,64 pesos.

Sólo el 1,4 por ciento de los reajustes por Reparación Histórica fue igual o menor que un haber mínimo. “Unas 400.000 personas salieron de la jubilación mínima gracias a la reparación”, destacó Semino. El defensor de la Tercera Edad advirtió que si desde el año que viene se ajustan los haberes por inflación “el jubilado no va a poder recuperar los 10 puntos que perdió en 2016, ya que la inflación en la canasta del jubilado tiene más impacto que a nivel general”.

Fecha: 23/11/2017

Jubilaciones: en nueve años, con la fórmula vigente, el poder adquisitivo mejoró el 19%

El Gobierno presentó nueva fórmula para actualizar jubilaciones, en base a la inflación y la evolución del PBI. Sin embargo, implicaría que haberes crecerían menos

Por: María Iglesia

Para: Diario El Cronista

Desde 2009, año en el que se puso en vigencia la actual fórmula para calcular la variación de las jubilaciones y se establecieron por ley los factores para actualizarlas, el poder adquisitivo de los haberes mejoró un 19%. El bolsillo de los jubilados hoy tiene posibilidades de comprar un 19% más bienes y servicios que nueve años atrás.

El dato reviste de suma importancia ya que, con la fórmula que el Gobierno presenta al Congreso para calcular las jubilaciones desde el año próximo, los haberes estarían más en línea con la inflación y, por ende, no hubieran visto una mejora en el poder adquisitivo del mismo modo que en los últimos períodos.

La fórmula de movilidad previsional que puso el Gobierno de Mauricio Macri sobre la mesa de discusión contempla cuatro actualizaciones trimestrales, en vez de dos semestrales, tal como es actualmente. La principal variable de ajuste que contempla es la inflación y, luego de intensas discusiones con los gobernadores, el oficialismo cedió y aceptó incorporar también la variación del PBI, para que la mejora sea mayor a la inflación. Lo que los mandatarios provinciales no sabían, ya que no se conocía la letra chica del proyecto, era cuánto más iba a ser ese empujón en los haberes. Muchos se quedaron con sabor a poco cuando conocieron que ese incremento implicaba unos $ 20 más en la mayoría de los casos, cuando traducían que lo que se agregaba era un 5% del crecimiento de la economía en un semestre. Es decir, con una expansión del PBI del 3%, implica un 0,15 % adicional a la inflación del trimestre en cuestión. Además, al tomar la variación del IPC con un rezago de un semestre (para la actualización de marzo de 2018 tomaría los precios de entre junio y septiembre de 2017), los haberes también irían por detrás de los precios.

* Síntesis de inflación de las provincias. / ** EstimadoElaboración propia en base a ANSeS y DEP / El Cronista - P. Fisicaro

Daniel Schteingart, coordinador del área de precios y salarios del Instituto Estadístico de los trabajadores de la UMET, estimó que con la fórmula de movilidad previsional los haberes tuvieron una mejora en el poder adquisitivo del 19% desde 2009. Y, por lo tanto, de haber mediado la actualización en base a la inflación, solamente, el poder de compra de los salarios sería un 19% menor.

De hecho, si se toman en cuenta las variaciones de las jubilaciones en cada período y se la compara con la inflación, de los últimos nueve años, únicamente en dos la variación de los precios superó a los haberes. En cambio, en siete años los haberes mejoraron su poder de compra, lo que se traduce en que desde que está en vigencia la ley de movilidad jubilatoria tuvieran un poder adquisitivo 19% mayor.

La fórmula vigente tiene en cuenta dos variables para actualizar las jubilaciones: las variaciones producidas en los recursos tributarios del SIPA (comparando semestres idénticos de años consecutivos) y, por otro lado, el índice general de salarios determinado por el Indec o la variación del RIPTE índice basado en la Remuneración Imponible promedio de los trabajadores estables.

Diferentes analistas y economistas coinciden en que el cálculo en base a la inflación, aún con el agregado de la variación del PBI, implica menos recursos para el Estado. “El Gobierno podría reducir el gasto previsional en aproximadamente $ 85.000 millones”, reconocen desde la consultora ACM.

De hecho, fue también una recomendación del FMI. “Indexar las jubilaciones a la inflación concretada desde 2019 reduciría el déficit actuarial por alrededor de 20 puntos porcentuales del PBI”, explicaban en el Artículo IV del año pasado.

Fecha: 21/11/2017

 

Cómo está y cómo seguirá el plan de reparación histórica para los jubilados

Hasta ahora cobran un aumento algo más de 1,1 millones de personas, mientras que otras 305.000 esperan una propuesta; nuevo plazo para un trámite

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Por el plan de reparación histórica, son por ahora 1.113.443 los jubilados y pensionados del sistema gestionado por la Anses que cobran sus haberes incrementados según los criterios establecidos por la ley 27.260. Dentro del universo de personas que aún no tienen su ingreso reajustado (pero que están incluidos en el plan, según se les informó), hay 305.846 que no recibieron todavía una propuesta, es decir, no se les dijo de cuánto sería su ingreso mensual y, eventualmente, cuánto cobrarían en concepto de retroactivo, siempre en caso de dar su acuerdo. A continuación, una guía para conocer cómo está el plan y qué trámites deben hacer los jubilados, según cuál sea su situación.

-Si se cobra el aumento sin haber hecho ningún trámite previo, ¿qué pasos hay que seguir?

-La gran mayoría de quienes están percibiendo su ingreso reajustado no hicieron un trámite previo, sino que fueron incluidos en los procedimientos de pago anticipado que dispuso la Anses, tras considerar cuestiones como la edad y los montos implicados en las subas. Como la ley establece que la reparación es un plan de acuerdos entre partes, sí se prevé una gestión posterior. Días atrás, la Anses emitió la resolución 185, en la que se establece que hay plazo hasta el 28 de febrero de 2018 para dar los siguientes pasos, según explicaron en el organismo: 

Si la suba fue menor al 30% del haber mínimo, se deberá aceptar la propuesta (o rechazarla, en caso de así decidirlo) en la página de la Anses (http://www.anses.gob.ar, tras ingresar con la clave de la seguridad social).

Si la suba del haber superó el 30% del haber jubilatorio mínimo, además de hacer esa aceptación en la web, deberá suscribirse el acuerdo con la Anses, que luego será enviado a la Justicia para su homologación.

-¿Cómo sigue el trámite tras aceptarse la oferta en la web?

-Lo siguiente es válido tanto para los casos enunciados en la última parte de la respuesta anterior, como para quienes tienen una propuesta de aumento y necesitan firmar antes un acuerdo para poder cobrarlo (por no estar contemplados en los procedimientos de pago anticipado). Tras la aceptación en la web, el acuerdo se firma con la huella dactilar (salvo casos excepcionales), en una sucursal bancaria que tenga lector de datos biométricos y habilite el trámite, o en una oficina de la Anses (con turno asignado). Deben firmar el jubilado y un abogado que él designe, ambos en la misma terminal y sin que pasen más de 30 minutos entre uno y otro. El pago de los honorarios de este profesional está a cargo del Estado. Luego, el acuerdo es firmado por las autoridades de la Anses y remitido en forma electrónica a la Justicia para su homologación, el último paso antes de que se comience a cobrar el haber reajustado (en los casos en que no hay pago anticipado, claro está).

-¿Cuántas propuestas se aceptaron y cuántas se rechazaron?

-Según la Anses, hay 745.607 aceptaciones y 57.939 rechazos. Y se suscribieron hasta ahora 249.380 acuerdos, de los cuales 156.073 fueron homologados por un juez. El Gobierno estimó que serán, en total, unos 2 millones los jubilados alcanzados por el programa.

-¿Por qué alguien rechazaría la propuesta de aumento?

-El plan prevé la firma de acuerdos, que implican renunciar a la vía judicial para reclamar por un reajuste del haber. Así, si hay un litigio en trámite, ya no seguirá. Y si no se había iniciado demanda, ya no se la podrá iniciar. La causa de un rechazo puede ser el considerar que se obtendría un beneficio mayor en un juicio. Y esto puede ocurrir, según el caso, porque los índices de actualización con los que se hacen los cálculos son diferentes en el plan de reparación histórica respecto de los que ordenan utilizar los fallos judiciales (esta cuestión de los índices fue llevada a la Justicia y la decisión está en manos de la Corte Suprema). Otro factor a considerar para decidir es el tiempo de cobro.

-¿Cómo se puede conocer la oferta de incremento del haber?

-Se ingresa en la página de la Anses con la clave de la seguridad social. El uso de esta clave de identificación permite ver datos particulares (no sólo los del plan de reparación sino también otros; por ejemplo, el detalle de la liquidación mensual de los haberes). La clave puede generarse y habilitarse en la propia página.

-¿Y si aún no hay propuesta?

-Hay quienes aún no tienen una propuesta. Según la Anses, son 305.846 casos “complejos”. Los funcionarios dicen estimar que podrán dar respuesta “a todos antes de fin de año”.

-¿Cuánto tiempo pasa entre el acuerdo y el reajuste del haber y el cobro del retroactivo?

-No hay un plazo establecido para que los jueces homologuen, una vez que la Anses envía los acuerdos para su consideración. Los tiempos varían según el juzgado. En su inicio, además, el sistema tuvo problemas en la parte informática. En el organismo previsional señalan que la demora promedio entre la firma del acuerdo y el cobro es de unos tres meses. Y para algunos casos se dispuso anticipar -mientras se está a la espera de la homologación- el reajuste del haber mensual, dejando para después el cobro del retroactivo, es decir, de las diferencias entre el nuevo y el viejo haber, que se hayan acumulado desde el momento a partir del cual se reconoce el derecho a cobrar un ingreso más alto, hasta que el cobro se hace efectivo.

-¿Siempre se cobra retroactivo?

-No necesariamente. Hay dos cuestiones: por un lado, el posible retroactivo acumulado por el tiempo previo a la reparación histórica. En este punto, a quienes no habían hecho juicio (pero se les reconoce que en los últimos años se les estaba pagando menos de lo que correspondía) se les actualiza el ingreso mensual, pero no hay pago por períodos previos. A quienes estaban en juicio y no tenían sentencia firme, la ley les reconoce el derecho a cobrar en cuotas un retroactivo, hasta un máximo de 48 meses; dependiendo del tiempo que lleve el trámite judicial, eso puede representar una quita, porque ganar el litigio da derecho a cobrar lo acumulado por las diferencias entre lo que debió haberse cobrado y lo que se cobró cada mes, desde dos años antes de la demanda. Por último, para quienes tienen sentencia firme, el reconocimiento del retroactivo (con pago en cuotas también) es sin límite temporal. La otra cuestión por la que puede acumularse una deuda del Estado con el jubilado es el tiempo que transcurra entre la aceptación de la propuesta de la reparación y el pago efectivo del haber incrementado.

-¿Se puede pedir una reconsideración del monto ofrecido, si se considera que no está bien calculado según la ley 27.260 ?

-La forma de hacerlo es presentar el pedido de reconsideración personalmente en una oficina de la Anses, donde dicen que “próximamente” esa posibilidad estará disponible en la web. Según fuentes del organismo, se presentaron pocos pedidos. Y señalan también que se habilitó un aplicativo para cargar datos de un juicio que, eventualmente, no aparezcan en la página de la Anses.

Fecha: 01/10/2017

 

ANSeS prorrogará plazo para aceptar la Reparación Histórica abreviada

Por: Verónica Dalto

Para: Diario El Cronista

La ANSeS creó procedimientos abreviados para que grupos de jubilados que se encuentren en situación de mayor vulnerabilidad cobren los reajustes de la Reparación Histórica antes de que el acuerdo sea homologado por la Justicia. Pero aunque el jubilado esté cobrando en forma anticipada, debe prestar su consentimiento en la página web del organismo.

Así lo indicaron voceros de ANSeS, que mientras tanto está agotando todos los canales de comunicación -correos electrónicos, mensajes de texto y cartas en papel- con los jubilados para explicarles que están alcanzados por la Reparación Histórica y pedirles que reconozcan el monto reajustado y acepten el acuerdo.

Además, a partir del mes que viene colocará leyendas en los cajeros automáticos y en el homebanking y desde mayo, en los recibos de los haberes jubilatorios

Esta norma permitirá a la ANSeS dejar con efecto la recomposición del haber a pesar de que se hubieran cumplido los seis meses y los jubilados no hubieran cumplido los pasos previstos por las normas.

Y alcanzan los 600.000 jubilados de un universo de casi 900.000 que cobran en forma anticipada los que tienen este trámite de aceptación pendiente, según el organismo.

Sumando los casos de procedimientos abreviados y comunes que lograron homologaciones en la Justicia, ANSeS espera poder alcanzar el millón de jubilados incorporados al programa el mes que viene.

Son cuatro los tipos de trámites pendientes para los jubilados que cobran en forma anticipada: los que aún no dieron consentimiento que gozan del ajuste liquidado; los pendientes de aceptación que aún no han obtenido la nueva liquidación; los titulares que han aceptado el acuerdo y tienen habilitada la opción para designar un abogado, y los que designaron un abogado, pero que aún deben aplicar la huella judicial.

Los jubilados que cobran el reajuste de forma anticipada son los que no hubieran iniciado juicio y cuyo haber reajustado sea inferior a dos y media veces el haber mínimo garantizado. Que además tengan cumplidos más de 80 años o padezcan una enfermedad grave o el incremento del haber no supere el 30% del haber mínimo.

Posteriormente, se aplicó este procedimiento abreviado para los beneficiarios que tengan cumplidos 75 años, que requieran una solución con mayor urgencia, o cuyos incrementos no sean significativos.

Cuando el incremento del haber sea inferior al haber mínimo, los jubilados sólo tienen que dar consentimiento en la plataforma de “Reparación Histórica” con su clave de la Seguridad Social. Si es superior, el beneficiario deberá, además, suscribir el acuerdo con la huella digital, para que luego sea remitido a la Justicia para su homologación.

Para los dos casos se aplicará la prórroga que publicará ANSeS esta semana.