Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Bienvenidos a Jubipen.com

Este es un espacio pensado para aquellos que han iniciado esa etapa distinta de la vida. Aquí encontrará información de interés, desde novedades (de legislación o de normas), artículos, notas y actividades recreativas o culturales que pueden realizar.


Jubilaciones, en el eje del debate

El anuncio de la suba de haberes de marzo vino con una fuerte polémica por un cambio que se pretendió hacer; la historia y la situación del sistema de actualizaciones que quedará sujeto a una reforma

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

De qué manera ra garantizar que el ingreso cobrado por primera vez por quien se jubila no pierda con el tiempo su valor, es la cuestión de fondo que está detrás del debate que ganó protagonismo en los últimos días. El tema de la movilidad jubilatoria, de hecho, se ubicó en el eje de las noticias luego de que, el miércoles pasado, la Anses anunció la intención oficial -frustrada por la reacción política adversa tanto de la oposición como de sectores del propio oficialismo- de modificar la reglamentación que rige para aplicar la fórmula prevista por la ley 26417 para calcular qué porcentaje de recomposición deben recibir los ingresos.

Por la vigencia de esa norma, a partir de marzo de 2009 las prestaciones del sistema jubilatorio nacional que gestiona la Anses se actualizan en los meses de marzo y septiembre de cada año en función del resultado de una fórmula matemática que contempla la variación de los salarios y de los recursos impositivos que recibe el organismo previsional para hacer frente a los pagos.

La historia de la ley de movilidad demuestra cómo muchas jubilaciones fueron usadas como variable de ajuste durante varios de los años inflacionarios que siguieron a la grave crisis de inicios de este siglo. El debate y la aprobación de la norma llegaron tiempo después de que la Corte Suprema de Justicia les ordenó a los poderes Ejecutivo y Legislativo poner en marcha un mecanismo de ajustes para los haberes.

Esa sentencia fue dictada en 2006, pero meses después, ya en 2007 y sin ley alguna, los jueces declararon, en la resolución de la demanda del jubilado Adolfo Badaro, la inconstitucionalidad de la decisión política que habían tomado los gobiernos de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, de dejar congelados entre 2002 y 2006 los ingresos de cientos de miles de pasivos que cobraban más que el haber mínimo (en muchos casos, con haberes igualmente bajos). Y resolvieron que el Estado debía aplicar una actualización, en lo referido a ese período, equivalente a la variación de un índice de salarios.

En octubre de 2008 la ley de movilidad fue aprobada sin que se previera hacer correcciones hacia atrás. Y hubo en los años siguientes una cantidad récord de juicios contra el Estado. También aportó a la elevada litigiosidad otra cuestión sobre la que la Corte se expidió a favor de los jubilados. Ocurre que, cuando alguien se jubila, una de las variables que integran la fómula de cálculo del haber inicial es el promedio salarial de los últimos 120 meses en los que se hicieron aportes. Cuando los jueces resolvieron la demanda que el jubilado Alberto Elliff había presentado sobre punto, dijeron que los valores históricos de esos ingresos debían actualizarse debidamente, porque de lo contrario se subestima el haber.

A partir de la ley de movilidad, la actualización de salarios se hace aplicando los mismos porcentajes con los que suben las jubilaciones. Por eso, según advierte el abogado y consultor internacional en seguridad social, Alberto García Rapp, cualquier cambio en el índice como el planteado esta semana tendría impacto no sólo para los jubilados actuales, sino también para los del futuro. O, al menos para quienes están próximos a jubilarse (el Gobierno está planteando una reforma integral de la ley jubilatoria hacia 2019, con lo cual podría cambiar tanto el cálculo del haber inicial como la movilidad).

“Eso es algo que no habría que perder de vista”, dice García Rapp, quien señala que en la historia de nuestro país, el nivel de judicialidad del sistema previsional estuvo vinculado al desfase entre inflación y monto de las jubilaciones. De hecho, las grandes causas de los litigios tienen en su centro a la cuestión de la movilidad. La mayoría de los litigantes, de hecho, son quienes piden que a sus ingresos se les apliquen los criterios de las mencionadas causas de Badaro y Elliff. Además, el ajuste de los haberes según los lineamientos expuestos en esos dos fallos es el espíritu con el que surgió el plan de reparación histórica que puso en marcha la Anses y que promueve acuerdos entre jubilados y el Estado para intentar reducir la litigiosidad, logrando que se desista de causas en trámite o evitando que se inicien nuevas.

¿Cómo fue la relación entre inflación y aumentos de jubilaciones? En el momento de la puesta en marcha del sistema de la movilidad, las jubilaciones mínimas habían sido incrementadas en mayor medida que la variación de precios, pero para quienes ganaban algo más (por haber aportado más) la pérdida de poder adquisitivo (que sólo puede recuperarse vía acción judicial o, ahora, con el plan de reparación histórica) había llegado a ser de hasta el 40%. A partir de allí, de los 8 años con aplicación de la ley de movilidad, hubo 6 en los que los ajustes superaron al incremento promedio de los precios, si se sigue el índice de inflación de las consultoras privadas difundido por legisladores en el Congreso.

El año con mayor brecha positiva para los jubilados, si se tiene en cuenta la diferencia en puntos porcentuales, fue 2011, con un aumento de haberes de 37,06% (es el acumulado entre las subas de marzo y septiembre) y una inflación de 22,43%. El año previo, la diferencia había sido más modesta: las variables fueron de 26,5% y de 24,93% respectivamente. El hecho de que la movilidad le ganara a los precios en esos años es una consecuencia de que el índice no está directamente atado a la inflación “sino al promedio de salarios y a los recursos disponibles del Estado”, según afirma el abogado previsionalista Adrián Tróccoli.

Claro que hubo también dos años en los que el saldo resultó negativo: 2014 y 2016. En el primer caso, las jubilaciones subieron en total un 30,47% contra un alza de precios promedio de 38,49%. Y el año pasado el alza de los ingresos fue de 31,68%, también muy por debajo de la inflación, estimada en el 40,71%.

La caída de poder adquisitivo en 2016 fue una de las cuestiones que hizo ver como más inoportuna la decisión del Gobierno de hacer en estos días una corrección en el cálculo. Más allá de la búsqueda de exactitud (y del efecto fiscal, ya que según surge de estimaciones oficiales el Estado se habría ahorrado $ 3000 millones), lo cierto es que la reformulación daba un resultado a la baja para la actualización de ingresos, en un contexto de caída del poder de compra. Finalmente, con la cuenta hecha tal como se venía haciendo antes, la suba de marzo será de 12,96% en lugar del 12,65% anunciado inicialmente por la Anses.

Para Tróccoli, la cuestión técnica vinculada a la malograda modificación “debe ser corregida”, pero no de la forma y en la oportunidad en que se quiso hacer. “Desde el cambio de Gobierno se han intentado regularizar políticas de Estado referidas a los jubilados con buenas intenciones, pero algunas medidas parecen olvidar que las jubilaciones son demasiado bajas para que sean la variable de ajuste”, dice el abogado.

El error que, según los funcionarios, se cometió hasta ahora en el cálculo, está referido a cómo se calcula la variación que tuvo la cantidad de recursos tributarios que recibe la Anses para pagar jubilaciones (en gran medida el sistema depende del IVA, Ganancias y otros impuestos). Esa variable se incluyó para que el compromiso de actualizar haberes esté vinculado, además de a los salarios, a los recursos. El problema, describe Tróccoli, es que como hay impuestos con base anual (su vencimiento es una vez al año y el cobro se concentra en una época, más allá del pago de anticipos), resulta imposible calcular variaciones semestrales “como ordena la ley de movilidad”. Lo que ordena hacer la reglamentación vigente, agrega en coincidencia con la explicación oficial, arroja un resultado que no refleja fielmente lo ocurrido con la variación de recursos.

¿Qué hacen otros países?

Una cuestión que saltó a la vista en estos días es la complejidad de la fórmula de actualización. La polinomia puede tener sus ventajas, sobre todo con alta inflación, pero en el mundo no es usual tener sistemas así.

“Las pensiones tienen casi siempre movilidad y el índice depende del objetivo o de la visión que tenga el país”, cuenta Rafael Rofman, líder del Programa para la Educación, la Salud, la Protección Social, el Trabajo y la Pobreza, América Latina y el Caribe del Banco Mundial.

Así, según describe el funcionario, existen tres ideas guías: la primera es la de asegurar que las personas mantengan su capacidad de consumo y, en este caso, el índice de precios al consumidor es la variable más utilizada. Es el caso de Francia o Italia

El segundo criterio es el que surge de entender que la jubilación es una sustitución del ingreso laboral; entonces, la lógica indica seguir la evolución de un índice salarial. Ejemplos de este tipo de movilidad son Dinamarca y Holanda.

El tercer criterio es el de los países que deciden compartir con los jubilados las mejoras en la productividad de sus economías. Eso es lo que hizo hasta hace un tiempo Suecia, según cita Rofman, al ajustar las pensiones según la variación del PBI por habitante. Y es lo que hacen Portugal y Grecia, aunque en estos casos incluyendo la variable en una fórmula que considera también lo que ocurre con los precios.

“Los países tratan de hacer algo simple y que genere expectativas claras”, resume Rofman, quien cree en la validez de poner el tema en debate. ¿Una meta? Que sea más simple y entendible para todos.

Fecha: 19/02/2017

El aumento de las jubilaciones será del 12,96% en marzo

El haber mínimo quedará en $ 6.394 y el máximo, en $ 46.849; cambios en Ganancias

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Atrás quedó la intención del Gobierno de aplicar cambios en la manera de calcular el porcentaje de movilidad de las jubilaciones y pensiones que están a cargo de la Anses. Y así, el aumento de los haberes a partir de marzo, que iba a ser del 12,65% según lo anunciado anteayer por la tarde, se transformó en una suba del 12,96%. En la edición de ayer, LA NACION había anticipado que ése iba a ser el nivel de incremento en el caso de que Mauricio Macri decidiera dar marcha atrás con la modificación prevista, lo que finalmente ocurrió. En la Anses afirmaron ayer que ya se ajustaron las liquidaciones de los haberes de marzo, por lo que se cobrará lo correspondiente.

A partir del mes próximo, entonces, el haber mensual mínimo pasará de $ 5661 a $ 6394 y el máximo se elevará de $ 41.474 a $ 46.849. Además de todas las jubilaciones, subirán en igual porcentaje las pensiones no contributivas y la Pensión Universal para el Adulto Mayor, una prestación para personas de 65 años o más que no tienen la cantidad suficiente de aportes para jubilarse (o directamente no tienen aportes). Esta última prestación aumentará a $ 5.115.

La aplicación de un ajuste de las jubilaciones mayor al que había anunciado la Anses le significará al Estado un costo fiscal más alto. El ente había calculado que dicho costo sería de $ 119.218 millones. Con el nuevo ajuste, el gasto en las prestaciones aumentará en $ 122.140 millones. Parte del costo que el aumento de las prestaciones se compensará con otro de los efectos que tiene la ley de movilidad: la suba de los aportes de los autónomos, también del 12,96%, y del salario máximo para hacer el cálculo de los aportes a la jubilación (11% de la remuneración), la obra social (3%) y el PAMI (3%). La remuneración tope para calcular esos descuentos será de $ 72.288,75.

Desde este año, el mecanismo de movilidad impactará también en el impuesto a las ganancias que pagan los jubilados de mayores ingresos. Esto es porque la ley que en diciembre pasado modificó el esquema de ese tributo dispuso que lo paguen los pasivos que reciben un ingreso mayor a seis jubilaciones mínimas. Desde marzo, esa base será de $ 38.368.

Hay, de todas maneras, excepciones a esa regla: no alcanza a los jubilados que, por su patrimonio, estén alcanzados por el impuesto a los bienes personales (salvo que la obligación de pagar esa carga surja sólo de la tenencia de vivienda). Para quienes queden fuera de esa base imponible especial, se aplica el mismo mínimo no imponible que para asalariados ($ 23.185 mensuales netos si no hay deducciones por familia ni de nigún tipo).

Tal como lo dispone la ley, el porcentaje de movilidad también se aplicará al monto de la Asignación Universal por Hijo, que se elevará de $ 1.103 a $ 1.246. Ese será también el importe del beneficio que recibirán por sus hijos los monotributistas y los asalariados de menores ingresos. En el primer caso, cobrarán esa cifra los contribuyentes que están ubicados en las categorías A, B, C y D. Luego, los importes se reducen a $ 838 (categoría E), $ 504 (categoría F) y $ 258 (categorías G y H). En los escalones más altos sólo se cobra por hijo con discapacidad.

Respecto de los asalariados, el importe de la asignación familiar mensual por hijo también varía según rangos de ingresos. Será de $ 1246 si el hogar percibe no más de $ 19.344; de $ 838, si el ingreso es de entre esa cifra y $ 28.372; de $ 504 (ingresos mensuales de hasta $ 32.756) y de $ 258, cuando lo que percibe el hogar es de hasta $ 73.608. Para ingresos superiores no hay pagos por hijo, ya que esa cifra actúa como tope. El sistema también contempla un monto máximo individual (en caso de que un solo integrante de la familia perciba ingresos), que será de $ 36.804. Estos topes se incrementaron en igual porcentaje que la suba que hubo para este año del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias (22,8%).

Además, se eleva la ayuda escolar anual a $ 1043 y las asignaciones por nacimiento ($ 1452), adopción ($ 8703) y por cónyuge ($ 299).

Fecha: 17/02/2017

El Gobierno ya anuló el cambio en las jubilaciones

A partir de marzo aumentarán las prestaciones y las pensiones 12,96%, tal como estaba previsto

El Gobierno dio marcha atrás hoy con los cambios en la manera de calcular los aumentos de jubilaciones, tras el fuerte rechazo de la oposición. Las modificaciones no habían llegado a ser publicadas en el Boletín Oficial por lo que los haberes, las pensiones y asignaciones familiares aumentarán 12,96% a partir de marzo, tal como estaba previsto originalmente.

Así, la jubilación mínima será de $ 6394,6 y la máxima llegará a $ 46.849, en vez de $6377 y 46.721, respectivamente. En tanto, el monto de Asignación Universal por Hijo (AUH) ascenderá de $1.103 a $1.246 y también se elevará el valor de la Ayuda Escolar Anual a $1043 por hijo.

La controversia se había suscitado luego que el director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso , informara que los haberes y las pensiones aumentaban a partir de marzo un 12,65% por la aplicación de la ley de movilidad, un porcentaje menor al estipulado ya que introdujeron modificaciones en las normativas reglamentarias respecto de cómo se venía calculando hasta ahora.

El cambio implicaba una merma del 0,3 por ciento en las jubilaciones respecto del cálculo que se aplicaba anteriormente. Con esa diferencia el Gobierno buscaba además un ahorro de $ 3.000 millones anuales.

Desde la Anses justificaron la medida entonces al asegurar que se buscaba un cálculo sea más exacto. Según Basavilbaso había una “pequeña sobreestimación” de los porcentajes y se sobrevaloraba la variación que tenía la recaudación de los recursos tributarios que se destinan al pago de jubilaciones.

“La resolución del aumento jubilatorio anunciada ayer se anuló y se liquidará como siempre”, dijo esta tarde el presidente Mauricio Macri durante una conferencia de prensa en la Casa Rosada.

El gasto total del Estado por la aplicación de la movilidad será de $122.140 millones, de los cuales $105.132 millones se destinan a jubilaciones y pensiones y $17.008 millones a las Asignaciones Familiares.

“Este gobierno después de años y años de reclamos de nuestro abuelos hizo una reparación histórica. Una sociedad que no respeta a sus abuelos, a su trabajo y su tradición es una sociedad difícil de transitar”, sotuvo el mandatario.

El jefe de Estado informó, además, que no tiene previsto ningún cambio en el Gabinete. “Estoy orgulloso de mi equipo. Mientras acierte mucho más de lo que se pueda equivocar, los seguiré apoyando”, agregó.

Fuente: Diario La Nación

Fecha: 16/02/2017

 

El Gobierno dejaría sin efecto el cambio en la forma de calcular la movilidad jubilatoria

Por la tarde, el director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso, había anunciado las modificaciones; mañana el Gobierno decidirá qué hacer

La recomposición de las jubilaciones y pensiones por la ley de movilidad se transformó en un escándalo político, luego de que el Gobierno comunicó que había modificado la normativa reglamentaria que especifica cómo se hace el cálculo. Ese cambio -que todavía no se descarta aplicar, porque mañana lo discutirán en el Gobierno- da un resultado a la baja en el porcentaje de aumento de las prestaciones.

A media tarde, la Anses había anunciado que los haberes previsionales y los pagos por hijo y otras asignaciones familiares, subirían un 12,65%, con lo cual la jubilación mínima pasaría de $ 5661 a $ 6377 y el máximo, de $ 41.474 a $ 46.721. De hecho, el organismo ya tiene hechas las liquidaciones para los pagos de marzo con la aplicación de ese nivel de incremento, con lo cual, la marcha atrás en la disposición obligaría a hacer una compensación posterior.

Sin embargo, de no aplicarse la nueva resolución oficial la suba sería 12,96%. Y las prestaciones mínima y máxima llegarían a $ 6394,6 y de $ 46.849 respectivamente.

Según había explicado el director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso, las modificaciones fueron hechas para que el cálculo sea exacto, ya que antes había una “pequeña” sobreestimación de los porcentajes. Concretamente, según las explicaciones oficiales, la metodología aplicada hasta ahora sobrevalora la variación de la recaudación de los recursos tributarios que se destinan al pago de jubilaciones . Y entonces, no se refleja fielmente la mejora en la disponibilidad de recursos.

La modificación jubilatoria anunciada hoy puso en peligro la aprobación de la reforma del régimen de las ART, que se debatió en la Cámara baja, y entonces se resolvió dejarla sin efecto según anunciaron los diputados Mario Negri (UCR) y Nicolás Massot (PRO).

Fuente: Diario La Nación

Fecha: 16/02/2017

“Hoy se vive más y habrá que trabajar más años, aunque nadie quiera oírlo”

Julio Portalatin: El CEO global de Mercer dice que los sistemas previsionales tienen una gran crisis potencial y cree que una mayor inclusión laboral de las mujeres aliviaría la situación

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Hay cosas que nadie quiere oír, pero de las que hay que hablar. Julio Portalatin ubica en esa categoría la necesidad de los países de revisar a qué edad se jubilan los trabajadores. El presidente y CEO global de Mercer enfatiza en que los conflictos que ese debate pueden generar no deberían hacer pasar por alto la advertencia: si no se hacen cambios en los sistemas previsionales, no habrá escapatoria para una enorme crisis, porque los recursos serán escasos para compromisos de pago cada vez más elevados. Mercer se especializa en consultoría a empresas en temas de salud, pensiones y beneficios para empleados.

De visita en Buenos Aires, el directivo dialogó con LA NACION y dijo ver una oportunidad, para aliviar aquel riesgo, en la inclusión de más mujeres en el mercado laboral. “Si ellas participan en el mercado de trabajo en igual medida que los hombres, eso ayudará”, porque -según afirma- hay estudios que demuestran que eso aportaría a un mayor crecimiento de las economías.

Ese potencial se enfrenta a un riesgo: según el directivo, los avances de la inteligencia artificial pueden afectar a los empleos de las mujeres 10 veces más que a las tareas realizadas típicamente por varones. El objetivo a lograr: que ellas ocupen más posiciones en espacios en los que hoy están poco representadas. La diversidad en las empresas -que se traduce en el armado de equipos estratégicos “con personas de diferentes edades, nacionalidades, grupos étnicos y géneros”- ayuda a las firmas a crecer. “Y hay que dejar atrás lo que llamamos prejuicios inconscientes, que todo el mundo los tiene”, afirma.

-El debate sobre la edad jubilatoria es fuente de conflicto en todas partes, ¿cuál cree que es la manera adecuada de encarar el tema?

-El mundo entero tiene una crisis potencial bastante grande en los sistemas jubilatorios. Nosotros hacemos un reporte cada año sobre distintos países, que analiza si va a haber ahorro suficiente, ya sea del gobierno o de los privados, para que cuando las personas se retiren puedan vivir como antes, no mejor ni peor, sino igual. Hoy el mundo se está poniendo más viejito y no digo que eso sea malo, pero sí que es un potencial problema si no se planifica bien. Los sistemas de seguridad social se hicieron cuando las personas vivían menos y muchos no se adaptaron al crecimiento de edad promedio. La responsabilidad de planificar es de triple play, porque ni el gobierno ni las empresas ni los individuos pueden solos. En el reporte anual elaboramos un índice que mide la sustentabilidad, la adecuación y la integralidad de los sistemas, y lamentablemente la Argentina no sale muy bien. Hay muchas cosas por hacer pero nada es fácil y nada va a ser popular para todo el mundo. Si se vive más años, la consecuencia es que la gente va a trabajar más años y va a esperar más, pero nadie quiere oírlo.

-¿Es inevitable obligar a trabajar más años o hay formas más flexibles de lograr el resultado necesario para las cuentas fiscales?

-Los sistemas no pueden sostenerse con la mayor expectativa de vida. En el mundo el déficit de pensiones es de 40 trillones de dólares y, sin cambios, en 2050 será de 400 trillones. No es popular, pero es necesario.

-De los países mejor posicionados por la sostenibilidad de sus sistemas, ¿qué rescataría?

-Son modelos en los que participan el Estado, las empresas y los ciudadanos. Hay contribuciones que se mueven según cuánto se va a necesitar. Y hay esquemas en que las personas ahorran un porcentaje de su ingreso e igual porcentaje pone la empresa. Y eso con beneficios impositivos.

-Los esquemas de ahorro o de planes de retiro con acuerdos de aportes del empleado y la empresa parecen más viables para sueldos altos. ¿Pueden extenderse?

-La motivación para los que tienen menores sueldos es mayor, porque si la persona pone 12, la empresa pone 12. Eso se analiza con cada aumento de sueldo y, entonces, la persona evalúa que estaba ya viviendo sin esa diferencia. Hacen falta herramientas y educación para este tipo de planes.

-En nuestro país hubo y hay alta inflación, por lo que los aumentos de salarios son compensaciones. ¿Se puede pensar en esos planes cuando hay inflación?

-Siempre hay momentos en los países en los que los porcentaje de ahorro bajan. Pero siempre habrá tiempos de repunte. Si no se ahorra, habrá un problema más grave después.

-Aquí hubo idas y venidas con las reformas al sistema. Más allá de la opinión sobre cuál es el adecuado, ¿cómo afectan esas decisiones políticas a la credibilidad para un sistema de retiros?

-Eso pasa, pero el problema no cambia y hay que resolverlo. ¿Es más difícil si no hay confianza? Sí, pero las empresas tienen entonces una responsabilidad mayor. Hoy pasa en varios países con la situación política. Estados Unidos tiene un desafío especial y sólo puedo decir que muchos empleados buscan un liderazgo diferente de sus compañías. Es una oportunidad para revalorizar la integridad, la inclusividad, la diversidad y el respeto.

Fecha: 12/02/2017

Dejan de pagar Ganancias 230.000 jubilados

Es por los cambios en el mínimo no imponible del impuesto. Entre 60 y 70 mil seguirán alcanzados por el gravamen.

Por: Ismael Bermúdez

Para: Diario Clarín

Con el pago de los haberes de este mes, la ANSeS devolverá a 300.000 jubilados lo que les descontó de más en enero del impuesto a las Ganancias. Y a partir de marzo, pasarán a estar alcanzados por este impuesto solo entre 60.000 y 70.000 jubilados.

Así, entre 230.000 y 240.000 dejarán de pagar este año este impuesto por la vigencia del mínimo no imponible especial que desde el 1° de enero rige para los jubilados y pensionados.

El titular de la ANSeS, Emilio Basavilbaso le dijo a Clarín que en enero, la reglamentación de Ganancias se conoció cuando el organismo ya habia preparado la liquidación de ese mes. Y no pudo actualizar el minimo no imponible especial que rige desde enero para los jubilados y pensionados. Entonces, a 300.718 jubilados y pensionados se les pagaron los haberes de enero con los valores de descuentos de Ganancias del año pasado.

Estos números corresponden a los jubilados de la ANSeS, cifra que aumenta si se incluyen a los beneficiarios de las cajas de jubilaciones no transferidas, como la de Buenos Aires, Córdoba o Santa Fe.

Ahora, en febrero la ANSeS preparó el pago del mes con los nuevos valores y requisitos especiales de Ganancias para los jubilados y pensionados, retroactivo a enero. En consecuencia este mes a la mayoría de esos jubilados se les devolverá lo descontado de más en enero y el pago de febrero no tendrá el descuento de Ganancias o será de un importe menor. Así, en febrero solo 6.261 tendrán descuento de Ganancias.

Por la nueva ley, el mínimo no imponible de Ganancias es de 6 haberes mínimos, equivalente a $ 33.966, para los jubilados y pensionados que no tengan otros ingresos “de distinta naturaleza” (como sueldo si están trabajando , honorarios o rentas) o no tributen el impuesto sobre los bienes personales, “siempre y cuando esta obligación no surja exclusivamente de la tenencia de un inmueble para vivienda única”.

Si no cumplen con esos requisitos rige el mínimo no imponible general, mucho más bajo, según la composición del grupo familiar ($ 23.185 mensuales, sin cónyuge ni hijos ni otras deducciones, como salud).

En marzo, la situación queda normalizada con entre 60.000 y 70.000 jubilados con descuento de Ganancias. Y con el aumento de haberes por la ley de movilidad el panorama no variará porque el mínimo no imponible especial de Ganancias para jubilados vuelve a subir por el ajuste, en la misma proporción, del haber mínimo.

Fecha: 9/02/2017

Misiones: les quitan la jubilación a mil extranjeros que jamás vivieron en la Argentina

Fueron otorgadas a paraguayos y brasileños residentes en poblaciones limítrofes con la provincia

Por: César Sánchez Bonifato

Para: Diario La Nación

POSADAS. El jefe de la Unidad de Atención Integral de Posadas (Udai), dependiente de la Anses, Marcelo Julien, confirmó que tras un exhaustivo sondeo realizado aquí en conjunto con los filiales locales de la Dirección de Migraciones, pudo comprobarse que más de 1.000 extranjeros “que nunca vivieron en la Argentina”, percibían jubilaciones, las que fueron dadas de baja automáticamente.

Las actuaciones continúan, estimándose que las pensiones y jubilaciones truchas exceden las 3.000, en su mayoría otorgadas a paraguayos y brasileños residentes en poblaciones limítrofes con Misiones.

El trabajo surgió de un acuerdo entre la Anses y la Dirección Nacional de Migraciones “a los efectos de verificar el domicilio real de aquellos beneficiarios de prestaciones sociales. Con esta medida -precisó- se busca evitar abusos o falta de transparencia en el otorgamiento de tales prestaciones, las que el Estado eroga utilizando dineros públicos provenientes del aporte de sus contribuyentes”.

Numerosas irregularidades

A renglón seguido, el funcionario expresó: “En esta depuración de padrones, encontramos numerosas irregularidades cometidas por autoridades que respondían a la anterior Gobierno, como abonar jubilaciones a quienes no correspondían, tanto por no vivir en el país o por no tener la edad establecida por Ley. Fueron dadas de baja mil y pico de prestaciones a extranjeros que declararon bajo juramento que residían en el país y se comprobó que no es así. Con seguridad habrá más en los próximos meses”.

Respecto a la labor encarada por la UDAI local, Marcelo Julien destacó: “se mejoró la velocidad en la atención del afiliado, especialmente gente del interior provincial que viene a efectuar sus trámites en Posadas, viajando en precarias condiciones. Existen normativas vigentes para jubilar a la mayor cantidad de personas que cumplen con la edad y el tiempo de trabajo efectuado, tanto argentinos como extranjeros”.

Por otra parte, lleva adelante un accionar conjunto con los municipios misioneros, a fin de acercarles a los vecinos de cada pueblo la posibilidad de efectuar diferentes trámites, conforme los programas nacionales actualizados que apunta especialmente a transparentar la nueva gestión”, reiteró.

Fecha: 08/02/2017