Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Archivo para septiembre, 2019

Jubilaciones perderán este año contra la inflación y el poder de compra acumulará una caída de casi 17% en los últimos 4 años

La movilidad será del 51,1% para 2019, contra un IPC que el Gobierno estimó en 52,8% y las consultoras ven más cerca de 60%. El índice de actualización corrió casi siempre detrás de los precios.

Por: Esteban Rafele

Para: TN.com.ar

Las jubilaciones cerrarán 2019 con una nueva caída en su poder de compra. Los haberes de los jubilados y pensionados acumularían así una pérdida de poder adquisitivo que rondará el 16,8 por ciento en los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri, según estimaciones de la consultora Elypsis.

En diciembre, los jubilados recibirán el cuarto aumento del año, del 8,74%. Los haberes completarán así una suba del 51,1% en 2019, informó la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS).

En los primeros meses del año, ANSeS se entusiasmaba con la recuperación del poder adquisitivo después del cóctel de devaluación e inflación de 2018. En septiembre, destacaban en el organismo, los haberes subieron en términos reales (es decir, más que el índice de precios) después de mucho tiempo. Pero el salto inflacionario posterior a las PASO dejará trunca esa ambición.

Las estimaciones de pérdida de poder adquisitivo surgen de comparar la variación de los pagos de acuerdo con el índice de Movilidad con la inflación y no tienen la mejora de haberes que percibieron más de 1 millón de jubilados por la Reparación Histórica. Que según Anses, en los tres años del proceso se actualizaron las jubilaciones de 1,35 millones de personas, de los cuales 540.000 superaron el haber mínimo. La suba promedio para ese universo fue del 38 por ciento.

Evolución año por año

En 2016, la ley de movilidad dispuso dos aumentos de haberes, en marzo y septiembre. En total, las jubilaciones y asignaciones subieron 31,68%. La inflación de ese año, según el IPC porteño trepó a 41% (el Indec no completó entonces el dato anual por la emergencia estadística). Otros indicadores provinciales marcaron una inflación más cercana al 35%. Según Elypsis, la caída del poder de compra promedio fue, entre diciembre de 2015 y diciembre de 2016, del 4,8%.

La caída del poder de compra surge de comparar la inflación de cada mes con la remuneración de ese periodo. Por eso, el promedio anual es diferente de las variaciones “punta a punta” que pueden haber tenido jubilaciones y asignaciones, por un lado, y el Índice de Precios al Consumidor anual, por otro.

Al año siguiente, la inflación se moderó y los salarios de trabajadores y haberes de jubilados y pensionados recuperaron algo de poder de compra. Fue el único período de la gestión de Macri en el que repuntaron la actividad, los ingresos y el consumo. Los haberes aumentaron en marzo y en septiembre y completaron un 28% de actualización, contra una inflación anual del 24,8%. En promedio, según Elypsis, el poder de compra de las jubilaciones recobró dos tercios de lo que había perdido el año anterior: 3,2 por ciento.

En 2018, sin embargo, el deterioro fue contundente. A la corrida cambiaria y la disparada inflacionaria se sumaron los cambios en los cálculos de jubilaciones y asignaciones dispuestos por el Congreso. Los haberes pasaron a actualizarse cuatro veces por año, de forma trimestral, en función de un índice que combina inflación (70%) y salarios (30%) con un semestre de rezago. Antes, la actualización era semestral y se basaba en la evolución de la recaudación y sueldos promedio. En el pasaje de una fórmula a la otra, se “perdieron” tres meses de inflación, que no se pasaron a los haberes.

“Por la fórmula de movilidad, se corre detrás de la inflación. Cuando desacelere, habrá recuperaciones reales”, explicó Martín Kalos, economista jefe de Elypsis.

En 2018, el primer año del nuevo índice de movilidad, las jubilaciones subieron apenas 28,5%con una inflación casi 20 puntos superior, del 47,6%. En promedio, las jubilaciones, pensiones perdieron 7,4 por ciento de poder adquisitivo.

Y en 2019, la caída del poder de compra sería aun mayor. Si se concreta el escenario de inflación que prevé Elypsis, de 57%, los jubilados, pensionados y titulares de asignaciones familiares perderán 8,6 por ciento de poder de compra adicional. 

Según los registros de Anses, existen en el país 5,3 millones de jubilados y 1,7 millones de pensionados que recibieron este mes un aumento del 12,22% en sus haberes, de acuerdo a la ley de movilidad. La jubilación mínima llegó a $12.937,22. Con la suba prevista para diciembre, la mínima llegará a $14.068.

De ese universo, 1,1 millones de jubilados que reunieron 30 años de aportes y cobran la mínima recibirán, en octubre y noviembre, 900 pesos adicionales. La ley de movilidad les garantiza a ellos el 82% del Salario Mínimo Vital y Móvil. Con la suba prevista para diciembre, el piso de la jubilación más baja volverá a estar por encima de ese 82 por ciento.

Ese mismo grupo percibirá con los haberes de octubre un retroactivo de 54 pesos, porque la suba del salario mínimo llegó después de la actualización de haberes correspondiente a septiembre que surgió de la ley de movilidad. Hasta agosto inclusive, el haber mínimo fue de $11.528 pesos, mientras que quienes reunieron los 30 años de aportes y se jubilaron sin moratoria debieron haber percibido $11.582.

Fecha: 20/09/2019

Los aportes cubren sólo 36% de las jubilaciones

Según un informe reciente del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la UB, que plantea que en ese marco debería debatirse una seria reforma del sistema previsional argentino.

“Cuando a fines de los años ‘40 se extendió el sistema jubilatorio a la mayor parte de la población, había aproximadamente diez trabajadores activos por cada pasivo. En la actualidad, la relación aportantes/beneficiarios del sistema previsional es de apenas 1,7”, advierte Víctor Beker, director del CENE.

Según señalaron ya varios expertos en la materia, lo aconsejable es al menos que el ratio entre aportantes y pasivos se ubique entre 3 y 4.

“Si cada trabajador activo aporta un 11% de su salario y el empresario un 10%, esto sólo permite pagar una jubilación equivalente al 36% del salario en actividad. El resto proviene de impuestos y otros recursos del Tesoro nacional”, explica.

Beker agrega que ése es el marco en el cual se debería debatir la reforma del sistema previsional argentino a partir del año próximo, a pesar de que el plazo máximo de tres años para implementar dicha reforma “universal, integral, solidaria y sustentable”, fijado por la Ley de Reparación Histórica que fue sancionada a mediados de 2016, ya venció.

Un problema global

Este fenómeno no es exclusivo de la Argentina. Es un problema global, donde la mayor esperanza de vida y menor natalidad forman un combo que atenta contra el sistema de reparto.

Los datos y las proyecciones de la ONU, en este sentido, son concluyentes. En 2015, había 901 millones de personas de más de 60 años en el mundo, el 12,5 por ciento del total. Esta cifra se calcula que se elevará a 1402 millones (el 16,5 por ciento) en 2030 y trepará a 2092 millones (el 21,5 por ciento) 20 años más tarde.

Al mismo tiempo, la tasa de natalidad pasará de 2,5 hijos por mujer entre 2010 y 2015 a 2,4 entre 2025 y 2030. Para fin de siglo se espera que sean 2 hijos por mujer, una tasa de crecimiento nula.

En la Argentina, la situación es similar. Según el Banco Mundial, mientras que la población adulta mayor de 65 años era de 10,4 por ciento en 2014, pasará a 19,3 en 2050 y al 24,7 en 2100. De la misma forma, mientras hay seis personas en edad de trabajar por cada adulto mayor, en 2050 habrá tres y en el próximo cambio de siglo serán dos.

Fuente: Urgente 24

Fecha:19/09/2019

Más de un millón de jubilados cobrarán un adicional de hasta $900 en octubre y noviembre

Por la suba del salario mínimo, vital y móvil, se aplicará la garantía del 82% para los haberes más bajos del sistema

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Alrededor de 1,1 millones de jubilados y pensionados de bajo ingresos recibirán con sus haberes de octubre y noviembre un incremento adicional al ya dispuesto por el sistema de movilidad y que se aplica en este mes de septiembre. El monto extra será de hasta $900,28. De esta manera, el ingreso que cobrarán los pasivos alcanzados por esta medida será de $13.837,50 (en bruto), en lugar de los $12.937,22 (o una cifra algo superior a esa, pero inferior a los $13.837,50), que es el haber mínimo que quedó definido para el período de septiembre a noviembre, tras aplicarse un aumento de 12,22% respecto de los haberes de agosto. Además, con el cobro del ingreso del décimo mes del año recibirán otra suma, en este caso de hasta $54, correspondiente a un reajuste por los ingresos del mes pasado.

Las subas adicionales se darán por la aplicación de la garantía legal que establece que los haberes no pueden ser inferiores al 82% del salario mínimo, vital y móvil, para el cual se dispuso una suba de 35% que se hará efectiva de manera escalonada durante tres meses: agosto (en forma retroactiva), septiembre y octubre. El haber garantizado para los jubilados de la Anses rige desde 2018 y es válido para quienes se jubilaron tras haber hecho al menos 30 años de aportes al sistema previsional. La medida deja al margen a quienes obtuvieron su prestación a través de la adhesión a un plan de moratoria y, para ellos, el haber mínimo de este mes y de los dos siguientes será, tal como ya estaba previsto, de $12.937,22.

Según la resolución 6 del Consejo del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, que se publicó hoy en el Boletín Oficial, el ingreso más bajo que puede cobrar un trabajador de jornada completa quedó establecido en $14.125 para agosto, en $15.625 para este mes y en $16.875 para octubre. Esas subas determinan que, en el sistema jubilatorio gestionado por la Anses deban revisarse los haberes vigentes en el período, para definir si se activa la cláusula de garantía del 82%.

En este caso, el ajuste del salario para el mes de agosto indica que en ese mes los jubilados alcanzados por este beneficio debieron haber cobrado no menos de $11.582,50, cuando el haber mínimo fue de $11.528,44. La diferencia, según explicaron en la Anses, será pagada con los ingresos de octubre. En ese mes, además, el salario mínimo, vital y móvil subirá a $16.875, con lo cual el número equivalente al 82% (es decir, $13.837,50) quedará por arriba del menor ingreso percibido por los pasivos ($12.937,22). Y, entonces, deben abonarse los $900,28 que surgen de la diferencia entre ambas cifras. Este último monto es el que recibirán quienes estén cobrando la mínima, en tanto que verán aumentados sus ingresos en cifras menores a esa quienes perciban mensualmente entre $12.937,22 y $13.837,50.

En diciembre, los haberes jubilatorios tendrán un nuevo incremento por movilidad, que será de 8,74%. Entonces, el ingreso mínimo general será de $14.067. Si el salario mínimo sigue entonces en $16.875, el haber mensual ya superará el 82% y no habrá aplicación de la cláusula de garantía.

Fecha: 05/09/2019