Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Con subas extras a 264.000 jubilados, arranca el plan de reparación oficial

El alza de los haberes por la ley de movilidad será de 14,16% desde septiembre; el mínimo llegará a $ 5661; un grupo de mayores de 80 años cobrará por encima de ese porcentaje

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Con los pagos de las jubilaciones correspondientes al mes de septiembre, la Anses aplicará una mejora a los haberes de 264.436 pasivos, que será adicional a la recomposición que llegará por la ley de movilidad. La medida implica el anticipo -sólo para ese grupo de personas-, del llamado plan de reparación histórica, que fue establecido, a propuesta del Poder Ejecutivo, por la ley 27.260.

Así lo anunció ayer el director ejecutivo de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Emilio Basavilbaso, en el mismo acto en el que afirmó que la suba por movilidad para todas las jubilaciones y pensiones será en septiembre de 14,16 por ciento. Ese porcentaje surge de la fórmula de la ley -vigente desde 2009-, que se basa en la variación de la recaudación de los recursos tributarios que financian las jubilaciones, y en la evolución de los salarios de los trabajadores.

El reajuste por movilidad llevará el haber mínimo de 4958 a 5661 pesos, en tanto que el ingreso máximo se elevará de 36.330 a 41.474 pesos. Según informó el organismo previsional, la prestación media del sistema quedará en 9287 pesos.

Quienes están incluidos en el incremento adicional a esa recomposición son jubilados (ya identificados por la Anses) que cumplen con las siguientes condiciones: son mayores de 80 años, no tienen juicio contra el Estado por sus haberes, y el ingreso mensual resultante de aplicar las mejoras previstas en el plan oficial no supera el haber mínimo multiplicado por dos (o sea, no cobrarán más de $ 11.322). Además, el reajuste no superará los $ 1000 (será, en concreto, de hasta $ 300 en 78.005 casos; de $ 301 a $ 600 en otros 72.103; de $ 601 a $ 900 para 58.158 pasivos, y de más de $ 900 para 55.770 personas).

El plan de reparación histórica supone el recálculo de las jubilaciones para ponerlas en línea con lo dicho en los últimos años por la Corte Suprema en algunos de sus fallos referidos a las jubilaciones. Las recomposiciones previstas por la Anses, de todas formas, no significarían para algunos casos que se obtenga lo mismo que se conseguiría con una sentencia judicial (sino menos, dado que se aplican índices de actualización diferentes). Por eso, el plan prevé que el Estado haga sus propuestas de pago y obtenga la adhesión voluntaria (o no) de los posibles beneficiarios, que firmarán un acuerdo que se homologará en la Justicia.

¿Qué pasará con ese paso en estos casos en que la Anses decidió incrementar los ingresos en forma inmediata? Según aclararon a LA NACION fuentes del organismo, la decisión se tomó bajo el amparo de uno de los artículos del decreto reglamentario de la ley, que faculta a disponer “procedimientos abreviados” para quienes requieran una solución con mayor urgencia. El mismo artículo dispone que esas razones de urgencia se definen por la edad (ser mayor de 80 años) y el monto del ingreso.

Los jubilados que queden alcanzados por la medida de un aumento adicional inmediato, serán informados en los próximos días. No tendrán que hacer ningún trámite previo al cobro, pero a partir del mes próximo podrán entrar a la Web de la Anses para ejercer el derecho de aceptar o no el convenio. En caso de no aceptar -por querer ir a un juicio, por ejemplo- el aumento se dará de baja.

Para los jubilados no incluidos en esta disposición especial, la situación no tendrá cambios: quienes ya consultaron y recibieron por respuesta que sí están incluidos en la reparación, deben esperar al 1° de septiembre para conocer la propuesta del Gobierno. Y en algunos casos -ya notificados también- deberá esperarse un poco más, porque todavía se está tratando de identificar si correspondería el reajuste o no.

Asignaciones familiares

Los anuncios de ayer también incluyeron las mejoras en los ingresos para quienes perciben la Asignación Universal por Hijo (AUH), la Asignación por Embarazo y las asignaciones familiares del sistema de la seguridad social. En este último caso y según lo previsto por las normativas, también se elevan los montos mínimos y máximos que definen las bandas de ingresos por las cuales se cobran diferentes montos de asignación mensual. Sin embargo, no se modifica el ingreso tope familiar para percibir el beneficio, que se mantiene en $ 60.000 mensuales.

Todos los ajustes se calculan según el índice de movilidad; es decir, todo se incrementa en un 14,16%, lo que implica una pérdida de poder adquisitivo para los jubilados y quienes perciben asignaciones, si se tiene en cuenta que, según el índice de inflación que difunde el Congreso, entre marzo y julio pasados hubo un aumento acumulado de los precios al consumidor del 20 por ciento.

La asignación por hijo y la que cobran las embarazadas pasará de 966 a 1103 pesos. Eso abarca a 3.922.156 niños de 2,1 millones de familias y a 77.203 mujeres embarazadas. Ese monto es también el que les corresponde a los asalariados o jubilados con ingresos de hasta $ 17.124. La prestación baja a $ 649 (ingresos de entre 17.124 y 25.116 pesos); $ 390 (ingresos de 25.116 a 28.997 pesos) y $ 199 (si la familia percibe entre 28.997 y 60.000 pesos mensuales). También se ajustan las asignaciones por nacimiento, adopción, matrimonio, cónyuge y la ayuda escolar anual.

Según se informó, la suba de las asignaciones implica una erogación anual extra de $ 13.586 millones.

Fecha: 13/08/2016

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: