Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Archivo para junio, 2017

Propondrán unificar a los autónomos con monotributistas en la reforma previsional

Las escalas pagarían diferentes alícuotas. La idea ronda en las discusiones previas del proyecto y debe ser discutida con Hacienda y la AFIP. Apuntan a mejorar jubilaciones

Por: Verónica Dalto

Para: Diario El Cronista

Como parte de la reforma previsional, el Ministerio de Trabajo promueve la unificación del régimen de autónomonos con el de monotributistas y que los nuevos trabajadores independientes tributen en función de su ingreso real y no de la renta de referencia que se utiliza hoy.

Para ello, evalúa utilizar la información que provee la factura electrónica, que cada vez alcanza a más contribuyentes, como uno de los aspectos para calcular una renta que se acerque a la real, indicaron fuentes de esa cartera.

Esa renta se encontrará después de deducir los pagos por insumos, alquileres u otros gastos propios de la actividad de cuentapropistas, independientes y empresarios, para lo cual habrá que encontrar los parámetros adecuados.

Hoy el sistema resulta injusto, porque para los autónomos que menos ganan el sistema resulta caro, no ofrece cobertura de obra social y la mayoría de los aportantes sólo obtiene la jubilación mínima.

La idea del nuevo régimen -que la Secretaría de Seguridad Social conversa con AFIP, Hacienda y el ámbito privado- es que cuente con un sistema de escalas para fijar diferentes cotizaciones, que vayan incrementándose a medida que se asciende en la escala contributiva, lo que generaría un sistema solidario entre los trabajadores autónomos.

Hoy se paga un 32% sobre la renta presunta mensual, pero lo que se proyecta para pagar la jubilación es el aporte personal del 11% sobre un ingreso que se considera bajo y al jubilarse obtienen en su mayoría el haber mínimo.

En Trabajo también se evalúa que la alícuota incorpore la cobertura por obra social para los autónomos, lo que debería consensuarse con las prepagas, que hoy reciben la derivación de aportes en el caso de los monotributistas.

La idea de máxima incluye incorporar el seguro de riesgos de trabajo, quizá con un mínimo de cobertura, pero también requiere un diálogo con el sector asegurador. Y un seguro de desempleo.

Otro sector con el que deberá ser consensuado es con el de las cajas profesionales, provinciales y municipales. El temor inicial de las cajas era que fueran absorbidas por el nuevo esquema. Pero hoy se evalúa que sean parte de un sistema complementario de los aportes al régimen general.

Es en el ámbito de la Secretaría de Seguridad Social donde se desarrolla la Comisión para el Fortalecimiento de la Seguridad Social y se evalúan las distintas opciones para diseñar un nuevo régimen previsional, que incluye este tramo para los trabajadores autónomos.

El objetivo de la reforma es que los autónomos se formalicen.

Se estima que existen 1,81 millón de trabajadores independientes informales, según calculó el IARAF en base a los datos del Ministerio de Trabajo y el INDEC.

A marzo pasado estaban registrados unos 395,5 mil autónomos, 1,49 millón de monotributistas y 388,8 mil monotributistas sociales. Pero la encuesta permanente de hogares relevó que existen unos 4,09 millones de trabajadores independientes.

El potencial de blanqueo es alto, además, porque los monotributistas es el tipo de trabajadores que más crece entre los registrados: 3,8% interanual en marzo pasado.

En tanto, en las cinco categorías de autónomos, los aportes mensuales van desde $ 1186,29 a $ 5219,66, con lo que para un monotributista que debe pasarse a autónomos, el cambio en la tributación le resulta caro y difícil de soportar.

Fecha: 29/06/2017

 

Anuncios

Las AFJP, otra herencia que ahora empieza a hacer ruido

Seis de cada diez empresas privadas estatizadas hicieron reclamos; el Gobierno se inquieta por el millonario pasivo que significa

Por: Florencia Donovan

Para: Diario: La Nación

El Gobierno se prepara para lidiar en los próximos meses con otra pesada herencia de la gestión anterior: la de las AFJP. En la mesa chica del oficialismo cayeron en la cuenta de que existe un pasivo de proporciones millonarias que podría incluso opacar el juicio iniciado por las sociedades que pertenecieron al Grupo Petersen en Nueva York por la estatización de YPF, ya que existen no sólo reclamos en la Justicia local hechos por los dueños de las administradoras de pensiones estatizadas, sino también hay dos demandas en el exterior.

Según confiaron fuentes a LA NACION, formó parte de un encuentro reservado que mantuvo hace dos semanas el Procurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías, con los responsables legales de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), que conduce Emilio Basavilbaso. “Es algo que se viene, y para la cual hay que estar preparados”, explicaron fuentes del Gobierno, con la condición de no ser identificadas.

La última demanda en presentarse, se conoció apenas días después. Metlife, la compañía responsable de MetAFJP, por entonces una de las líderes del mercado de fondos previsionales, se presentó el 14 de este mes ante el Ciadi, el tribunal arbitral del Banco Mundial. Para evitar represalias del Gobierno anterior y proteger su importante negocio de seguros en el país, la empresa había evitado durante la gestión anterior demandar al Estado argentino en la justicia local.

En su demanda al Estado argentino, la empresa destaca que tenía en el país 1,3 millones de participantes y activos por $ 17.000 millones, y que la decisión del Gobierno le habría provocado un “estimado de pérdidas de cientos de millones de dólares”.

Pero no es la única que hizo juicio afuera. Según los datos que manejan en el Gobierno, habría otra compañía más que demandó por los daños generados por la estatización.

El plazo para hacer juicio en la Argentina, en tanto, venció en diciembre de 2010. A días de que operara ese plazo, sin embargo, seis de las 10 AFJP que operaban en el mercado local presentaron demandas en el tribunal en lo contencioso administrativo. Son los casos de Unidos, propiedad del Grupo Ecipsa; Profesión+ Auge, del Consejo Profesional de Ciencias Económicas; Arauca Bit, de OSDE; Orígenes, de ING; y Consolidar, de BBVA.

Ocurre que, cuando se estatizó el régimen privado de pensiones en 2008, medida que en su momento de valió el ascenso a Amado Boudou dentro del escalafón kirchnerista, por ley se estableció que se compensaría a los accionistas de las empresas por un monto equivalente a su capital social. Pero esto nunca se cumplió.

Las únicas compañías que eligieron no hacer juicio fueron Nación AFJP, PRevisor (del Banco Credicoop) y Máxima AFJP, de HSBC, que sólo presentó en su momento medidas cautelares.

Fecha: 28/06/2017

Saber envejecer como país, tema clave

Las jubilaciones en la mira: qué se discute para la sostenibilidad

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

“Que levanten la mano los que están seguros de que van a jubilarse y ya saben cuánto van a cobrar.” El desafío, ante un auditorio de edad no avanzada, fue planteado por el director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso, en un encuentro que se desarrolló para analizar uno de los temas más significativos para las próximas décadas: el del envejecimiento poblacional y sus efectos sobre el sistema previsional. Fue días atrás, en el marco de la iniciativa Argentina 2030, un espacio de diálogo sobre cuestiones de mediano y largo plazo.

Más allá de las percepciones, la necesidad de una reforma del sistema jubilatorio está formalmente planteada: la ley 27.260, de julio de 2016, estableció que en tres años un “consejo de sustentabilidad” debe elaborar un proyecto para un nuevo régimen, y definió media docena de rasgos básicos que deberán respetarse: el esquema debe ser “universal, integral, solidario, público, sustentable y de reparto”. Según el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que cerró la jornada, ese grupo de trabajo hoy está definiendo los temas que se pondrán en debate.

El objetivo de la sustentabilidad para un régimen en el que se incrementarán las obligaciones a la vez que se reducirá la cantidad de trabajadores aportantes por cada jubilado, es uno de los principales desafíos del país, sobre todo si se tiene en cuenta que con más de 4 de cada 10 pesos del presupuesto nacional se pagan jubilaciones y pensiones a cargo de la Anses, y prestaciones no contributivas.

Según el informe Los años no vienen solos, elaborado en 2014 por el Banco Mundial, mientras que en los últimos años hubo seis personas en edad activa por cada adulto de 65 años o más, en 2050 habrá tres y en 2100, solamente dos.

La edad jubilatoria es una cuestión en danza, más allá de quienes lo consideran un tema casi tabú. Una recomendación de los expertos para una reforma “amigable” con la sociedad, es generar incentivos para que las personas trabajen más tiempo como fruto de una opción, y no de una imposición.

Pero hay otras varias cuestiones sobre las que se aconseja poner el foco desde ahora mismo, porque incidirán en cómo se llegue al momento en que la Argentina haya terminado de transitar su “bono demográfico”. Así se le llama a la etapa previa a la signada por los costos asociados al envejecimiento. Ese “bono” terminará hacia 2035, según advierte José María Fanelli, un economista estudioso de los fenómenos demográficos.

Incrementar la actividad económica con empleos de alta productividad es uno de los objetivos básicos para el desarrollo sostenible, un concepto que incluye que el país tenga la posibilidad de pagar bien las jubilaciones a los mayores que, no solamente serán un porcentaje cada vez mayor de la población, sino que vivirán más años.

El dato de la caída del número de personas activas por cada mayor, tiene una luz de alerta adicional: si se considera el universo de empleados dependientes y autónomos, casi la mitad de los trabajadores no tiene aportes. Y un desafío que se suma es el hecho de que los empleos del futuro no serán los mismos que los de hoy: “Los trabajos van a variar y hoy falta una correlación entre lo que formamos y lo que se demanda; necesitamos mayor pertinencia”, definió el economista Eduardo Levy Yeyati, a cargo de Argentina 2030.

¿Y la respuesta a aquella pregunta de Basavilbaso? Sólo una persona levantó su mano. El debate promete controversias, pero hay bastante consenso respecto de la necesidad de revisar la sostenibilidad de un sistema que hoy se financia, casi en partes iguales, con aportes y contribuciones y con parte de los impuestos generales (como IVA y Ganancias). Y que, si bien hoy incluye a la gran mayoría de los adultos mayores -por las moratorias y la reciente creación de una prestación universal-, tiene a la informalidad como una de las graves problemáticas por resolver.

Fecha: 27/06/2017

Un fallo se niega a reducir las subas que la Justicia fijó a jubilados

Rechazaron un pedido de la Anses para cambiar un índice de actualización

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Un fallo de segunda instancia del fuero de la seguridad social emitido ayer le niega a la Anses un pedido de modificar el índice que las sentencias obligan a utilizar para el cálculo de la actualización de los haberes de los jubilados que ganan juicios contra el Estado. Con su reclamo, el organismo previsional pretendía que las disposiciones judiciales se adaptaran a la manera en que el Gobierno calcula las mejoras de los ingresos que se ofrecen en el plan de reparación histórica, en función de lo dispuesto por ley.

Concretamente, la Anses pidió que se reemplace el Índice de salarios básicos de la industria y la construcción (Isbic) por la Remuneración Promedio Imponible de los Trabajadores Estables (Ripte) para hacer actualizaciones tanto en el cálculo del haber inicial (una parte de la fórmula considera el promedio de los últimos 120 salarios cobrados y esos valores deben ajustarse), como en la movilidad por el período de 2002 a 2006 (mientras había inflación y muchos haberes quedaron congelados), y en la definición de la Prestación Básica Universal (PBU), que forma parte del haber.

En el fallo de la causa “Di Mario Carmelo c/ Anses”, los jueces Nora Dorado y Luis Herrero, de la sala II de la Cámara de Apelaciones, consideraron que “no parece justo ni equitativo sustituir el índice elegido por la Corte (…) como pauta de actualización de los haberes devengados”. Y ratifica el uso de esa pauta en lo que se refiere al cálculo del haber inicial.

En la práctica, y para la gran mayoría de los casos en conflicto, el resultado de usar el Ripte en lugar del Isbic es un reajuste de haberes de inferior cuantía. Por eso, la diferencia entre el ingreso ofrecido en el marco de la reparación histórica y el que se obtendría si se esperara la resolución de una sentencia judicial es uno de los aspectos que, según marcan los previsionalistas, hay que observar a la hora de decidir la adhesión o no a programa oficial de recomposición de haberes.

Hasta ahora, se conocieron fallos de uno de los jueces de primera instancia, Juan Fantini, que sí se alinean con los índices utilizados en la propuesta oficial.

De apelar la Anses este fallo, la resolución del tema quedaría en manos de la Corte Suprema.

Fecha: 23/06/2017

Volver al ruedo después del retiro: hay vida laboral más allá de la jubilación

Crece la expectativa de vida, la posibilidad de mantenerse en buen estado de salud y las ganas de salir de la pasividad

Por: Paula Urien

Para: Diario La Nación

Ramón se jubiló hace un año, pero algo no anda bien. No está conforme con eso de “no hacer nada”. Siente que tiene más tiempo para pensar en enfermedades y achaques que todavía no tiene o “bueno, quizás alguno, sí, pero nada grave”. Ve mucha televisión, aunque cuenta que “me tira un poco para abajo” y piensa por qué la sociedad lo trata como a un adulto mayor cuando se siente como un adulto cualquiera, y con algo de resentimiento piensa que hay personas que le dicen “abuelo” cuando ni los conoce. Se sabe útil y además, la jubilación tiene gusto a poco. Cree entonces que llegó la hora de volver a ponerse en marcha y buscar, nuevamente, un trabajo. “Ojalá sea en relación de dependencia”, piensa, pero si no lo consigue, “tendré que hacer algo por mi cuenta. Me quedan muchos años para seguir produciendo”.

La opción de seguir trabajando es cada vez más atractiva, sobre todo porque con una jubilación no alcanza para cubrir los gastos mensuales, o tener la misma calidad de vida que se disfrutaba mientras que había un ingreso fijo en la casa. Perder la jubilación no es una opción, pero sí lo es sumarle otro ingreso.

Desde la Anses

Esta semana, el titular de Anses, Emilio Basavilbaso , sorprendió con una declaración en Mesa Chica, en LN+, que deja ver que el tema de la edad de la jubilación está en agenda. Tras aclarar que “la edad de jubilación la tiene que decidir el Congreso”, dijo que “hay trabajadores que pueden seguir… más allá de los 65 años”. Jubilarse “debería ser voluntario para el que quiera seguir trabajando y esté bien físicamente. El retiro debería ser voluntario”.

Hasta ahora, no lo es. La empresa pide la baja del empleado una vez que cumple con la edad para jubilarse, pero tiene la opción de volver a tomarlo, en blanco como corresponde. Nace entonces un nuevo contrato, y una nueva antigüedad, que se da a partir del nuevo alta. Pero no siempre fue así. Hasta 1994, había una incompatibilidad relativa para jubilarse y trabajar. Si esto sucedía, le bajaban al trabajador su jubilación a la mínima. Por supuesto que funcionaba como un efecto desalentador por el miedo a perder el trabajo y quedarse con la mínima.

Más tarde, llegó la incompatibilidad plena, es decir directamente no se podía trabajar. Hasta que llegó una desafortunada frase del ex presidente: “Si (los jubilados) tienen tanta fuerza para protestar y mandar a policías al hospital, bien podrían tener fuerza para trabajar, y no lo hacen”. Así, llegó la posibilidad de trabajar después de la jubilación, cobrando la totalidad de los haberes.

El artículo 34 de la ley 24.241 es claro:

1. Los beneficiarios de prestaciones del Régimen Previsional Público podrán reingresar a la actividad remunerada tanto en relación de dependencia como en carácter de autónomos.

2. El reingresado tiene la obligación de efectuar los aportes que en cada caso correspondan, los que serán destinados al Fondo Nacional de Empleo.

3. Los nuevos aportes no darán derecho a reajustes o mejoras en las prestaciones originarias.

4. Los beneficiarios de prestaciones previsionales que hubieren accedido a tales beneficios amparados en los regímenes especiales para quienes presten servicios en tareas penosas, riesgosas o insalubres, determinantes de vejez o agotamiento prematuro, no podrán reingresar a la actividad ejerciendo algunas de las tareas que hubieran dado origen al beneficio previsional. Si así lo hicieren, se le suspenderán el pago de los haberes correspondientes al beneficio previsional otorgado.

5. El goce de la prestación del retiro por invalidez es incompatible con el desempeño de cualquier actividad en relación de dependencia.

Con respecto a que el nuevo contrato laboral se sume al anterior para computar antigüedad, hubo un fallo plenario en 2009, Couto de Cappa, que indicó lo contrario, porque “para acceder al beneficio jubilatorio, el trabajador debe cesar en toda actividad en relación de dependencia”.

Quienes quieren seguir trabajando y logran un empleo en relación de dependencia tienen la jubilación que les corresponde por los años de aportes, y también un sueldo, que deben volver a acordar con el empleador. El costo laboral, baja, pero no mucho. Entre el trabajador y el empleador hay un ahorro del 7,5% del sueldo en cuanto a costo laboral total. Sí se hace un descuento que va para el Fondo Nacional de Empleo, que es el seguro de desempleo.

Cada vez más mayores

La última información procesada del Indec, de 2012, establece que “según los datos del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010, la población de 60 años y más representa el 14,3% del total de población del país. “El proceso de envejecimiento poblacional continuará profundizándose”, dice la Encuesta Nacional sobre Calidad de Vida de Adultos Mayores.

Una de las características de esta población, según el Indec, es la feminización de sus componentes, a causa de los mayores niveles de mortalidad masculina. Para el año 2010, de un total de 4,1 millones de personas de 65 años y más, 2,4 millones corresponden a mujeres y 1,7 millones a varones.

Los años no vienen solos, un libro del Banco Mundial destaca que la población argentina está transitando un período de 30 años denominado “Ventana de Oportunidad Demográfica”, en la cual aumenta la proporción de la población en edad de trabajar, con mayor capacidad potencial de ahorro. Pero el informe dedicado al crecimiento demográfico en la Argentina muestra que la población adulta mayor de 65 años pasará del 10,4% actual, al 19,3% en 2050 y el 24,7% en 2100, “en un claro proceso de convergencia con los países de Europa. Así, mientras hoy hay seis personas en edad de trabajar por cada adulto mayor, en 2050 sólo habrá tres y en 2100 sólo dos”, dice el libro-informe.

“En este contexto, el gasto del sistema de pensiones pasará de representar el 9% del PBI al 11% en 2030 y 15,5% en 2050, lo cual implica un claro desafío para las generaciones futuras”, sostuvo Michele Gragnolati, Líder en Desarrollo Humano para Argentina del Banco Mundial. En treinta años el envejecimiento poblacional tendría un impacto significativo no sólo sobre el nivel de gasto público en Argentina, sino también sobre su capacidad para sostener el crecimiento económico. Pasará de representar el 9% del PBI al 11% en 2030 y 15,5% en 2050, lo cual implica un claro desafío para las generaciones futuras.

Trabajar más

Es en este contexto en el actual director de Anses incentiva a que el que quiera seguir trabajando es bueno que lo haga. Trabajar en buenas condiciones contribuye no solo con la sociedad sino con la buena salud mental.

Desde la entidad, confirmaron a La Nación que no hay un plan para elevar la edad de la jubilación, y que es el Congreso el que tiene que decidir modificar o no este sistema. A nivel mundial la controversia es grande. Por un lado, se trata de darle sustentabilidad al sistema previsional y una de las maneras de hacerlo es que haya menos personas que perciben haberes a través de esta caja. Por otro, tocar la edad de jubilación no es una opción. No todos están preparados o en condiciones de seguir trabajando. Francia dio marcha atrás con la extensión de la edad de jubilación de los 62 a los 60 años, por ejemplo. España, por su parte, la aumenta progresivamente, de los 65 hasta llegar a los 67 en 2027. Pero la polémica continúa, de hecho el ex presidente José María Aznar, en una entrevista publicada por el diario económico español Expansión, dijo que “si no hacemos nada se empobrecerán las pensiones, hay que jubilarse a los 70 años”.

El debate es feroz. En la Argentina “la ley de Reparación Histórica marca que dentro de los tres años de sancionada (fue el 29 de junio de 2016), se debe formar una comisión para estudiar el sistema previsional, para hacerlo sustentable a futuro”, dicen desde Anses. Si se plantea subir la edad para jubilarse seguramente habrá una nueva grieta.

Fecha: 17/06/2017

Subirán los haberes de 13.000 jubilados en junio por la reparación histórica

Para quienes ya cobren por ese plan, se les considerará el nuevo ingreso para el medio aguinaldo que la Anses pagará durante el mes de junio

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Junto con los haberes del mes de junio, alrededor de 13.000 jubilados recibirán su reajuste correspondiente al plan de reparación histórica. Se trata de casos en los que los beneficiarios ya dieron su acuerdo y éste fue homologado por un juez. Fuentes de la Anses dijeron además a La Nación que, con los ingresos de julio, comenzarán a cobrar este incremento cerca de 70.000 pasivos.

En este mes que hoy finaliza, 117.500 jubilados recibieron su ingreso con el ajuste incorporado. Pero en la mayoría de los casos se trató de personas que habían dado su acuerdo a la propuesta oficial de recomposición de sus haberes y estaban todavía a la espera de la homologacion judicial. Por una decisión de la Anses se anticipó el pago antes de la finalización de todos los pasos requeridos por la ley, para quienes cumplieran con determinadas condiciones, como la de tener 80 años o más.

En los meses previos y a partir de septiembre pasado, se les había otorgado la recomposición a casi 900.000 pasivos por la vía de un procecidimiento anticipado, es decir, sin que se cumpliera antes con los pasos que indica la ley. La selección de los beneficiados se hizo, según el Gobierno, siguiendo criterios como la edad, el nivel de ingresos o el monto implicado en el ajuste. Y se dejó abierta la posibilidad de rechazar el aumento para quienes prefirieran ir a un juicio.

Cuando se trata de acuerdos homologados, además del reajuste del ingreso mensual se percibe el retroactivo que se haya acumulado desde el momento en que el jubilado y su abogado hicieron la firma del acuerdo. Este último trámite, necesario para la validación del aumento, se hace una vez aceptada la propuesta en la página web de la Anses (tras ingresar con clave de la seguridad social para acceder a los datos personales), y recurriendo a una oficina de la Anses o a una sucursal bancaria que cuente con un tótem (lector de datos biométricos), ya que el acuerdo se suscribe con la huella digital.

Además, si se trata de un jubilado que le había hecho un juicio al Estado por el reajuste de sus haberes -al cual renuncia si elige aceptar la propuesta de la reparación histórica-, corresponde que cobre un retroactivo. El 50% de ese monto se recibe en forma inmediata, según lo dispuesto por la ley, y la mitad restante, en 12 cuotas trimestrales que se irán ajustando según el índice de movilidad, es decir, en un plazo total de 3 años.

Para quienes hayan recibido o reciban en junio su ajuste por reparación histórica, el medio aguinaldo se calculó sobre el nuevo haber, según explicaron en la Anses. El organismo anunció que pagará ese beneficio a todos los pasivos junto con los haberes de junio. El calendario de pagos comienza mañana, jueves 1°, con los titulares de pensiones no contributivas que, según la terminación de su número de documento, tendrán como primera fecha de pago entre mañana y hasta el miércoles 7.

Los jubilados y pensionados del sistema contributivo con un ingreso mensual de hasta $ 7266, tendrán disponible su dinero entre los días 8 y 22 de junio (según el grupo de pago en el que estén incluidos). En tanto que quienes perciben por arriba de esa cifra, cobrarán entre los días 23 y 29 de junio.

En el plan de reparación histórica, en tanto, aún hay muchos casos que esperan conocer la propuesta oficial de aumento de haberes, para decidir su aceptación o rechazo.

Fecha: 01/06/2017