Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Archivo para junio, 2018

Según la Corte Suprema de Justicia, no hay un porcentaje fijo entre la jubilación y el salario

La Justicia le había otorgado a un jubilado un “piso” del 70%, pero la ANSES apeló y la Corte le dio la razón al organismo previsional

Por unanimidad, la Corte Suprema de Justicia hizo lugar a un recurso extraordinario presentado por la ANSES y estableció que las jubilaciones se determinan en base a distintas variables, sin fijar un piso ni un porcentaje fijo con relación al sueldo que tenía en la actividad, en este caso del 70 por ciento. Así lo decidieron Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz Fue la causa “Benoist, Gilberto c/ ANSES s/ Previsional ley 24.463”. Benoist se había desempeñado como jefe en el Banco del Chaco e inició su demanda de reajuste porque entendió que la jubilación que percibía no guardaba la debida relación con los ingresos en actividad.

La Justicia de Resistencia, Chaco, determinó que ante la ausencia en la ley de jubilaciones de un piso jubilatorio en relación al salario, el beneficio no podía ser inferior al 70% del promedio de las remuneraciones actualizadas de los últimos 10 años, y “que cualquier guarismo inferior resultaba insuficiente y confiscatorio”. Ese 70% era el que se había fijado en la ley de jubilaciones, para el retiro por invalidez y la pensión por fallecimiento, porcentaje que además existía en la ley anterior, la 18.037.

Además, recordaron que la actual ley de jubilaciones 24241 dice que “las disposiciones de las Leyes 18.037 y 18.038 y sus complementarias, que no se opongan ni sean incompatibles con las de esta ley, continuarán aplicándose supletoriamente en los supuestos no previstos en la presente, de acuerdo con las normas que sobre el particular dictará la autoridad de aplicación”. Y que “la omisión de ese porcentaje en la ley de jubilaciones “debía suplirse por similitud con las restantes prestaciones y en base a una exégesis progresiva del derecho”. La ANSES cuestionó la decisión de la Cámara del Chaco porque, sostuvo, que los jueces se habían excedido al fijar ese piso destacando que en la actual ley de jubilaciones, 24.241 vigente desde 1994, la “más importante innovación ha sido la eliminación de la tasa de sustitución salarial, complementada con la prohibición de toda referencia a una relación fija con las remuneraciones”. Al fundamentar su sentencia, la Corte Suprema reiteró su doctrina sobre que “no cabe presumir que el legislador haya actuado con inconsecuencia o imprevisión al dictar las leyes”. Y fundamentó su decisión en que en la ley 24.241 “no resulta necesaria la existencia de un porcentual para calcular el monto del beneficio” y que el actual régimen jubilatorio “no se basa en una tasa de sustitución expresa y aplicable a todos los beneficiaros” sino que depende de la cantidad de servicios con aportes y del nivel de las remuneraciones. Además, un componente del cálculo de la jubilación inicial – la PBU (Prestación Básica Universal) es una suma fija “independiente de las remuneraciones individuales” lo que lleva a que “los sectores de menores ingresos” puedan alcanzar porcentajes en relación a sus salarios superiores a los porcentajes de quienes percibieron remuneraciones más elevadas.

Fuente: i-Profesional

Fecha: 15/06/2018

Anuncios

Las jubilaciones subirán 5,7% en junio y 6,7% en septiembre

Por la ley de movilidad, el haber mínimo será de $8096,30

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Los haberes jubilatorios , las pensiones no contributivas, el salario familiar y la Asignación Universal por Hijo recibirán en junio una recomposición del 5,69%, en tanto que en septiembre se sumará otra, en este caso, de alrededor de 6,7%.

Así, al sexto mes de este año acumularán un aumento nominal de 11,7% y, al noveno mes, de 19,1%. Esos niveles de alza, de todas formas, no son para todos por igual dentro del universo de los jubilados, ya que hay que tener en cuenta que un grupo de ellos recibió un bono en el mes de marzo (que intentó compensar un efecto negativo en el enganche entre las fórmulas de movilidad). Y algunos, además, sumaron algo más por la garantía legal que indica que ningún jubilado o pensionado que no haya obtenido su beneficio a través de una moratoria, debe ganar menos del 82% del salario mínimo, vital y móvil, hoy de $9500.

Mientras tanto, la inflación entre los meses de septiembre (el último en el que se recibió una suba antes de la nueva ley) y abril pasado, acumuló un 15,3%, es decir, una suba más elevada que la acumulada por el índice de movilidad.

La ley que fue aprobada en diciembre de 2017 prevé cuatro variaciones al año, basadas en la evolución del índice de inflación y de los salarios.

En el caso del alza de junio, que llevará el haber mínimo a $8096,30 (desde los $7660 actuales), el porcentaje de suba fue oficializado ayer por la Anses. En ese mes, la jubilación máxima del sistema contributivo pasará a $59.314,97, en tanto que la Prestación Universal para el Adulto Mayor (PUAM) pasará a $6477 (la ley establece que el monto es el 80% del haber mensual mínimo).

En total, según informó el organismo de la seguridad social, serán 17,6 millones las personas alcanzadas por las recomposiciones. La Asignación Universal por Hijo (AUH), que está entre los pagos que se actualizan, se elevará de $1493 a $1578 y, en caso de hijo con discapacidad, el importe será de $5146.

También se incrementará lo que cobran por hijo los asalariados y monotributistas. El monto, que es mayor cuanto menor es el ingreso de la persona a cargo del menor, llegará hasta los $1578. Para los trabajadores bajo relación de dependencia, el ingreso familiar tope para acceder a la asignación por hijo se irá a $100.179, mientras que tampoco podrán superarse, en el caso del ingreso individual de alguno de los padres, los $50.089. Los monotributistas, en tanto, perciben asignación por hijo si están entre las categorías A e I (las sumas también son mayores cuanto menor es el ingreso).

Más allá de los ingresos, la ley de movilidad también determina una suba trimestral de los aportes jubilatorios realizados por los autónomos y de la remuneración tope sobre la que se calculan los aportes personales, en el caso de los asalariados. En ambos casos, los montos subirán un 5,69% en junio; así, el salario máximo para los descuentos será de $91.523.

El índice de septiembre

En el caso de la movilidad para el mes de septiembre, el porcentaje no está aún oficializado, pero es el que resulta de aplicar la fórmula prevista, ya que ayer se conoció el último de los datos que faltaba para hacer el cálculo. Para el índice de septiembre y según lo que dice la ley, se tiene en cuenta lo ocurrido en el primer trimestre del año con la inflación (de esa variable se toma el 70%) y los salarios según el llamado índice de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables, Ripte (se considera el 30% de la variación trimestral).

Con la aplicación de ese incremento, la jubilación mínima será a partir del noveno mes del año de aproximadamente $8630.

Antes de eso, hay que tener en cuenta que quienes tienen la garantía del 82% deberían recibir otra suba en julio, porque en ese mes el salario mínimo, vital y móvil pasará a $10.000 y, por lo tanto, el ingreso previsional básico garantizado será de $8200.

Según datos de la Anses, en los últimos meses cayó la participación que tienen, sobre el total de jubilados, los que cobran el ingreso mínimo. Eso se debió, en buena medida, a la instrumentación de ajustes por el plan de reparación histórica. La otra causa es que se otorgan más jubilaciones con aportes que las que son por moratoria, en comparación con lo que ocurría en varios de los años anteriores.

El haber mensual medio del sistema que gestiona la Anses es hoy de $15.895, según la información aportada por el organismo.

Fecha: 12/06/2018

Declaran inconstitucional el aumento del 5,71% que los jubilados recibieron en marzo

Un fallo de Cámara dice que debió aplicarse un aumento del 14,5%, según la fórmula de ajuste que rigió hasta que se aprobó la reforma. La ANSeS apelaría.

Por: Ismaél Bermúdez

Para. Diario Clarín

La Justicia declaró inconstitucional el aumento del 5,71% que recibieron los jubilados en marzo pasado de acuerdo a la nueva ley de movilidad. Y ordenó que se aplique la fórmula de movilidad anterior, que se calculó en el 14,5%, porque las leyes no pueden aplicarse en forma retroactiva.

Así lo resolvió la Sala III de la Cámara de la Seguridad Social, en la causa Fernández Pastor Miguel c/ ANSeS, porque la nueva ley de movilidad- la 27426– fue aprobada por el Congreso el 29 de diciembre de 2017 y los jubilados recibieron en marzo el 5,71% que corresponde a la evolución del 70% de inflación y 30% de los salarios del III Trimestre de 2017 cuando debieron recibir la movilidad de la ley anterior – la 26417—de julio hasta el dia de la sanción de la nueva ley. Fernández Pastor fue directivo de la ANSeS hasta 2015 pero la demanda la inició como jubilado que afectado por las consecuencias de la nueva ley.

En cambio, los camaristas declararon constitucional el cambio de la fórmula de movilidad pero aclarando que debe aplicarse hacia delante y no hacia atrás.

Se descuenta que la ANSeS apelará a la Corte este nuevo fallo de la Cámara que sienta doctrina para millones de jubilados y pensionados y beneficiarios de prestaciones sociales.

En la sentencia, los Jueces Martin Laclau y Mario Milano, sostuvieron que la anterior ley de movilidad “claramente estipulaba dos momentos para otorgar el incremento por movilidad: en los meses de marzo y septiembre de cada año, por lo que no era sino en dichas fechas en que la movilidad se otorgaba y devengaba, sin que dicha ley determinara que la movilidad se devengaba mes a mes aun cuando su pago se realizara semestralmente”.

Así, se tomaba en cuenta la movilidad de enero-junio para el ajuste de septiembre del mismo año y julio-diciembre para el ajuste a aplicar en marzo del año siguiente. O sea, aclaran los camaristas, al “devengarse el haber correspondiente a ese mes de marzo ha de practicarse el reajuste correspondiente a los meses de julio-diciembre”. El error – agregan– reside en confundir “lo devengado” con lo “percibido”. Lo devengado hace referencia al momento en que nace un derecho, tiene clara referencia temporal; en cambio, lo percibido señala el momento en que ese derecho se concreta”.

En consecuencia, concluyen la nueva ley de movilidad “deviene inconstitucional en cuanto pretende aplicarse a las consecuencias de una situación jurídica cuya existencia es anterior al 29 de diciembre de 2017, fecha de su entrada en vigor. Sólo a partir de esa fecha será válida la modalidad de ajuste de la movilidad que la nueva ley instrumenta”. Y ordena a la ANSeS que, dentro de los treinta días de quedar firme este pronunciamiento, se reliquiden, conforme a lo dispuesto por la Ley 26.417, los haberes del actor correspondientes al citado período, y se pongan al pago las cantidades resultantes, previo descuento de las sumas ya abonadas por aplicación de la Ley 27.426.

Fecha: 06/06/2018