Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Se iniciaron 50.000 juicios de jubilados

El número de nuevas causas entre enero y julio creció 5% respecto del año pasado; son casi 460 reclamos por día hábil

Por Silvia Stang

Para Diario La Nación

Entre febrero y julio pasados se iniciaron en la justicia previsional 49.747 nuevos litigios, en su mayoría impulsados por jubilados que buscan un reajuste en sus haberes mensuales. La cifra equivale a decir que por cada día hábil que tuvo este año ingresaron cerca de 460 juicios.

La cifra representa un crecimiento del 5% respecto de la cantidad de reclamos que, en el mismo período, se habían iniciado en 2011. Eso demuestra una aceleración de las presentaciones en julio, ya que hasta junio el dato acumulado para lo que iba del año mostraba, mes tras mes, una cifra inferior a la de 2011.

A la par del incremento de la judicialidad, se acumula un número cada vez mayor de expedientes que se frenan al llegar a la instancia de apelación. Ya son alrededor de 6700 causas las que sufren esa paralización, por una estrategia de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses). El organismo previsional, único demandado en las causas llevadas adelante por los jubilados, comenzó hace poco más de un año a recusar sin causa al juez Luis Herrero, en todos los expedientes que llegan a la Sala II, de la que forma parte el magistrado. Esas recusaciones fueron ya rechazadas por un tribunal de la propia cámara, pero la Anses insistió y llevó el tema a la Corte Suprema, que tiene pendiente la tarea de resolver sobre el tema. Y mientras tanto, las causas no avanzan.

Herrero es un juez conocido por impulsar decisiones como las medidas cautelares, que les permiten a los jubilados cobrar sus haberes con reajustes, sin necesidad de esperar hasta la finalización del trámite judicial, cuando por los antecedentes ya se sabe cómo será la sentencia. Desde que salieron las primeras medidas de ese tipo, la Anses buscó diferentes formas de frenarlas.

Más allá de que la mayoría de los jueces no accede a dar lugar a las cautelares, lo cierto es que las estadísticas de la Cámara de la Seguridad Social revelan que el dictado de las sentencias regulares de primera instancia aceleró su ritmo en los últimos meses. Mientras que entre enero y julio de 2011 se habían firmado 18.481, en ese período de este año se llegó a las 30.137 sentencias, es decir, un 63% más. Sin embargo, esos fallos son, por lo general, apelados, por lo que las causas siguen después un largo camino en los tribunales.

Una explicación a ese mayor ritmo de sentencias está en el hecho de que los reclamos se hacen en términos similares a los que ya obtuvieron la palabra de la Corte Suprema.

Gran parte de las demandas que están en la Justicia tienen que ver, de hecho, con los efectos no compensados que la inflación produjo en los haberes. Uno de los reclamos más frecuentes es la aplicación del fallo Badaro, que determinó que las jubilaciones debieron haber variado entre 2002 y 2006, de igual manera que se movieron por ese entonces los salarios de los trabajadores activos (según el índice dispuesto, eso significa una actualización del 88,5% por ese período). Durante aquellos años, la política oficial promovió la suba solamente del haber mínimo.

Eso produjo que, al momento en que comenzó a aplicarse la movilidad previsional, hubo jubilados que acumulaban una caída de más del 40% de sus ingresos en términos de poder de compra.

Haber inicial

Otro motivo de demandas tiene que ver con la falta de actualización del valor histórico de los salarios usados como parte de la fórmula de cálculo del haber previsional inicial.

Sobre ambos temas ya se expidió el tribunal superior, y, pese a los reclamos políticos para que lo dispuesto por esos fallos se aplique en forma generalizada (sin obligar a los jubilados a ir a la Justicia), la Anses asegura no tener los recursos necesarios. Afrontar los pagos significaría, en el caso de la actualización sólo según el fallo Badaro, un gasto anual de unos $ 12.000 millones.

En junio pasado, los jueces de la Corte le enviaron a Bossio un amplio pedido de informes sobre la judicialidad, así como de los números del sistema jubilatorio. Fue en el marco de una causa en la que la Defensoría del Pueblo de la Nación reclama que se dicte un fallo para generalizar la aplicación de ajustes ya analizados por la Justicia. Sin embargo, el mismo pedido de informes había sido hecho ya el año pasado y el tema derivó solamente en una entrega de datos a puertas cerradas.

Según las estadísticas judiciales, en lo que va del año, hubo un total de 23.900 causas que llegaron a alguna de las tres salas de la Cámara de Apelaciones, un 9% más que en 2011. La apelación es un hecho frecuente, pese a que la Anses se había comprometido, ante la instancia internacional de la Comisión de Derechos Humanos de la OEA, a no hacer ese trámite ante determinadas situaciones para no demorar los juicios.

CONFLICTIVIDAD

  • Más reclamos. Entre enero y julio de este año ingresaron en los juzgados de primera instancia 49.747 juicios, un 5% más que en igual período de 2011. El año récord fue 2009.
  • Reajustes. Uno de los principales motivos es la falta de una actualización adecuada de los haberes jubilatorios mensuales frente al deterioro que produce la inflación.
  • Frenados. Una estrategia de la Anses, el organismo que conduce Diego Bossio, mantiene paralizados casi 6700 expedientes en la Cámara de Apelaciones. Por la recusación a un juez, esas causas hoy no están siendo analizadas y su resolución se demorará.

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: