Jubilaciones y Pensiones en Argentina

Blog elaborado por MSC Consultores

Bienvenidos a Jubipen.com

Este es un espacio pensado para aquellos que han iniciado esa etapa distinta de la vida. Aquí encontrará información de interés, desde novedades (de legislación o de normas), artículos, notas y actividades recreativas o culturales que pueden realizar.


Elevarán 65% los fondos para pagar juicios de los jubilados

La economía y la campaña El Gobierno destinó casi $ 12.000 millones para cancelar sentencias. Incluye también a retirados y pensionados de la Policía, Fuerzas Armadas y de Seguridad. Alcanzaría para unas 60.000 demandas.

Por: Ismael Bermúdez

Para: Diario Clarín

En el proyecto de Presupuesto 2015 el Gobierno prevé pagar el año próximo 10.500 millones de pesos por sentencias a favor de los jubilados de la ANSeS. Y otros $ 1.456,5 millones para los fallos que benefician a retirados y pensionados de la Policía, de las Fuerzas Armadas y de Seguridad.

Se estima que estos fondos alcanzarían para cancelar unas 60.000 sentencias, de las cuales 50.000 corresponderían a beneficiarios de la ANSeS y los otros 10.000 a las FF.AA. y de Seguridad.

De acuerdo con lo presupuestado para 2015 -el año de las elecciones presidenciales- el monto es un 65 % superior a lo que se fijó para 2014. En esa ocasión fue de $ 6.500 millones para los jubilados de la ANSeS (con un aumento de 61,5%) y de $ 755,8 millones (un 92,8% más) para los retirados y pensionados de las FF.AA. y de Seguridad.

Se estima, además, que en 2015 tendrá una incidencia plena la moratoria previsional recientemente sancionada por el Gobierno, por la que se estima que se podrán jubilar 500.000 trabajadores que tienen la edad requerida pero les faltan años de aportes para acceder al beneficio.

Y como está previsto en la ley de movilidad, en marzo y septiembre deberán aplicarse los aumentos que surjan de los índices de salarios y recaudación. Los aumentos de este año (11,31% en marzo y 17,21%, lo que da un acumulado del 30,4% anual) r esultaron inferiores a la inflación real que se proyecta al 40%. Ahora, el haber mínimo que cobra más de la mitad de los jubilados es de $ 3.231 mensuales.

Según la Cámara de la Seguridad Social, en los primeros 8 meses de este año la ANSeS interpuso 19.587 apelacione s contra las sentencias que favorecieron a los jubilados conforme a la doctrina de la Corte Suprema.

A su vez estaban pendiente de elevación a la Cámara 67.931 causas (depositadas en el edificio anexo de Lavalle 1441 a la espera de poder ingresar a las Salas) y 21.006 expedientes también sorteados a la Cámara pero sin giro de elevación por falta de espacio físico, en el edificio de Marcelo. T. de Alvear 1840 (sede de los juzgados de primera instancia) Por su parte, el proyecto de Presupuesto 2015 prevé que la ANSeS le transfiera al Tesoro Nacional los intereses del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS que se estima será de $ 48.048,5 millones, más de 4 veces lo que se destinará para el pago de juicios.

Aunque el incremento de la partida para el pago de juicios es importante, más aún por tratarse de un año electoral, el stock de juicios es elevado aunque los jueces de la Seguridad Social están dictando más sentencias.

Según la ANSeS, “existen 303.630 causas en trámite de naturaleza previsional. De ese total, 265.307 son por reajuste de haberes y el resto son juicios en los que se cuestiona el derecho al beneficio, el grado de invalidez del titular y otras cuestiones”.

En tanto, “durante los primeros ocho meses de 2014, la ANSES resolvió 28.139 sentencias, un 11,8% más con respecto al mismo período del año anterior, mientras las nuevas demandas contra la ANSES llegaron a 25.981 casos”.

En promedio las sentencias que se pagan rondan los $ 200.000, más el reajuste del haber de acuerdo a lo que fije la sentencia.

La mayoría de los juicios son por reajustes de los haberes luego de la crisis de 2001-2002. Y crecieron luego que la Corte Suprema dictara varios fallos favorables a las demandas de los jubilados, como el caso Badaro o Eliff o las demandas de los retirados de las FF.AA. y de Seguridad porque les liquidaron las jubilaciones sin incluir los rubros no remunerativos.

Ahora están ingresando menos demandas porque el reclamo por Badaro abarca a los que se jubilaron antes de diciembre de 2006, mientras la demanda por Eliff tiene menos impacto a partir de la aplicación de los índices de movilidad en 2009.

Para cobrar lo que ya determinó la Justicia, cada jubilado debe iniciar un juicio porque el Gobierno no extiende la doctrina de la Corte a todos los jubilados que están en la misma situación. Este reclamo está hace varios años en la Corte Suprema por una demanda colectiva presentada por la Defensoría del Pueblo. También la Corte tiene una gran demora en resolver las demandas de los jubilados de las Cajas provinciales transferidas a la ANSeS porque no se les aplican los beneficios de las leyes por las que se jubilaron. Y días atrás, el Alto Tribunal revocó las medidas cautelares dictadas por jueces a favor de los jubilados.

La Corte revocó una cautelar que afectaba los recursos de la ANSeS

Anuló una medida de la Cámara de Seguridad Social que beneficiaba a un jubilado con un haber 13 veces mayor que el mínimo y que había percibido un crédito por $ 560.000

Por: Bernardo Vázquez

Para: Diario El Cronista

Luego de instarla varias veces a pagar a jubilados los juicios con sentencia, la Corte Suprema de Justicia falló a favor de la ANSeS al revocar una medida cautelar dispuesta por la Cámara Federal de la Seguridad Social. Si bien el fallo tiene fecha del 20 de agosto, trascendió ayer. Los ministros coincidieron con el dictamen de la Procuradora Alejandra Gils Carbó, que el 28 de junio del año pasado había entendido que la resolución de los camaristas no era válida.
Con la firma de Elena Highton, Eugenio Zaffaroni, Enrique Petracchi y Carlos Fayt, el máximo tribunal decidió declarar procedente el recurso extraordinario presentado por la ANSeS y dejar sin efecto la medida cautelar dictada. En un fallo de apenas cinco carillas, al que no adhirieron Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda, los otros ministros, la Corte respaldó al ente previsional al reconocer que “si bien es cierto que las resoluciones sobre medidas cautelares, sea que las ordenen, modifiquen o levanten, no revisten carácter de sentencias definitivas, cabe apartarse de tal regla en el presente caso, ya que la disposición tomada anticipa sustancialmente la solución de fondo sobre la base de apreciaciones genéricas, lo cual trasciende el interés de las partes”. Según el alto tribunal, el fallo de Cámara “establece un criterio de interpretación del régimen de la medida dispuesta que conduce a su desnaturalización”.
El expediente “Márquez, Alfredo Jorge c/ ANSeS” refiere al caso de un hombre que en 2010 recibía un haber jubilatorio que superaba en más de 13 veces al haber mínimo y que también había percibido un crédito previsional en concepto de reajuste por movilidad por más de $ 560.000. Pero en un nuevo reclamo judicial, por otro reajuste de haberes, solicitó una medida cautelar, rechazada en primera instancia pero aceptada por la Cámara, que aplicó lo resuelto por la Corte en el fallo “Badaro”.
Luego de recordar que la sentencia ya le había otorgado el monto de $ 560.000, el máximo tribunal del país añadió que “correspondía a los magistrados verificar cuidadosamente la concurrencia de los extremos de hecho exigidos para la procedencia de la medida, valorándolos con la prudencia que demanda un conflicto entre el derecho de defensa del organismo (ANSeS) y la necesidad expresada por el actor (Márquez)”.
El fallo de la Corte, en línea con la Procuración, supone un acuerdo de criterios que no se venía dando tan frecuentemente. Desde que Gils Carbó asumió en el cargo hace dos años, los cortocircuitos con los jueces fueron repetidos, más allá de que siempre desde ambas partes expresaron que la relación era cordial. Uno de los cruces se produjo cuando el máximo tribunal declaró ilegal una designación a dedo realizada por la Procuradora General, cuando se nombró a María Cordone Roselló como procuradora fiscal ante la Corte por considerar que no era fiscal ni tenía acuerdo del Senado de la Nación. Esta semana, por caso, la Corte se diferenció de la Procuración en una causa vinculada a la AFIP y en la que favoreció a estudios contables para que tributaran el impuesto a las Ganancias en la cuarta categoría que regula la renta del trabajo personal.

Es ley la moratoria jubilatoria

La Cámara baja aprobó el proyecto impulsado por el Poder Ejecutivo, que ya tenía media sanción del Senado. La iniciativa obtuvo 202 votos a favor, cuatro abstenciones y ningún voto negativo. La ley abrirá una nueva moratoria previsional, con el objetivo de que 500 mil personas más puedan acceder a una jubilación.

El apoyo al proyecto fue expuesto en la sesión por los diputados kirchneristas Juan Carlos Roig, Pablo Kosiner, Miriam Gallardo y María del Carmen Bianchi; por los radicales Eduardo Santín y Diego Mestre; los massistas Mirta Tundis y el sindicalista Héctor Daer, y los macristas Federico Sturzennegger, Héctor Baldassi y el mendocino demócrata Roberto Pradrines.

Solo expresó fuertes cuestionamientos el economista e integrante del espacio político UNEN Martín Lousteau, quien planteó que esta iniciativa “es solo un parche” y pidió “calibrar bien porque el sistema va a tener inconvenientes de solvencias”.

El proyecto respaldado por la mayoría de los diputados permite el acceso a una prestación previsional a aquellos “trabajadores autónomos y monotributistas”, mediante la regularización de deudas existentes, por medio de un plan de pagos de 60 cuotas para aquellas personas que cumplan con la edad jubilatoria (60 años en las mujeres y 65 en los hombres) pero no cuenten con los 30 años de aportes que establece la ley.

La iniciativa indica que los trabajadores autónomos inscriptos o no en el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y los monotributistas “que hayan cumplido a la fecha o cumplan la edad jubilatoria dentro del plazo de dos años desde la vigencia de la presente ley, podrán regularizar sus deudas previsionales”.

De acuerdo al proyecto, los trabajadores autónomos podrán regularizar su situación respecto de la deuda que mantengan por aportes, mientras que los monotributistas lo harán con relación a las deudas originadas en las cotizaciones previsionales fijas con destino al SIPA.

Desde el oficialismo, el presidente de la comisión de Previsión Social, Juan Carlos Díaz Roig (FpV) aseguró hoy que la nueva moratoria previsional “es un acto de reparación histórica” y sostuvo que la norma implica “el acceso del 100 por ciento de los adultos mayores al beneficio”.Diaz Roig destacó que la iniciativa busca “cubrir universalmente la contingencia de vejez“ y puso de relieve que “sólo dos o tres países en el mundo han llegado a este nivel de cobertura” del sistema previsional, al que calificó como “el mejor de América Latina”.

En tanto, el kirchnerista Pablo Kosiner dijo que “desde el año 2003 estamos construyendo una nueva política que plantea como objetivo los beneficios compartidos” y destacó que este plan “permitió incrementar de 3,2 beneficiarios a 6 millones”. También rechazó los argumentos de Lousteau, al afirmar que “llamar a esta reforma ‘parche’ es tener una visión egoísta, dado que con este proyecto se logra avanzar en el plan de inclusión previsional” y dijo que todos los argentinos “tienen derecho a jubilarse porque contribuyen al sistema jubilatorio con sus aportes”.

Por su parte, el diputado radical y experto en temas previsionales Eduardo Santín expresó su respaldo al proyecto propiciado por el gobierno nacional pero se manifestó “a favor de establecer un mecanismo de prestación para que todos los ciudadanos tengan derecho a su jubilación sin tener que recurrir a calcular aportes”. Santín dijo que “apoyamos esta ley en procura de la inclusión social” y cuestionó que se “se haya tenido fecha de corte en diciembre del 2003 con lo cual en dos años tendremos que volver a discutir la incorporación de los ciudadanos que quedaron fuera del sistema”.

La massista Mirta Tundis dijo que desde ese espacio político van a “apoyar este proyecto que busca darle solución a una parte de la sociedad pero queremos trabajar en una reforma del sistema previsional para incorporar un tema como la pensión a la vejez, así como la jubilación anticipada”.

A su vez, el macrista y expresidente del Banco Ciudad Federico Sturzennegger aseguró que “no sólo apoyamos esta ley, sino que además el PRO se compromete a defender en el futuro la cobertura previsional que se logra hoy”, pero cuestionó el artículo tercero referido a las atribuciones de la Anses para determinar sobre quiénes pueden o no participar de la moratoria.

Fuente: Diario Página 12

El aumento de las jubilaciones no compensará la inflación

Desde la vigencia de la ley de movilidad, éste será el primer año con una pérdida real en los haberes; suben aportes de autónomos y asalariados

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

Los jubilados y pensionados recibirán el mes próximo sus haberes con una recomposición de 17,21% , según se anunció anteayer oficialmente. Como en marzo pasado hubo una suba de 11,31%, los pasivos terminarán este año con un ingreso mensual superior en un 30,4% al que percibían cuando se inició 2014 (en rigor, al que comenzaron a cobrar en septiembre del año pasado, ya que los ajustes por movilidad se aplican en el tercer y en el noveno mes de cada año).

De esta manera, las jubilaciones tendrán, por primera vez desde que se aplica la ley de movilidad que la Corte Suprema le ordenó dictar al Gobierno, un año en que no lograrán empatarle, y mucho menos ganarle, a la inflación. De acuerdo con el índice elaborado sobre la base de cálculos de consultoras privadas y difundido por legisladores de la oposición en el Congreso, entre enero y junio de este año los precios al consumidor acumularon un incremento de 30,7%, y en los últimos doce meses, de 39,8 por ciento. Esos resultados y el análisis de la situación actual llevan a varios economistas a pronosticar una inflación, para todo el año, algo superior al 40%, es decir, diez puntos por arriba de la suba nominal de las jubilaciones. El nuevo índice de precios que elabora el Indec, en tanto, acumula 15% en el primer semestre del año.

En los últimos años, la aplicación de la fórmula de movilidad, que tiene en cuenta la variación de la recaudación de impuestos y la evolución de salarios, había logrado compensar y hasta superar el alza de los precios, si se considera lo ocurrido, en cada caso, entre enero y diciembre.

En 2013, por caso, entre los dos ajustes hubo una recomposición total de 31,8%, mientras que el índice de precios fue, según el dato difundido por el Congreso, de 28,3 por ciento.

El anuncio hecho anteayer por la presidenta Cristina Kirchner implica llevar la jubilación mínima de $ 2757 a 3231, en tanto que el haber promedio del sistema pasará a $ 6746, según datos difundidos por la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

El haber máximo que otorga el sistema previsional, por su parte, pasará de $ 20.199,25 a 23.675,54. Y la Prestación Básica Universal se elevará de $ 1302,58 a 1526,75. Esta última prestación es el componente del haber que no tiene vinculación con el salario o ingreso que tenía la persona en actividad (es un monto fijo, igual para todos, que se va actualizando). El resto de la prestación jubilatoria se calcula sobre la base del sueldo promedio de los últimos diez años trabajados y a la cantidad de aportes (aquí también influye la movilidad, ya que el índice se usa para actualizar el valor histórico de esas remuneraciones).

Suba de aportes

Además de esas variables, en septiembre aumentarán también los aportes de los autónomos y asalariados de más altos ingresos.

En el caso de quienes trabajan por cuenta propia y están en el régimen general de autónomos (no en el monotributo), los aportes subirán en igual proporción que las jubilaciones, es decir, 17,21 por ciento. Como la obligación a mes vencido, los nuevos montos deberán pagarse a partir de los primeros días de octubre. En la categoría más baja, por caso, la contribución mensual sube de $ 511,47 a 599,49 y en la que le sigue, se pasa de $ 716,05 a 839,28. El primer grupo incluye a quienes trabajan en la prestación de servicios y facturan al año hasta $ 20.000, y a quienes ejercen el comercio y tienen ingresos no superiores a $ 25.000 anuales. En la segunda categoría, están quienes tienen facturaciones superiores a esas cifras.

En el caso de los asalariados, se llevará de $ 31.167,56 a 36.531,50 la remuneración límite para hacer el cálculo del descuento con destino al sistema jubilatorio, de 11 por ciento.

Tendrán un aporte de mayor cuantía quienes tengan un salario superior al tope en vigor hasta este mes. Y para todos aquellos que superen el nuevo valor máximo, el descuento será equivalente a $ 4018,46. De igual manera, se eleva el tope para el cálculo de aportes a la obra social y al PAMI, de 3% en cada caso. Así, el aporte total para los tres destinos se elevará a $ 6210,35 para todos los sueldos superiores a $ 36.531,50.

Aumentos en septiembre

Ingresos

Todas las jubilaciones y pensiones pagadas por la Anses subirán 17,21%; la medida beneficia a 7.422.886 personas e incluye a quienes cobran pensiones no contributivas y a ex combatientes de Malvinas

Aportes

A la vez, se elevarán en el mismo porcentaje los aportes al sistema abonados por los autónomos y por los asalariados con una remuneración superior a $ 31.167,56.

La jubilaciones aumentan 17,2% en septiembre y la mínima será de $3231

Es el segundo aumento del año previsto por la Ley de Movilidad Jubilatoria; 7,4 millones de personas quedarán alcanzadas por el beneficio

La presidenta Cristina Kirchner anunció que a partir del 1 de septiembre las jubilaciones subirán 17,21%. El aumento forma parte de la segunda actualización anual que prevé la Ley de Movilidad Jubilatoria .

Así la jubilación mínima, que cobra el 70% de los beneficiarios, pasará de $2757 a $3231,63 y la media de $5755 a $6746.

En marzo el aumento había sido de 11,31% y acumula un 37,38% en los últimos doce meses.

El beneficio alcanzará a 7,4 millones de personas, de las cuales 5,32 pertenecen al Sistema Integrado Previsional Argentino y 1,49 millones a pensiones no contributivas.

La modificación implicará un aumento de la inversión en seguridad social a $93.000 millones, que totalizarán $375.720 millones para 2014.

Fuente: Diario La Nación

Quiénes y en qué condiciones podrán adherir a la moratoria previsional

El Gobierno decidió ampliar los alcances del plan que permite jubilarse con pocos aporteso sin haber contribuido: el proyecto de ley prevé algunas modificaciones al esquema actual

Por: Silvia Stang

Para: Diario La Nación

El Gobierno decidió ampliar los alcances de la moratoria previsional, por la cual la Anses otorga la jubilación a quienes llegan a la edad requerida, pero no reúnen aportes suficientes para acceder al beneficio o, directamente, no tienen ninguna contribución hecha al sistema de seguridad social. La característica del plan es que la persona accede a cobrar sus haberes antes de abonar la deuda declarada por aportes, y las cuotas se le descuentan mes tras mes. Aún no se conocen todos los detalles de cómo serán los planes de pago en esta nueva etapa, ya que el Poder Ejecutivo enviará un proyecto de ley que deberá ser tratado en el Congreso. LA NACION ofrece a continuación respuestas a algunas cuestiones a tener en cuenta por los posibles beneficiarios.

-¿Qué deudas incluye la moratoria y quiénes pueden adherir?

-Hoy se permite incluir en un plan de pagos de hasta 60 cuotas, aportes previsionales no abonados por períodos previos a septiembre de 1993. Por eso, el solo paso del tiempo hace que la moratoria deje de ser accesible cada vez para más personas. El proyecto se propone fijar el mencionado límite en diciembre de 2003. Esto permitirá un mayor acceso para quienes cumplieron la edad de retiro (60 años las mujeres y 65 los varones) en los últimos años, y para quienes lleguen a esas edades en los próximos dos años, ya que según la Anses, ese sería el plazo de vigencia de la nueva ley. Estas personas pueden acceder al plan actual, pero por razones de edad y siempre dependiendo de la cantidad de aportes que tengan hechos, en muchos casos la moratoria por si sola no alcanza para completar los requisitos. Y pagar deuda previsional por fuera de las condiciones dispuestas en el plan especial, resulta oneroso.

-¿Es necesario contar con cierta cantidad de aportes hechos?

-No. El sistema permite el acceso incluso de quienes nunca contribuyeron para su jubilación.

-¿Cómo es el plan de pagos?

-Las cuotas (hasta un máximo de 60) se descuentan de los haberes mensuales. Con el nuevo sistema, tendrán una actualización en marzo y septiembre de cada año, según el índice de movilidad previsional.

-¿Habrá restricciones al acceso?

-En el nuevo esquema se cruzarán datos de patrimonio y de ingresos familiares, que tienen la Anses y la AFIP. Y se negará el plan de pago en cuotas cuando la situación socioeconómica no amerite el gasto fiscal que supone la moratoria. Según la Anses, se fijarán parámetros objetivos para definir quiénes entran y quiénes no. El otorgamiento de jubilaciones sin aportes, sin hacer discriminación según la situación social, es uno de los aspectos más cuestionados de la moratoria vigente.

-¿Cuál será el primer paso para quien quiera adherir?

-Con su CUIL, deberá ir a la Anses y pedir su evaluación patrimonial. Si pasa esa etapa, en el propio organismo le gestionarán la solicitud.

-¿Será compatible el cobro de otra prestación previsional?

-En los últimos años se dispuso no otorgar jubilaciones por moratoria a quienes ya cobraban una pensión. Pero según el nuevo proyecto, sí se dará el beneficio, con la condición de que la mensualidad ya percibida no supere el monto de la jubilación mínima, hoy de $ 2757. Puede tratarse de una pensión o bien de una jubilación de un régimen provincial.

-¿Podrá tramitarse la pensión por un trabajador ya fallecido?

-La viuda/o podrá acceder al trámite si la persona estaba inscripta. De lo contrario, no se admitirá.

-¿Siempre se necesita sumar 30 años de aportes?

-No siempre. La excepción está dada cuando la persona tiene más edad que la mínima exigida para jubilarse. Por cada dos años de exceso se cuenta uno de aportes. Por ejemplo, una mujer que al momento de pedir el beneficio tiene 64 años, podrá jubilarse si reúne 28 de aportes. Esa condición está dispuesta por la ley jubilatoria y rige para cualquier caso.

-¿Cuánto costará el plan?

-Según el ministro de Economía, Axel Kicillof, la moratoria tendrá un costo fiscal de $ 12.000 millones al año. Se estima que la fuente de financiamiento será la misma del sistema general de jubilaciones y pensiones, algo que genera controversia. Para pagar los haberes, la Anses recibe los aportes y contribuciones de los trabajadores (asalariados, autónomos y monotributistas), pero también una parte de la recaudación de varios impuestos de rentas generales. Sin esas contribuciones, el sistema de reparto no se sostiene.

-¿Cuántas personas podrían beneficiarse con la futura ley?

-Según los cálculos del Gobierno, podrían adherir 474.814 personas, aunque no se sabe cuántas podrían no ser aceptadas tras el cruzamiento de datos patrimoniales.

-¿Qué tasa de cobertura tiene la población en edad de cobrar una jubilación?

-Según datos de la Anses, cobra alguna prestación del sistema nacional el 86,5%, y si se agregan beneficios de otros regímenes, se llega a 93,8 por ciento. Sin embargo, si se miran los datos según tramos de ingresos de la población, se observan fuertes diferencias. Entre los más pobres, esa tasa apenas supera el 50 %, pese a que la moratoria previsional está vigente desde hace varios años.

Quiénes podrán jubilarse con la nueva moratoria previsional

Todos los detalles del plan anunciado por Cristina

Luego de que Cristina Kirchner hiciera el anuncio por cadena nacional, la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES), dio a conocer los aspectos principales del proyecto que se enviará al Parlamento y que beneficiará a 473.814 personas que estaban excluidas del sistema por no tener la totalidad de aportes.
El objetivo de esta segunda etapa de inclusión previsional está orientado a garantizar una jubilación y cobertura médica para las personas en edad de jubilarse y que hoy no pueden hacerlo por el elevado costo de la deuda previsional.
Hasta ahora, la moratoria vigente permitía regularizarse incluyendo aportes no ingresados hasta septiembre de 1993. La nueva etapa extiende ese plazo hasta diciembre de 2003. El objetivo de la medida anunciada es llegar al 100% de cobertura previsional de la clase pasiva.
Beneficiará a 473.814 personas
A la nueva moratoria podrá acceder cualquier persona que, teniendo la edad exigida por ley -las mujeres 60 años y los hombres 65-, le falten años de aportes para llegar a los 30 necesarios, no contar con prestación previsional alguna o percibir una mínima (como pensiones y Pensiones No Contributivas, hoy de 2.757 pesos).
En el primer paso se determinará la deuda previsional, luego se aplicarán las reducciones que implica la moratoria y posteriormente se acordará un plan de financiación en 60 cuotas. Aunque aún no se especificó, se estima que habrá, al menos, un pago inicial para ingresar al beneficio. El trámite será totalmente gratuito y no será necesario contar con intermediarios.
Un caso práctico: una mujer que este año cumple 60 (nació 1954) y en 1972 tenía 18 (edad para comenzar a aportar) con la moratoria actual entre 1972 y 1993 iba a poder “comprar” sólo 21 años de aportes, con lo cual no llega a sumar los años necesarios para jubilarse. Ahora, con la extensión hasta 2003 va a poder ingresar al sistema.
A diferencia de la moratoria actual, el proyecto incluye el otorgamiento por parte de la Anses de un certificado con “parámetros patrimoniales”, que tiene que ver con los ingresos de una familia para determinar aquellos quienes puedan pagar y que no se incorporan a este nuevo régimen.
En 2005 había un 57% de cobertura previsional en la Argentina, es decir que 5 de cada 10 abuelos no accedían a una jubilación. A partir de la puesta en marcha del Plan de Inclusión Previsional, se incorporaron al sistema jubilatorio casi 2.750.000 adultos mayores a los que les faltaban aportes y a los que se les fueron descontando cuotas de la moratoria de su jubilación.
Según datos suministrados por la Anses, la cobertura alcanza hoy a un 93,8% de la población, constituyéndose en la más alta de América Latina, con 5.907.860 jubilados. La medida aumenta la cobertura previsional del SIPA 6,2 puntos porcentuales, lo que permite llegar a la universalización de la cobertura.
“Una nueva moratoria para jubilados permite la universalización del sistema previsional argentino”, dijo ayer la presidente Cristina Kirchner durante un acto en la Casa Rosada.
La mandataria destacó que será la Anses la encargada de “reservar el derecho de que esto llegue a los sectores de mayor vulnerabilidad social” y que “la cuota de la moratoria se actualizará por el mismo índice de movilidad jubilatoria (art. 32 Ley 24.241), por lo que el sistema será sustentable en el tiempo”.
Esta inyección de recursos por parte del Estado generará, a su vez, incrementos de la recaudación impositiva por aportes y contribuciones, lo que mejorará los ingresos del Sistema Previsional y permitirá la sustentabilidad financiera.
El Director Ejecutivo del organismo, Diego Bossio, afirmó que “el anuncio es un claro ejemplo de que el Estado Nacional trabaja por un país cada vez más igualitario y que para este Gobierno los jubilados y pensionados son una prioridad. Al extender la moratoria previsional, buscamos y queremos una Argentina que sea aún más solidaria e inclusiva”.
Fuente: Infobae.com
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 888 seguidores